Actualizado 26/02/2017 16:11:57 +00:00 CET

Leemos, la iniciativa que pretende impulsar la lectura desde el mundo digital

El programa Leemos pretende incentivar la lectura
Foto: DJEDZURA Ampliar foto

Hoy en día es más común ver a un niño manejar una pantalla que las páginas de un libro. Las nuevas tecnologías han llegado y con ellas el mundo ha cambiado. Sin embargo este nuevo contexto no tiene que ser malo, si se saben aprovechar, estas herramientas pueden ayudar en muchos aspectos a los niños.

Un buen ejemplo es el proyecto Leemos, que nace de la colaboración de la Fundación Jose Manuel Lara y la Fundación Telefónica. Ambas entidades han apostado por un impulso de la lectura desde el mundo digital aprovechando las herramientas que ofrecen las nuevas tecnologías y el fácil manejo que las nuevas generaciones tienen.

Lecturas en formato digital

Leemos nace como una iniciativa que propone a las escuelas la creación de una biblioteca virtual a la que puedan acceder sus alumnos. Estos ejemplares virtuales se promocionarán en clase y permitirán que cualquier joven que lo desee, pueda acceder a fragmentos o a ejemplares completos en el caso de que el centro escolar participe en este programa.

La misión de este programa es fomentar la lectura ofreciendo una plataforma gratuita y fácilmente accesible a las nuevas generaciones. Y no solo en el colegio, estas herramientas virtuales también permiten que en casa se puedan adquirir estos ejemplares y enganchar a los más jóvenes a estas prácticas que tanto han caído en los últimos años.

Fomentar la lectura en casa

En casa también se puede animar a los más pequeños a leer. Hacer que los niños entiendan que un libro (digital o físico) puede entretener tanto o más que un videojuego o una película. Estos son algunos consejos con los que conseguir que los hijos se atrevan a sumergirse en las páginas de estas historias:

- Dejar que elija lo que quiere leer. La imposición es un mal camino para fomentar la lectura. Proponer sí que puede ser efectivo, pero nunca imponer. Hay que dejar que el niño cree sus gustos en este terreno y dejarlos que decidan ellos.

- No imponer la lectura. La lectura es un momento divertido, nunca algo impuesto que responde a un castigo.

- Entender la lectura como un juego. Los libros son sólo para estudiar, también divierten y llevan a los niños a otros mundos.

- La rutina de leer. Nada mejor para hacer la lectura algo cercano que hacer que los niños la vean a diario. Para ello destinar un momento a leer no es mala idea, especialmente antes de dormir.

- Interesarse por su lectura. Conocer los gustos de nuestros hijos y preguntarles qué es lo que les engancha de estas historias hará que su actitud mejore al convertir la lectura en un tema de debate.

- Predicar con el ejemplo. El ejemplo es la mejor manera de promover la lectura de los más pequeños. Los niños buscan ejemplos en los que fijarse y los primeros modelos a seguir se encuentran en casa, no sólo en los padres, sino también en los demás miembros de la familia.

Damián Montero

Te puede interesar:

- Libros electrónicos para niños: ¿a partir de qué edad?

- Cómo apasionar a los adolescentes por la lectura

- 12 consejos para adquirir gusto y hábito por la lectura

La importancia de los padres en el desarrollo de la lectura

La importancia de inculcar la lectura a los niños