Actualizado 27/11/2017 09:42 CET

Los niños con altas capacidades y sus necesidades

¿Qué Necesita Un Niño Con Altas Capacidades?
ISTOCK

No todos los niños son iguales. Cada persona tiene sus propias circunstancias y precisan sus propias atenciones, y los más pequeños de la casa no son una excepción. Un ejemplo lo encontramos en los casos de "altas capacidades", menores con una demanda de fomento de sus habilidades.

¿Qué quiere decir que un niño sea "altas capacidades"? ¿Cómo pueden los padres aprovechar esta situación y satisfacer las necesidades que manifiestan estos menores? Desde la Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos, CEAPA, se informa a los progenitores de estos hijos para que sepan responder a lo que se exige desde esta situación.

¿Qué son las altas capacidades?

Habitualmente altas capacidades se relacionan con inteligencia. Sin embargo, no existe una definición consensuada entre todos los profesionales y en especial que destaque esta habilidad como la más común entre todos los casos. Este término hace a las capacidades potenciales que tiene un niño o niña en una o varias áreas, pudiéndose o no materializar y concretar en un rendimiento concreto, proceso que dependerá del entorno tanto familiar como escolar.

Una de las definiciones más aceptadas entre la comunidad de investigadores es la de los tres anillos de Renzulli. Esta definición destaca los siguientes puntos de las altas capacidades:

- Una capacidad intelectual superior a la media, tanto en habilidades generales como específicas, que se manifiesta, entre otros aspectos, en una capacidad para aprender superior a la de sus iguales.

- Una alta dedicación a la tarea (leer, resolver un problema, etc.), es decir, perseverancia, confianza en sí mismo, compromiso con la tarea, afán de logro, etc. Si el niño no está motivado, este aspecto puede no ser detectado en la escuela, pudiendo manifestar incluso actitudes negativas hacia el aprendizaje escolar.

- Una alta creatividad, es decir, la capacidad para responder con originalidad de pensamiento, novedad, flexibilidad y fluidez, manifestada también en sus creaciones.

¿Cómo es un niño con altas capacidades?

Desde CEAPA se ofrecen una serie de rasgos que definen a una persona con "altas capacidades". Estas son varias de ellas:

- Alta capacidad intelectual.

- Gran capacidad para razonar, argumentar y preguntar, así como sintetizar, conceptualizar y abstraer.

- Elevada capacidad de comprensión, de pensamiento simbólico y abstractoy de habilidades metacognitivas. Entienden y usan de forma muy precisa símbolos e ideas abstractas. Su capacidad de comunicación no verbal es alta, pudiendo también interpretar las emociones de los demás a través del lenguaje no verbal.

- Muestran mayor facilidad para automatizar destrezas mecánicas, como la lectura, escritura, cálculo, etc.

- Gran capacidad para resolver problemas complejos, aplicando sus conocimientos y habilidades e, incluso, en ocasiones, sin haber aprendido anteriormente las operaciones implicadas en ellos. Para encontrar una solución adecuada, usan estrategias múltiples y sistemáticas. Solucionar un problema supone un reto para ellos y lo afrontan con ingenio.

Necesidades de los niños con altas capacidades

Una vez que se ha definido qué es un niño con altas capacidades, toda saber qué necesidades presenta. CEAPA destaca las siguientes:

- Un entorno afectivo de seguridad donde ser aceptados como son, como
niños con aciertos y errores, y sin una presión externa que les obligue a triunfar en todas las áreas y a tener las mejores notas. Como cualquier otro niño, necesitan el afecto de sus padres, el contacto físico y que les valoren por ser quiénes son, no por cómo son, ni por sus capacidades. Ser aceptados, escuchados y respetados también con sus capacidades, sin tener que ocultarlas para no desacar y ser rechazados o que se burlen de ellos.

- Poder conocerse a sí mismos, con nuestra ayuda, para saber las ventajas y desventajas de tener altas capacidades y conocer sus propias fortalezas y dificultades, que les permitan construir una imagen positiva de sí mismos.

- Un ambiente social de respeto y comprensión, que les acepte y estimule; en el que puedan tener confianza y crear vínculos de amistad y pertenencia, y en el que les ayuden a desarrollarse social y emocionalmente. Un ambiente social en el que convivan y se relacionen con otros niños diferentes y con distintos grupos sociales, que les permita aprender a respetar y valorar las diferencias, empatizar con los demás, adaptarse a las normas sociales, entender qué se espera de ellos y el efecto de su comportamiento, desarrollar habilidades sociales, asertivas y tolerancia a la frustración, etc.

- Un entorno enriquecedor, estimulante, dinámico y flexible, tanto en la familia como en el centro educativo, en el que se motiven, en el que puedan desarrollar y compartir sus inquietudes y su curiosidad y que les permita aprender y expresarse, imaginar y crear. También, donde puedan aprender de forma autónoma e independiente, participar activamente y controlar su propio aprendizaje, desarrollando, investigando y profundizando en sus intereses.

Damián Montero

Te puede interesar:

- Las 8 inteligencias de los niños, juegos para potenciarlas

- Niños superdotados: características de su comportamiento

- Actividades que estimulan la inteligencia del bebé