El bullying guarda relación con la bajada en el rendimiento académico

Encuentran una relación entre el bullying y la bajada del rendimiento académico
Foto: ISTCOK Ampliar foto

El colegio se puede transformar en un auténtico infierno para muchos menores. Dentro de sus muros deben hacer frente a un peligro tan grande como silencioso: el bullying. Muchos niños y adolescentes tienen que soportar a diario trato vejatorio dentro de las aulas, una situación que puede influir muy negativamente en sus vidas, tanto a nivel psicológico como académico.

Así lo indica un nuevo estudio realizado por la Universidad Estatal de Arizona, Estados Unidos, en donde se ha comprobado cómo el bullying guarda una relación muy estrecha con la bajada del rendimiento académico en sus víctimas.

Odio al colegio e instituto

Para analizar la influencia del bullying en el rendimiento académico de los escolares, los investigadores realizaron un seguimiento exhaustivo de cientos de niños desde las etapas preescolares de su educación hasta la secundaria. Por el camino analizaron las actitudes de estos alumnos y si estas experimentaban algún cambio cuando se convertían en víctimas de acoso escolar.

La primera sorpresa que se llevaron los responsables es que el bullying sucedía con más agresividad en la etapa primaria de educación. Mientras que antes se pensaba que el acoso sucedía con más frecuencia y virulencia en los institutos, los investigadores comprobaron que eran a las edades más tempranas cuando más crueles eran los niños en este sentido. No permitir jugar en el grupo de amigos, apodos graciosos a determinados alumnos, estas actividades que a menudo son vistas como "cosas de niños" representaban un ejemplo de bullying.

A medida que estos niños crecían, los casos de bullying se reducían. No obstante en la secundaria aproximadamente un 24% del alumnado investigado era víctima crónica de esta intimidación a lo largo de los cursos. Es decir, el que sufre acoso a edades tempranas, lo sigue padeciendo a lo largo de su vida académica, lo cual termina por crear en él un odio hacia el centro en donde lo padece y a querer evitar acudir al mismo en la medida de lo posible.

Efectos a largo plazo

Tal y como indican los responsables de este estudio la novedad de este estudio es que ha podido comprobar los efectos del bullying a largo plazo. Mientras que hasta ahora sólo se vigilaban las consecuencias inmediatas de sufrir acoso escolar, ahora se ha demostrado las trayectorias que puede seguir un alumno si padece esta situación dentro de las aulas.

De esta forma se comprobó que aquellos alumnos que padecieron acoso escolar de forma crónica, registraron peores rendimientos académicos que aquellos que solventaron su problema a tiempo. ¿Los motivos? Un rechazo a la escuela y a todo lo que se relacione con ella, es decir, el olvido de su compromiso con el centro educativo y el encierro en su mundo. Este factor también se une a la situación emocional en la que se sumergen estos alumnos y que los priva de toda motivación para retomar el rumbo de sus vidas.

Damián Montero

Te puede interesar:

- 10 consejos contra el ciberbullying

- Cómo luchar contra el acoso escolar

- El 'sexting' y el 'ciberbullying' aumenta el riesgo de depresión

- El bullying tiene peores consecuencias mentales que el maltrato

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.