8 motivos por los que tus hijos no aprenden inglés

8 Motivos Que No Dejan Aprender Inglés A Los Niños
THINKSTOCK

Esperar que sólo con las clases de inglés los niños consigan hablar el idioma es uno de los principales errores que cometemos los padres. Al contrario, debemos fomentar una serie de hábitos y costumbres que hagan del inglés algo presente en el día a día a través de una serie de hábitos sencillos que integren el idioma en casa. Inculcar a los niños un aprendizaje intuitivo del inglés es la clave para aprender a hablarlo de forma natural.

El idioma inglés está presente en nuestro entorno, pero a pesar de todo todavía el 60 por ciento de los españoles no puede leerlo, hablarlo o escribirlo.

8 motivos por los que los niños no aprenden inglés

Según manifiestan los experots de la startup española MyHOSTpitality, estos son los ocho motivos por los que tus hijos no aprenden inglés. ¿Reconoces alguno?:

1.   Todavía es pequeño. Esperar a que los niños sean más mayores es una de las principales equivocaciones de los padres. Cuando antes se familiarice un bebé o un niño con un segundo idioma antes aprenderá. Expertos de la UE recomiendan aprender idiomas a edades tempranas porque es beneficioso para los niños. Se ha comprobado que los niños estimulados con dos idiomas antes de los dos años pueden aprender los fonemas de forma más fácil. Es más, en un estudio concluyeron que al aprender nuevos idiomas desarrollan su competencia lingüística, asimilan mejor todas las lenguas y conocen otras culturas y modos de pensar que pueden ayudar en su desarrollo general.

Artículo relacionado:
- Habla con tus hijos en inglés: las ventajas de aprender en casa

2.   El inglés del colegio es suficiente. Las clases de inglés del colegio no son suficientes por varias razones: en primer lugar, los grupos grandes, generalmente de unos 25 niños por clase, no permite una enseñanza personalizada y además, cada uno tiene un nivel diferente. En segundo lugar, en la mayoría de los colegios el número de horas de inglés es reducido y sólo se practica de 2 a 4 horas semanales. Hay que asistir a academias de inglés o contar con profesores particulares para practicar durante más horas y que esas clases se adapten a las necesidades del niño y vaya a su ritmo y nivel. También los padres deben de perder el miedo a hablar en inglés a sus hijos y practicar con ellos.

3.  Olvidamos la versión original de la televisión. Es muy importante que los niños se acostumbren a ver la televisión -dibujos, películas, series...- en versión original. En otros países, especialmente en los países nórdicos que cuentan con los niveles de conocimiento de inglés más altos de Europa, la gran parte del programa televisivo se emite en versión original, lo que ayuda a mejorar la capacidad auditiva y a que los niños se acostumbren a la entonación y pronunciación inglesa. Algo que no ocurre en España donde los dibujos, películas y series están dobladas al español, aunque gracias a que en la actualidad la mayoría de los televisores dispone de opciones para escuchar los contenidos en versión original, es fácil fomentar este hábito. Acostumbra a los niños desde muy pequeños a ver sus dibujos preferidos en versión original, y no lo dejes para cuando crezcan porque ya no querrán hacer el esfuerzo y será demasiado tarde.

4.   Falta de intención práctica. Aunque los padres nos damos cuenta de que aprender inglés es esencial y sobre todo muy importante de cara al mercado laboral, en casa no lo ponemos en práctica. Aunque muchos padres sientan que no tienen los conocimientos de inglés suficientes, puedes descargarte aplicaciones de idiomas o videos y practicar con los niños en ratos muertos como en el metro o en la consulta del pediatra.

5.   Díficil para los hispanohablantes. La Universidad de Alcalá explica que para un hispanohablante el inglés es un idioma particularmente complicado. Para empezar, se trata de un sistema de lengua de 12 vocales, lo que equivale a 7 vocales más que en nuestra lengua nativa. Por esta razón nos puede resultar difícil pero no imposible, y por esto tenemos que admitir que requiere esfuerzo y actuar en consecuencia buscando mecanismos que nos faciliten el aprendizaje.

6.   Miedo a hacer el ridículo. Muchos niños tienen miedo a hablar o leer en el colegio en inglés porque no les van a entender, se ponen nerviosos, se cuelan palabras en español o se quedan callados. Por eso, es bueno que los niños practiquen en casa con gente conocida para perder este miedo, animarles en el aprendizaje y transmitirles confianza.

7.   Falta de motivación. La motivación es fundamental, muchas veces el aprender inglés lo ven difícil y aburrido y les cuesta ponerse a estudiarlo. Habrá que buscar métodos de aprendizaje atractivos, y esto hoy en día es fácil, en la red hay múltiples recursos y medios dinámicos y divertidos para los niños (videos, canciones, cuentos, etc.). Con estos nuevos recursos seguros que se animan y se familiarizan con el nuevo idioma.

8.   No nos comunicamos con otras culturas. Los niños no hablan con nativos ingleses, apenas conocen su cultura y tradiciones, por ello, es bueno que hablen con nativos de habla inglesa para que mejoren su pronunciación y aprendan un vocabulario más amplio. Es bueno realizar un intercambio de idiomas con otro chico extranjero, así estará en contacto las 24 horas del día con el idioma y conseguirá superar los pasos anteriores que hemos citado, como perder el miedo hablar, conseguir motivación y rodearse de un entorno inglés. De esta forma se consigue que el niño aprenda inglés de una forma diferente, rápida y divertida.

Marina Berrio
Asesoramiento: MyHOSTpitality

Te puede interesar:

- Aprender idiomas en familia

- Razones para aprender un idioma en el extranjero

- Chino, alemán y francés, los idiiomas más demandados

- Aprender idiomas: cómo fomentar la facilidad de los niños

- Cómo aprender dos idiomas desde bebé

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.