Actualizado 08/01/2021 13:09 CET

4 beneficios de aprender inglés desde la niñez

Las ventajas de aprender inglés desde la infancia
Las ventajas de aprender inglés desde la infancia - SLU

No todos los padres comprenden la importancia que tiene en la educación de sus hijos aprender inglés antes de comenzar la etapa escolar. El inglés en la educación temprana es un recurso muy valioso ya que permite el dominio y una incorporación más rápida y efectiva de los conocimientos; por otro lado, el inglés abre las puertas a numerosas posibilidades si se tiene en cuenta que más del 30 por ciento de las empresas requieren el dominio de esta lengua.

El tiempo que lleva aprender inglés difiere si se trata de un adulto, de un adolescente o de un niño. Lo cierto es que los niños aprenden a través del juego y el hecho de que no sea concebido como una obligación hace que disfruten del aprendizaje.

Cómo aprender inglés en la niñez

Muchas personas creen que la adquisición de un idioma como segunda lengua a temprana edad traerá consigo problemas para aprender la lengua materna o desarrollar el lenguaje. Sin embargo, está demostrado que saber otro idioma no presenta ninguna desventaja para el niño, sino más bien, todo lo contrario. Sin embargo, para que el aprendizaje de la segunda lengua sea efectivo, deben darse determinadas condiciones. Por un lado, cuanto más expuesto esté el niño al idioma, más fácil le será construir frases y poder unir el vocabulario que adquiera; por otro, el aprendizaje debe suceder en un ambiente que le sea familiar para que pueda comprender mejor lo que está aprendiendo. Lo más recomendable es partir de la lengua materna que ya conoce para enseñar los mismos conceptos pero en inglés. De esta manera, en lugar de aprender algo completamente nuevo, el niño aprende a explicar de otra forma aquello que ya conoce.

Beneficios de aprender inglés en la niñez

1. El aprendizaje se produce fácilmente

Al niño le resulta más fácil aprender cuanto más pequeño es. Esto se debe a que desde su nacimiento a los 4 años, su cerebro es como una esponja que absorbe una cantidad inconmensurable de información y puede procesarla de manera que el aprendizaje le resulte natural. Mientras más grande sea quien está aprendiendo, más dificultades tendrá para adquirir conocimientos porque el aprendizaje se producirá más lentamente. Por lo tanto, si una persona aprende inglés desde temprana edad le resultará mucho más sencillo dominar el idioma y, a futuro, tendrá más posibilidades de llegar a ser bilingüe.

2. Se produce un mejor desarrollo intelectual

Aprender inglés también implica conocer una cultura completamente nueva y esto puede mejorar el desarrollo intelectual promoviendo una mente más abierta y con una mayor capacidad para relacionarse con los demás. Por otra parte, como el inglés es uno de los idiomas más hablados en el mundo, el niño que sepa desenvolverse en esta lengua desde temprano tendrá la capacidad de comunicarse con un mayor número de personas. Esto mejorará su autoestima y le brindará una herramienta más para insertarse en el mundo laboral en el futuro. Asimismo, el niño tendrá una mayor capacidad para aprender un tercer idioma.

Un mejor desarrollo intelectual implica una mayor capacidad para resolver problemas y concentrarse. El niño que incorpore una segunda lengua no solo será capaz de mantener la atención por períodos más prolongados, sino que gozará de una agilidad mental que le permitirá relacionar conceptos más fácilmente. Asimismo, podrá realizar varias tareas al mismo tiempo sin descuidar ninguna de ellas y, por lo tanto, tendrá un mayor desarrollo cognitivo que, a futuro, le dará una ventaja en el ámbito intelectual.

3. Se domina mejor la pronunciación

Algo muy común entre los adultos que están intentando aprender un idioma es tener vergüenza de su pronunciación. A diferencia de los adultos, los niños no tienen inhibiciones al momento de hablar en otro idioma y practicarán mejor la pronunciación ya que no tendrán miedo de ser corregidos o de las opiniones de los demás. Esto, al mismo tiempo, les permitirá seguir desarrollando el habla hasta adquirir seguridad y una mayor confianza en sí mismos para pronunciar el idioma.

4. Se obtienen mejores posibilidades

Saber inglés se traduce en tener mejores oportunidades de empleo en el futuro ya que, como hemos mencionado, más de un tercio de las empresas requieren el dominio de este idioma. Sin embargo, no solo mejorarán sus posibilidades laborales, sino que aun siendo niños podrán acceder a una mejor educación. Si un niño pequeño ya tiene un amplio conocimiento del idioma, podrá estudiar en un colegio bilingüe sin ningún inconveniente para seguir perfeccionando sus habilidades.

En resumen, aprender inglés desde la niñez no sólo no entorpece la adquisición de la lengua materna, sino que promueve beneficios adicionales. La formación en este idioma como segunda lengua es, sin duda, una herramienta que será invaluable en el futuro de tus hijos.

Te puede interesar:

- 8 motivos por los que tus hijos no aprenden inglés

- Aprender idiomas: cómo fomentar la facilidad de los niños

- Aprender idiomas en familia

- Habla con tus hijos en inglés: las ventajas de aprender en casa