Actualizado 04/07/2024 09:55

Cómo afecta el dulce a la conducta de los niños

Archivo - Moderar el consumo de azúcar es esencial para el comportamiento infantilModerar el consumo de azúcar es esencial para el comportamiento infantil - ISTOCK 

El consumo de dulces en la infancia es un tema que preocupa a muchos padres, no solo por los posibles problemas de salud física, sino también por su impacto en el comportamiento de los niños. La psicóloga María Luisa Ferrerós, en su libro Dime qué comes y te diré cómo se comporta (Planeta) ha investigado cómo la alimentación influye directamente en la conducta infantil y ha analizado cómo el azúcar puede afectar el comportamiento de los más pequeños.

El dulce y el comportamiento Infantil

1. Picos de energía y cambios de humor
El azúcar es conocido por causar picos rápidos de energía seguidos de caídas bruscas. Cuando los niños consumen grandes cantidades de dulces, pueden experimentar un aumento repentino en sus niveles de energía, lo que a menudo resulta en hiperactividad. Sin embargo, esta energía es de corta duración y suele ir seguida de una caída en picado, lo que puede llevar a irritabilidad, cansancio y cambios de humor abruptos.

2. Problemas de atención y concentración
El consumo excesivo de azúcar puede afectar la capacidad de los niños para concentrarse y prestar atención. Los picos y caídas en los niveles de azúcar en la sangre pueden interferir con el funcionamiento normal del cerebro, dificultando la concentración y el aprendizaje en la escuela.

3. Comportamiento agresivo
Algunos estudios sugieren que el consumo de azúcar puede estar relacionado con un comportamiento más agresivo en los niños. Las fluctuaciones en los niveles de glucosa pueden afectar la regulación emocional, llevando a reacciones impulsivas y agresivas.

Dime qué come y te diré cómo se comporta

María Luisa Ferrerós destaca varios puntos clave:

1. Alimentación y estado de ánimo
Ferrerós explica que una dieta equilibrada es fundamental para el equilibrio emocional y el comportamiento. Los alimentos ricos en nutrientes esenciales ayudan a mantener estables los niveles de glucosa en sangre, lo que a su vez estabiliza el estado de ánimo y mejora la capacidad de los niños para manejar el estrés y las emociones.

2. Impacto en el desarrollo cerebral
Según Ferrerós, el desarrollo cerebral de los niños se ve significativamente influenciado por su alimentación. El azúcar en exceso puede interferir con el desarrollo de conexiones neuronales, afectando a la memoria, el aprendizaje y el comportamiento.

3. Estrategias de alimentación saludable
Ferrerós propone varias estrategias para reducir el impacto negativo del azúcar en la conducta infantil. Estas incluyen la introducción de alimentos ricos en proteínas y fibra que ayudan a mantener estables los niveles de glucosa, así como la educación de los niños sobre hábitos alimenticios saludables desde una edad temprana.

Estrategias para reducir el consumo de azúcar

1. Educación y conciencia. Es crucial educar tanto a los padres como a los niños sobre los efectos del azúcar. Los padres deben ser conscientes de las etiquetas de los alimentos y buscar alternativas saludables para los dulces y snacks procesados.

2. Introducción de alimentos saludables. Incorporar más frutas, verduras, proteínas magras y granos integrales en la dieta de los niños puede ayudar a estabilizar sus niveles de energía y mejorar su comportamiento. Estos alimentos proporcionan los nutrientes necesarios para el desarrollo cerebral y la regulación emocional.

3. Moderación y equilibrio. No se trata de eliminar completamente el azúcar, sino de encontrar un equilibrio. Permitir dulces ocasionalmente, dentro de una dieta equilibrada, puede prevenir antojos y excesos.

4. Modelado de comportamiento. Los niños aprenden observando a sus padres. Mostrar hábitos alimenticios saludables y una actitud positiva hacia la comida puede influir significativamente en las elecciones de los niños.

El consumo de dulces puede tener un impacto notable en el comportamiento de los niños, desde la hiperactividad y los cambios de humor hasta problemas de atención y comportamiento agresivo. Las ideas de María Luisa Ferrerós en "Dime qué comes y te diré cómo se comporta" subrayan la importancia de una dieta equilibrada para el desarrollo emocional y cognitivo de los niños. Al educar a los niños sobre hábitos alimenticios saludables y moderar el consumo de azúcar, los padres pueden contribuir significativamente a un comportamiento más equilibrado y un mejor bienestar general.

Marisol Nuevo Espín

Te puede interesar: 

- Azúcar, principal enemigo de la salud infantil

- Seis cucharadas de azúcar al día, el límite para los niños

- Proponen reducir en un 40% el azúcar en los refrescos para frenar la obesidad

Contador

Leer más acerca de: