Rabietas en el coche, ¿cómo gestionarlas?

Las rabietas en el coche debens er controladas de inmediato.
ISTOCK

Llegaron las vacaciones, los niños recibieron las notas y los padres su periodo de descanso para recargar pilas antes de volver a su puesto de trabajo. Toca ir pensando en el destino donde la familia disfrutará de este tiempo de desconexión y de ocio, y por supuesto, la forma en la que se va a llegar a tal lugar. Avión, tren, barco o coche, todos estos medios de transporte son válidos.

Si se opta por el coche, los padres deben tener en cuenta muchos factores a la hora de planificar el viaje y al ejecutarlo. No solo por la seguridad que debe ofrecer el conductor, sino por las molestias que pueden generar los niños. Tantas horas de marcha en un espacio tan reducido puede dar lugar a rabietas en los más pequeños, saber gestionarlas hará de este proceso algo mucho más tranquilo.

La importancia del copiloto en los viajes

Durante el viaje el conductor debe prestar toda su atención en la carretera, corresponderá al piloto prestar atención a los niños que habitualmente se sentarán en el asiento de atrás. La actividad de esta persona puede ser de ayuda. Estas son algunas actividades con las que se puede calmar la atención de los más pequeños:

- Jugar al 'veo, veo'. Un clásico en los viajes, desde la ventana se ven muchas cosas que pueden servir para jugar al 'veo, veo'. Nada mejor que pasárselo bien para rebajar las tensiones y asegurar calma en el interior del coche.

- Adivinanzas. Otra forma de jugar en la que los niños pueden implicarse y evitar las rabietas. Distraerlos mientras se les hace pensar es una magnífica idea cuando parezca que empiezan los nervios.

- Solucionar sus dudas, pero con límites. "¿Cuánto queda?", "¿Falta mucho?", estas dos preguntas se suelen suceder a lo largo del viaje. Los copilotos pueden contestarles para que se tranquilicen, aunque también hay que saber poner límites para que estas dudas no se conviertan en una constante.

- Hacerles sentir mayores. El copiloto puede recordarles a los más pequeños la responsabilidad que se requiere de ellos.

 

El papel del piloto en viajes en coche

Aunque su atención deba estar en la carrera, los pilotos también pueden colaborar en los viajes en coche de diversas formas. Estas son algunas de ellas:

- Descansar cuando toque. A veces, el estrés que da lugar a la rabieta corresponde al cansancio después de tantas horas de viaje. Parar y estirar las piernas seguro que ayuda a reducir el estrés generado en los más pequeños.

- Alternarse con el copiloto. Si el copiloto también posee el permiso de conducir, quien está al volante puede tomar el relevo y ser él quien atienda a los niños durante un espacio de tiempo.

- Iniciar el viaje temprano. Si son demasiadas horas las que se debe estar al volante, nada mejor que empezar temprano y aprovechar que los niños duermen para evitar el nerviosismo. Si el niño está descansando, el estrés estará contrarrestado.

Damián Montero

Te puede interesar:

- Juegos para disfrutar de tus hijos en los viajes

- 5 juegos para amenizar un viaje con niños

- Los preparativos de los viajes en familia

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.