La lectura en verano mejora los resultados al iniciar el curso

Leer en verano se traduce en ventajas durante el curso escolar.
ISTOCK

Mucho tiempo libre queda en el verano. Un espacio de ocio que puede ocuparse de múltiples maneras. Saber elegir las opciones no solo permitirá que los más pequeños de la casa se entretengan, sino que además podrán recibir grandes beneficios. Es el caso de la lectura, una actividad que permite que los niños se sumerjan en mundos de fantasía y dejen volar su imaginación.

Pero además, apostar por la lectura durante el verano también ayuda a que los más pequeños puedan preparar el curso mientras están en las vacaciones. Así se indica en un trabajo de The Wallace Foundation en donde esta actividad se presenta como una práctica sencilla y económica que marca el periodo estival y que además permite que los alumnos puedan preparar su entrada al próximo curso.

Pérdida de costumbre

Si bien la lectura durante el verano es una actividad recomendada, en vacaciones muchos alumnos pierden esta costumbre. El tiempo libre se invierte en otros asuntos, haciendo que el nivel de los estudiantes descienda. Esto repercute en los menores una vez que se inicia el curso al tener que alcanzar el nivel que tenían antes de terminar el curso académico.

Esta fundación cita varios trabajos que evidencian los beneficios de no dejar la lectura durante el verano y que anima a los padres a que incentiven este hábito en sus hijos mientras se encuentren en vacaciones. Entre los beneficios que se han registrado destaca el aprendizaje de nuevo lenguaje y el desarrollo de la imaginación de los más pequeños de la casa.

Ampliar el vocabulario de los más pequeños permitirá reconocer nuevas palabras en el inicio del curso. Por otro lado, el desarrollo de la imaginación en los alumnos ayuda a que tengan una mayor posibilidad de éxito al enfrentarse a la resolución de actividades como problemas matemáticos. Aunque el aspecto más importante es que gracias a la lectura el niño realiza una actividad intelectual durante sus vacaciones.

Al igual que ocurre con el nivel de lectura, la mente del estudiante se mantiene estimulada a nivel intelectual. Esto le permitirá tener un mejor arranque en su curso escolar y a prestar más atención, y de manera más eficiente, por lo que no perderán el nivel ni tan siquiera durante sus primeros días.

Incentivar lectura en verano

Como se ha dicho, tras tanto tiempo en el aula es posible que leste tiempo libre haga que los más pequeños de la casa se interesen por otras actividades. A los padres les toca incentivar este hábito durante los meses de verano e invitar a que sus hijos no dejen de lado este hábito tan recomendado. Estos son algunos consejos para conseguirlo:

- Práctica en familia. Durante el verano los padres pueden elegir uno, o varios días a la semana en los que la lectura sea la actividad elegida. Que cada cual elija el libro y después comenta qué le ha parecido esta experiencia.

- Interesarse por la lectura de los hijos. Demostrar interés por aquello que leen los más pequeños es una opción muy recomendada para que los niños demuestren cuánto les está gustando esta lectura.

- Conocer la oferta. Regalar un libro al comienzo del verano brinda al niño la opción de comenzar este hábito. Para ello nada mejor que conocer los intereses de los hijos y conocer la oferta del mercado para acertar con este presente.

- Permitir que sean ellos quienes elijan. Si el niño ya es lector habitual y sabe lo que le llama la atención, los padres deben permitir que sea él quien elija su próxima lectura.

- Para los más pequeños, es una buena idea leerles mientras están en la cama para que empiecen a familiarizarse con estos compañeros de papel.

Damián Montero

Te puede interesar:

10 libros para que los niños se enamoren de la lectura

- Niños lectores: ¿existen fórmulas mágicas?

- Dejar que los hijos elijan qué quieren leer mejora sus habilidades de lectura

- 12 consejos para adquirir gusto y hábito por la lectura

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.