Tabaquismo pasivo y asma infantil, una relación de causa y efecto

Un nuevo estudio reafirma los peligros del tabaquismo pasivo en los más pequeños de la casa.
Un nuevo estudio reafirma los peligros del tabaquismo pasivo en los más pequeños de la casa. - ISTOCK

Cuando una persona enciende un cigarrillo, no fuma a solas. Aunque es cierto que las personas que consumen tabaco son las que sufren los peores efectos, todos a su alrededor también se verán afectados. El tabaquismo pasivo es muy peligroso ya que tiene serias consecuencias, en especial para los más pequeños tal y como demuestra el estudio realizado por el Hospital Gregorio Marañón.

Un estudio cuyos resultados han sido expuestos en la carta "Impacto del tabaquismo pasivo en la función pulmonar y gravedad del asma en la población pediátrica" publicada en la revista Archivos de Bronconeumología. En dicho trabajo se ha analizado la cantidad de ingresos hospitalarios por asma infantil y si estos niños eran fumadores pasivos.

La influencia del tabaquismo pasivo

Como se ha dicho, este estudio compone un análisis de pacientes de entre 4 y 16 años fueron ingresados ingreso por crisis asmática en el Hospital General Universitario Gregorio Marañón de Madrid de 2011 a 2015. Una muestra compuesta por un total de 365 niños, de entre 4 y 16 años, con una media de edad de 5 años.

Los resultados indicaron que el 41% de los niños asmáticos eran fumadores pasivos. De este porcentaje, el 6% de madre fumadora, 14% de padre y el 19% de ambos. Solo un 2% estaban expuestos al humo por parte de otros familiares. Otros efectos apreciados en estos niños fueron una menor saturación de oxígeno en el momento del ingreso, una mayor puntuación en la escala de gravedad de las crisis asmáticas, peores parámetros de la función pulmonar y más visitas a los servicios de urgencia durante los meses previos.

Cabe destacar que las crisis asmáticas eran más graves cuando el padre era el fumador en el hogar. "Aunque en la literatura previa se ha insistido más en el papel materno en nuestro caso las crisis asmáticas parecían ser más graves cuando era el padre el fumador. Esto podría estar en relación con factores diferenciales entre progenitores como la cantidad o el tipo de tabaco. Estudios anteriores ponen de manifiesto una mayor afectación en la función pulmonar con mayor cantidad de cigarrillos fumados por los padres", concluyen los responsables de este estudio.

Riesgos del tabaquismo pasivo

Desde la Organización Mundial de la Salud, OMS, se recuerda que en el humo de tabaco hay unos 4000 productos químicos conocidos, de los cuales está demostrado que, como mínimo, 250 son nocivos, y más de 50 cancerígenos para el ser humano. El humo del cigarrillo en espacios cerrados es inhalado por todos; por lo tanto, tanto fumadores como no fumadores quedan expuestos a sus efectos nocivos.

En la actualidad más de un 40% de los niños tienen al menos un padre fumador. El tabaquismo pasivo es causa de graves enfermedades cardiovasculares y respiratorias. Hay que destacar que ni la ventilación ni la filtración, ni siquiera ambas combinadas, pueden reducir la exposición al humo de tabaco en espacios interiores a niveles que se consideren aceptables.

Los entornos totalmente exentos de humo de tabaco ofrecen la única protección eficaz. Contrariamente a la creencia común, tanto fumadores como no fumadores están de acuerdo en que haya entornos sin humo de tabaco.

Damián Montero

Te puede interesar:

- Cómo prevenir el tabaquismo en los menores

- La OMS plantea prohibir fumar en coches y hogares con niños

- Dejar de fumar cuesta una media de 30 intentos

Contador