Los jóvenes con TDAH tienen más probabilidad de sufrir accidentes de tráfico

El TDAH aumenta el riesgo de accidentes de tráfico en jóvenes
ISTOCK

Uno de los momentos que marcan el paso de la juventud a la adultez es la obtención del carnet de conducir. Este permiso para circular brinda al joven a una autonomía que no está exenta de responsabilidades, como por ejemplo respetar todo un código de normas para prevenir accidentes. Pero hay otros elementos que pueden influir en el riesgo de sufrir una de estas situaciones.

No solo el consumo de alcohol o la somnolencia tienen efectos en la conducción. Otros aspectos como el Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad, TDAH, puede hacer que los jóvenes que se inician en el manejo de vehículos tengan un accidente. Esto es lo que indica el Centro de Investigación y Prevención de Lesiones del Hospital Pediátrico de Filadelfia, que ha analizado los factores de riego de los recién iniciados en esta actividad.

Tendencia a distraerse e impulsividad

El Centro de Investigación y Prevención de Lesiones del Hospital Pediátrico de Filadelfia quiso saber más sobre los factores de riesgo en jóvenes a la hora de conducir. Una misión en la que tuvieron en cuenta revisaron los expedientes médicos que indicaban el estatus de TDAH de más de 18.500 personas nacidas entre 1987 y 1997.

Estos datos se relacionaron con las estadísticas de obtención de permiso de conducir y los accidentes sufridos por los mismos. De los De los casi 2.500 jóvenes con TDAH incluidos, casi un 43 por ciento habían sufrido un accidente de coche durante el proceso en el que tuvo lugar este estudio. Por el contrario, apenas un 36% de los conductores sin este trastorno habían sufrido alguno de estos riesgos.

Además, los jóvenes con un TDAH presentan un 35% menos de probabilidades de aprobar la licencia para conducir. Tras adquirir esta licencia, quienes presentan este trastorno presentan un riesgo de aproximadamente un 36% más alto de accidente que los demás conductores noveles.

En este sentido, Allison Curry, autora principal de este estudio, recomienda a las familias iniciar a sus hijos en tratamientos efectivos para el TDAH antes de iniciarse en el proceso de obtención del carnet de conducir. La tendencia a la distracción y la mayor impulsividad de estos jóvenes hacen que sean más propensos a sufrir accidentes. En cualquier caso, esta profesional también aconseja a los progenitores tengan en cuenta el nivel de madurez que también puede marcar la diferencia entre padecer un incidente o no.

Consejos para conductores noveles

No solo el TDAH puede hacer más propenso a un conductor joven a padecer un accidente. La inexperiencia al volante puede hacer a estas generaciones más propensas a verse envueltas en situaciones poco deseables. Para evitarlas en la medida de lo posible, habrá que seguir consejos como los siguientes:

- Confianza al volante. El miedo es un mal compañero de coche, por ello el joven debe ir ganando confianza al volante. Para ello se le puede dejar conducir en trayectos breves como acudir al centro comercial. La cercanía de sus padres lo hará sentirse más seguro.

- La tasa de alcohol segura es cero. Se han hecho muchas campañas de prevención, pero nunca está de más recordar que el alcohol y el volante no se llevan bien. Si el joven, mayor de edad, tiene previsto beber, es mejor que se deje las llaves del coche en casa.

- El móvil lejos. Vivimos en la época de la inmediatez, especialmente los jóvenes. Es escuchar un sonido del móvil y ya querer saber a qué se debe este reclamo. Por ello, mientras menos a la mano esté, menos impulso se sentirá de ver esta pantalla. Si hay un copiloto, se le debe encargar a este la atención del dispositivo por si fuera motivo de urgencia.

- Atención a los otros conductores. Muchas veces el peligro no lo produce el conductor, sino que lo realizan las otras personas en la carretera. Los jóvenes deben prestar atención a la actitud de otros coches y prever si puede derivarse algún peligro de estas intenciones.

- Reducción de las distracciones. Si se pone la radio, mejor a niveles mínimos para evitar que cualquier sobresalto altere a conducción. Al igual que los elementos en el salpicadero que puedan llevarse la atención de los ojos.

Damián Montero

Te puede interesar:

- Los jóvenes españoles, entre los más prudentes en la carretera

- Más seguridad para las familias en el coche

- Jóvenes y carretera: ¿víctimas o culpables?

- 10 reglas de responsabilidad al volante

Para leer más

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.