¿Cómo saber si el bebé se está alimentando bien con el pecho?

Señales que atender para descubrir si a alimentación del bebé se está desarrollando de forma correcta.
Señales para descubrir si a alimentación del bebé se está desarrollando de forma correcta. - ISTOCK

La llegada de un niño es un carrusel constante de dudas. Son muchas las preguntas que aparecen sobre el desarrollo del pequeño, entre ellas su alimentación. La lactancia es la recomendación para los primeros meses de vida de los hijos, ¿pero cómo saber si se están desarrollando correctamente? Si bien a estas edades no puede hablarse con ellos para conocer la respuesta, existen otras formas para conseguirlo.

Desde la Asociación Española de Pediatría y Atención Primaria, AEP, se señalan varias de estas señales que responderán toda duda de los padres. Advertencias que confirmarán que la alimentación de los bebés se está desarrollando del mejor modo posible y que no hay ningún problema en su nutrición.

¿El bebé tiene hambre?

La lactancia en estos primeros meses de vida del bebé debe ser a demanda, por ello la primera pregunta que deben hacerse los padres es, ¿cómo saber si los niños tienen hambre? Desde AEP se indica que en los primeros días de vida estas señales de apetito se pueden traducir en una mayor actividad, en movimientos de búsqueda del pecho, llevarse la mano a la boca, o algunos quejidos. En última instancia, el llanto es un sigo tardío.

Lo habitual es que un recién nacido tome el pecho 12 o más veces al cabo del día, algo que favorece la producción continua de leche y el establecimiento de una rutina de lactancia. En sus primeros días, el niño debiera tomar unas 8 tomas, aunque hay que recordar que cada pequeño tiene su propio ritmo alimenticio. Hay que acercarle la mama hasta que la suelte de manera espontánea antes de ofrecerle la segunda.

¿Se está alimentando bien el bebé?

Una vez detectadas las señales del hambre, el siguiente paso es dar el pecho. ¿Cómo saber si la alimentación se está produciendo de manera correcta? AEP resalta las siguientes señales:

- El niño hace cacas de manera frecuente. El ritmo intestinal del bebé alimentado con leche materna es variable, pero al tercer día de vida comenzarán a hacer entre 2 y 4 deposiciones al día. A partir de las 3 o 4 semanas puede variar y algunos niños harán caca todos los días, mientras que otros la hacen cada varios días.

Por lo general, las deposiciones son blandas y pasan, en los primeros cinco días, de un color negro a marrón y después a amarillo mostaza.

- El bebé moja los pañales. En su primer día el bebé suele mojar un pañal, el segundo día dos, el tercer día tres, y a partir del tercer o cuarto día lo habitual es que moje entre seis y ocho pañales diarios. Esta orina debería tener un color pálido.

- Cuando el bebé traga leche, se le puede escuchar.

- El bebé está tranquilo y relajado después de comer y suelta el pecho de manera espontánea al finalizar la toma.

- El bebé aumenta de peso. Durante sus primeros cinco días de vida, muchos recién niños pueden llegar a perder entre el 6 y el 10% del peso que tenían al nacer. Los bebés nacen con reservas de grasa y generalmente recuperan el peso a las dos semanas de vida. La alimentación frecuente y durante todo el día, con tomas nocturnas, ayudará a prevenir una pérdida de peso importante.

Damián Montero

Te puede interesar:

- La alimentación materna en la lactancia

- La leche materna en la lactancia

- Lactancia materna y vuelta al trabajo

- Mitos de la lactancia materna

Lo más leído

  1. 16 ejercicios para ampliar el vocabulario de los niños

    6 ejercicios para ampliar el vocabulario de los niños

  2. 2Ejercicios de estimulación para el neurodesarrollo del bebé

    Ejercicios de estimulación para el neurodesarrollo del bebé

  3. 3El cerebro del bebé: nacemos con 100.000 millones de neuronas

    El cerebro del bebé: nacemos con 100.000 millones de neuronas

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.