Actualizado 22/05/2020 11:53:40 +00:00 CET

Confinamiento y pantallas: ¿cómo evitar que los niños sean miopes prematuros?

La sobreexposicion a las pantallas puede dar lugar a problemas de visión
La sobreexposicion a las pantallas puede dar lugar a problemas de visión - ISTOCK

Uno de los recursos más típicos para estudiar o entrenernos en este periodo de confinamiento es la tecnología digital a través de todo tipo de pantallas: ordenadores, tablets, televisión, teléfonos móviles, libros electrónicos... Pasar demasiadas horas al día delante de estos dispositivos puede desencadenar una miopía prematura.

Aunque muchos padres ya limitaban el tiempo de ocio de sus hijos ante los dispositivos digitales, ahora el hecho de estar tanto tiempo en casa y la obligación de usar los sistemas online para realizar las tareas escolares, y entrenernos con las pantallas a través de videojuegos, seríes o películas, hace más complicado aún la limitación de su uso.

También hay que tener en cuenta que sus beneficios como herramienta de aprendizaje se han exagerado, las motivaciones de ciertas industrias -como la editorial que necesita reinventarse y adaptarse al libro electrónico- y que los riesgos de adicción y obstaculización del desarrollo son altos, se entiende que muchos padres quieran volver de nuevo a los métodos tradicionales y a los juegos que no requieran el uso de la tecnología. Ahora el debate pasa por delimitar cuál es el nivel y el tiempo de exposición adecuado.

La exposición a las pantallas y la miopía prematura

Numerosos estudios apuntan a que la exposición a las pantallas por parte de niños menores de 8 años provoca miopes prematuros, y además no son del todo recomendables para su salud y desarrollo visual.

Jorge Rubio, CEO de CECOP, afirma que "somos conscientes de que reducir a cero el consumo de este tipo de dispositivos en pleno siglo XXI es prácticamente imposible, pero sí podemos educar y ayudar a divulgar cuáles son las consecuencias de esta sobreexposición".

Uno de los factores que se ha investigado es que los niños cada vez pasan menos horas al aire libre, lo que también favorece la miopía. En este sentido, el optometrista Donald Mutti, del Colegio de Optometría de la Universidad Estatal de Ohio llevó a cabo una investigación en la que, durante cinco años, estudió los hábitos de un grupo de más de 500 niños de 8 y 9 años de edad y con visión sana. Al concluir la investigación, uno de cada cinco niños había desarrollado miopía. Destacó precisamente este factor ambiental como una de las causas.

En la misma línea se manifestó el investigador especializado en miopía Ian Morgan, de la Universidad Nacional de Australia en Canberra. Morgan estimó que los niños necesitan pasar alrededor de tres horas por día bajo niveles de luz de al menos 10.000 lux para estar protegidos contra la miopía, una cantidad de luz similar a la que recibiríamos permaneciendo bajo la sombra de un árbol en día de verano. Algo difícil de igualar en un interior: una oficina o un aula que esté bien iluminada no supera los 500 lux.

La irrupción de la tecnología en nuestras vidas ha sido muy positiva en ciertos aspectos, pero en el caso de la miopía en niños se ha demostrado que ha crecido significativamente en las últimas décadas, y esta tendencia coincide con el mayor uso de ordenadores y dispositivos móviles por parte de los más pequeños. Un uso adecuado de los dispositivos electrónicos y mayor tiempo al aire libre son, por tanto, factores claves para su control.

Marina Berrio
Asesoramiento: Jorge Rubio, CEO de CECOP

Te puede interesar:

- Más miopes cuanto más crecen

- Cómo cuidar la salud ocular de los hijos en la época de las pantallas

- Fatiga visual, una consecuencia del uso de dispositivos electrónicos

- Smartphone y problemas de vista: 3 consejos para tu salud visual

- Los niveles de miopía aumentan en los más pequeños, aprende a prevenir los problemas de visión

Contador