Actualizado 07/06/2022 14:17

¿Estás triste por la pérdida de tu mascota? Claves para superarlo

¿Estás Triste Por La Pérdida De Tu Mascota? Te Ayudamos A Superarlo
Cómo superar la despedida de tu querida mascota - ISTOCK

Tortugas, perros, gatos, roedores e incluso aves. Hoy día tenemos como compañeros de vida toda clase de animales, pero los perros y los gatos siguen siendo las mascotas que mejor encajan en las familias, hasta el punto que cuando llega el momento de darles el adiós y dormirlos en el veterinario, el 90 por ciento de las personas no son capaces de estar en la misma habitación que ellos.

Despedirse de una mascota puede llegar a ser uno de los momentos más duros de nuestras vidas, tanto como la de cualquier otro miembro de la familia. Vivir la falta de una mascota es una situación muy dolorosa y difícil de sobrellevar para los propietarios, y es que estos animales terminan siendo un miembro más de la familia.

Es por eso que cuando la perdemos procesamos el duelo de manera similar a cuando falta cualquier otro familiar, con una sola diferencia: "no se encuentra el mismo apoyo del entorno que te rodea, llegando a obligarnos a ocultar los sentimientos dado que aún hay quien no entiende que se sienta tanto la pérdida de un animal", explica la terapeuta en acompañamiento de duelos y pérdidas, Adela Martínez Gómez.

Así es el duelo por la pérdida de una mascota

Durante el duelo que se pasa por la pérdida de una mascota se siente un enorme vacío, igual que la de cualquier otro ser querido, ya que con ella habrás pasado la mayor parte de las horas del día a día. "En el caso de las personas cuyos hijos ya han abandonado el hogar, esas mascotas son quienes hacen que te sigas sintiendo una persona útil, porque ese miembro de la familia aún depende de ti", asegura Martínez.

Así, a la hora de despedirnos de ellos, el dolor nos lleva a procesar el duelo en las mismas fases que con cualquier persona de la familia:

1. Negación. Por mucho que tu mascota sea mayor y le cueste cada vez más levantarse de su camita, el hecho de pensar que está llegando el momento de despedirse de él o ella puede ser muy doloroso. Esta negación de la realidad lleva a impedir y dificultar la toma de la decisión que, aunque sabemos que acaba con el sufrimiento de nuestra mascota, es el momento en el que negamos la situación final que nos lleva a tomar la decisión de sedar al animal.

2. Ira. Es la fase en la que aparece la rabia y resentimiento para la situación que se está pasando tras haber dicho adiós a tu compañero. La rabia llega por no haber podido ayudar a tu mascota a superar los problemas que tenía.

3. Negociación. Es el momento en el que empezamos a fantasear con el qué hubiese pasado si hubiésemos esperado unos días más antes de despedirnos de nuestro compañero. En el fondo sabemos que no hubiese podido ser posible, pero de alguna forma nos ayuda a avanzar.

4. Depresión. Es la fase en la que se siente una profunda sensación de vacío. Nos puede llevar a entrar en una crisis emocional al darnos cuenta que no volveremos a pasear, jugar o dormir con él.

5. Aceptación. Es la última fase al superar la pérdida. Empezamos a convivir con el dolor emocional en un mundo en el que tu gran amigo ya no está. Es cuando empiezas a volver a vivir.

Supera la tristeza que se siente tras perder a tu mascota

Como en cualquier otro tipo de duelo la manera de evolucionar y transcender el dolor que la pérdida nos causa es personal e intransferible. Adela Martínez Gómez nos da  algunos consejos, que pueden ayudar tras la pérdida de nuestros compañeros pelludos.

- Si puedes elegir el momento de despedirte hazlo desde tu convicción de hacerlo, y no desde lo que otras personas te aconsejen. Esta decisión propia ayudará mucho durante los momentos posteriores a la pérdida.

- Al igual que en las pérdidas de seres queridos el estado de shock de la pérdida o el poder despedirnos como deseamos es un factor muy importante para evolucionar de manera saludable por el proceso de duelo.

- Si puedes despedirte hazlo como lo desees, sin necesitar la aceptación ni el beneplácito de la gente que te rodea, pues los sentimientos que puedas tener hacia tu mascota pueden no ser compartidos o desconocidos para terceras personas. Hacerle la despedida con la que sientas calma te ayudará en tu proceso.

- Otra mascota, ¿sí o no? Detrás de esta pregunta hay un "depende". Hay personas que inmediatamente necesitan otra mascota que les ayude a cubrir el "vacío" que la ausencia de su anterior compañero les ha dejado, y otras que por el contrario necesitan "tiempo" antes de volver a tener un amigo fiel. Cada persona vive el duelo a su manera y por ello la decisión tiene que ser totalmente personal.

"La costumbre de regalar otra mascota inmediatamente por parte de los hijos, la pareja, aunque con toda la buena voluntad, puede no ser la decisión más acertada, pues en muchas ocasiones la persona no se siente con la "fuerza" suficiente para cuidar de una nueva mascota, lo que a veces lleva a un descuido del animal y un sentimiento de culpa que dificulta avanzar por el proceso de duelo", comenta esta terapéuta.

Sin embargo, y por la importancia que tiene en este tipo de duelo, lo fundamental es que "el dueño de la mascota actúe bajo sus deseos y tomando sus propias decisiones, sin aceptar lo que otros puedan opinar, ya que si por algo se caracteriza esta pérdida es por la falta de comprensión social", concluye Adela Martinez Gómez.

Miguel Ángel Valverde
Asesoramiento: Adela Martínez Gómez (Adela Mar-Go). Terapéuta especializada en duelos y pérdidas, y fundadora de Volver a vivir

Te puede interesar:

- ¿Perros, gatos? ¿Qué mascota se recomienda para cada niño y situación familiar?

- Animales y embarazo: qué hacer con nuestra mascota

- Los niños se sienten mejor si tienen una mascota cerca

- Las mascotas y el rendimiento escolar de los niños

Más información