Castigos positivos y negativos: ¿sabemos distinguirlos y utilizarlos bien?

Tipos de castigos: positivos y negativos
Foto: ISTOCK Ampliar foto

Muchas veces aplicamos los castigos a los niños sin distinguir bien qué castigo es el positivo o el negativo y qué consecuencias tendrá cada uno de ellos en el comportamiento de nuestros hijos. En realidad, los términos positivo y negativo en relación a los castigos se relacionan con la aparición o desaparición de un estímulo.

Castigos positivos

El castigo positivo tiene como objetivo que se repita una conducta que le ocasiona al niño consecuencias negativas. Hablamos de castigo positivo cuando se da un estímulo desagradable cada vez que hacemos una conducta que se pretende reducir o eliminar. Por ejemplo, si un niño se muerde las uñas y se le ha aplicado un producto amargo para evitar que se las muerda. Cada vez que se muerda las uñas recibirá un castigo positivo en forma de estímulo desagradable, sus uñas saben amargas. El mensaje es evitar morderse las uñas ya que si lo haces será desagradable.

Castigos negativos

El castigo negativo significa ausencia o retirada de un estímulo agradable cuando se realiza una conducta inadecuada. Por ejemplo, unos niños que están viendo una película, dejarán de ver la película si comienzan a pelearse o hablar durante la película.

El castigo negativo es muy adecuado en algunas circunstancias, por ejemplo cuando un niño está recibiendo fichas, cromos o puntos para ser capaz de controlar una conducta. Sabe que si realiza una conducta inadecuada puede perder puntos, cromos o cosas que le gustan.

Antes de aplicar el castigo negativo hay que advertir a los niños de las consecuencias de realizar conductas inadecuadas.

Alternativas a los castigos

1. Ignorar o mostrarse indiferente ante las conductas negativas. Por ejemplo, en el caso de las rabietas. En lugar de darle un cachete, o comenzar a propinar gritos tipo "¡¡qué te calles ya, que no te aguntooo, eres un pesado!!!!, prueba llevarle a su cuarto para que llore a gusto y si consigues no darle mayor importancia, mejor. Cuando se calme tanto él como tú, que te pida perdón, y explicarle por qué es una tontería llorar sin parar. No olvides que es un comportamiento frecuente en niños de 2 a 3 años que debes educar.

2. Darse la vuelta y retirarle la mirada o la atención hasta que no rectifique. Tu hija de cuatro años te acaba de llamar tonta. La primera vez que te insultó le explicaste que no se debe llamar nunca tonta a nadie, pero menos a mamá o a papá. Pero lo vuelve a repetir. En lugar de darle un cachete en la boca, no le vuelvas a mirar hasta que no te pida perdón y te diga que se va esforzar en no volverlo a repetir.

3. La técnica de sobrecorrección: consistente en reparar lo que ha hecho pero de forma algo exagerada: por ejemplo un niño tira un papel y debe recoger todos los papeles del patio; tira furioso una silla, y debe quedarse a recoger todas las sillas de la clase o de casa; deja su ropa en el suelo y debe pasar toda la tarde ordenando su armario.

4. La técnica de saciación: consistente en repetir la conducta indeseable hasta que no encuentre ningún placer en ello: por ejemplo desenrolla el papel del retrete y le tenemos un tiempo largo desenrrollando rollos; se hace el gracioso en clase, y le sacamos a la pizarra para que durante toda la clase nos haga gracias. Esta técnica se utiliza a menudo para eliminar los tics (hacerle repetirlo muchas veces delante de un espejo).

¿Cómo debe ser el castigo?

1. Inmediato. El castigo que se administra cuando ha transcurrido tiempo desde la falta cometida, no sirve para nada.

2. Consistente. El niño debe saber que siempre que no cumpla una norma, el castigo será la consecuencia que le siga, (quitar el carrito del bebé si entra al salón con él y le hemos dicho que no lo haga) y no que éste dependa del humor del que esté hoy mi padre o el profesor... si no es así, siempre le cabe la posibilidad de probar a ver qué pasa hoy.

3. Poco frecuente, reservado para ocasiones muy especiales, ya que si no uno se habitúa al castigo puede no ser eficaz, o bien pueden aparecer otros efectos secundarios que comentábamos antes.

4. Justo y proporcional a la falta cometida: cuidado con amenazar con castigos excesivos que luego no hay quien cumpla: "No te voy a poner ni una película de vídeo nunca más". Es la mejor forma de perder la autoridad. Es preferible un castigo leve pero consistente, que uno muy intenso pero que rara vez se cumple.

5. Avisado, para que no "caiga del cielo" y se viva como injusto. Amenazar varias veces es la mejor forma de perder la autoridad. Una vez que se ha fijado el castigo, éste debe cumplirse: se perdona a la persona, pero el castigo se cumple.

Consejos frente a los castigos

1. Ante una mala acción de nuestros hijos, lo primero calma. Es mucho más saludable para nosotros y para ellos. Compruébalo.

2. Siempre que se te escape algún cachete injustificado, pídele perdón. No creas que pierdes la autoridad, sino todo lo contrario. Explícale por qué está mal lo que ha hecho, pero dile que le quieres mucho y abrázale.

3. Evita siempre comentarios despectivos o compararle con otros niños o con sus hermanos: "eres un desastre", "siempre haces todo mal", "eres malo"... se castiga la conducta pero no a la persona: "esto está mal, pero tu no eres malo, no te das cuenta y te voy a ayudar a hacerlo bien". Por muy pequeños que sean nuestros hijos, lo van a entender mejor.

4. Si tu hijo es algo más maduro, con cinco o seis años, quizás te pueda resultar útil establecer lo que se llama "contratos conductuales". En éstos, lo que hacemos es especificar, de común acuerdo, una serie de aspectos de mejora o de normas a cumplir, y se especifica asimismo lo que ocurrirá si no se cumple, y lo que ocurrirá si se cumple. Para que sea efectivo debe ser fruto del acuerdo y ser "firmado" por ambas partes.

Pregúntate de vez en cuando, cuántas veces al día le has dicho a tu hijo: "Qué bien has ordenado hoy María"; "Muy bien Juan, ayer no te levantaste cuando te fuiste a la cama" "Muy bien Pedro, hoy no has insultado a nadie" "Muy bien Teresa, hoy no has entrado al salón con el carrito del bebé" y compara con las veces que les has castigado por una acción mala. La balanza siempre tiene que superior hacia las veces que le hemos alabado por sus buenas acciones que por las veces que le hemos castigado.

Marisol Nuevo Espín
Asesoramiento: Teresa Artola. Doctora en Psicología

Te puede interesar:

- El cachete: ¿por qué nunca es un castigo eficaz?

- El refuerzo positivo frente al castigo infantil

- Consejos para educar sin castigar

- Cómo manejar el mal comportamiento infantil

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.