Niños con EPOC, cómo asegurar su bienestar

 

Niños con EPOC, cómo asegurar su bienestar

Cómo asegurar el bienestar de un niño con EPOC
Foto: ISTOCK Ampliar foto

El bienestar de los hijos es la principal misión de los padres. Una vez que los niños enferman, los adultos deben asegurar que este trance sea pasajero para los más pequeños. Para ello nada mejor que conocer los problemas de salud que afectan a los menores y de este modo, informarse para asegurar su confort.

Uno de estos problemas de salud es la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica, EPOC. Existen dos tipos de estas afecciones: la bronquitis crónica y el enfisema. Ambas suponen un grave cambio en la salud de los más pequeños que deben recibir los cuidados necesarios para que su estilo de vida no se vea alterado de ninguna manera.

Qué causa EPOC

Más que una enfermedad, el EPOC es un concepto general que sirven para desginar diversas dolencias pulmonares crónicas que limitan el flujo de aire en los pulmones. Los términos más familiares con los que se le nombre son como se ha dicho bronquitis crónicas y enfisema.

Los síntomas más comunes de EPOC son la disnea, que se manifiesta a través de la falta de aliento, una excesiva producción de esputo y una tos crónica. Sin embargo, la EPOC no es se traduce como la conocida como tos del fumador, sino que se trata de una afección pulmonar que puede llegar a ser mortal que si evoluciona de de forma negativa puede suponer un grave peligro para los niños.

Por lo general, la exposición prolongada a irritantes que lesionan los pulmones y las vías respiratorias es la causa de la EPOC. Es posible que, al inicio de la afección no cause síntomas o estos sean muy leves. A medida que la enfermedad avanza, estos empeoran y se vuelven más graves:

- Tos con mucha flema

- Dificultad para respirar, sobre todo al ejercitarse

- Sibilancias

- Opresión en el pecho

Tratamiento del EPOC

Lo primero que deben hacer los pacientes de EPOC, y sus familiares, es cambiar su estilo de vida. Dejar de fumar en el ambiente en donde vive el niño es imprescindible ya que el humo del tabaco es uno de los peores irritantes a los que puede enfrentarse uno de estos pacientes. Para evitar la sensación de agobio que se tiene al no poder respirar se deben emplear algunos medicamentos.

Medicamentos como los broncodilatadores, que relajan los músculos que rodean las vías respiratorias y hace más fácil tomar aire. Según la gravedad de la EPOC, el especialista puede recetar productos de acción inmediata o de acción prolongada. Los de acción inmediata tienen un efecto que dura entre 4 y 6 horas y solo deben usarse cuando se necesiten. El efecto de los broncodilatadores de acción prolongada dura unas 12 horas o más. Estos medicamentos se usan a diario.

Damián Montero

Te puede interesar:

- Urgencias pediátricas, ¿cuándo llevar al bebé a Urgencias?

- Desmayos infantiles, cómo actuar ante los síncopes

- Espamos del sollozo, ¿qué hacer cuando el bebé se priva y no respira?
Puede cambiar de noticia usando las flechas del teclado (← →)
Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies