Tres claves para que tu hijo sea ordenado

Foto:
HACER FAMILIA

Muchos niños son desordenados cuando son pequeños: no recogen la ropa, se les olvidan los libros para hacer sus deberes, no saben dónde guardan sus juguetes Algunos niños se organizan bien de forma natural, pero a otros les cuesta más aprender, por ello te damos tres claves que podrán aplicar en cualquier tarea para que se vayan convirtiendo en personas ordenadas.

3 claves para conseguir que los niños sean ordenados

1. Organizarse. Es muy importante que a los padres insistan a los niños en organizar la tarea y planificar todo lo que van a necesitar antes de empezar, para que el desarrollo de la misma sea lo más adecuado posible. Además, con un orden previo, el desempeño de la tarea es más fácil. Por ejemplo si el niño tiene que hacer un trabajo de clase, debe antes recopilar todo lo que necesite para hacerlo y pensar en cómo lo va a desarrollar.

2. Mantener la concentración. Focalizar su atención en la actividad que está desempeñando. Que aprenda a decir que no a las posibles distracciones es muy importante para que pueda hacer la tarea adecuadamente. Si los padres insisten en este aspecto, poco a poco irá ganando independencia y no tendrán que estar tan pendiente de el cuándo tenga que hacer deberes, algún encargo, etc.

3. Completar la tarea. Cuando acabe, es muy importante que la repase, que supervise que ha quedado bien, y que le des los últimos retoques si es necesario, tanto como si son deberes o cualquier actividad.

Qué aprenden los niños con el orden

- Los niños aprenden las habilidades que necesitan. Ponerse un cuenco de cereales, vestirse en cambio hay otras que les van a costar más porque consideran que no son tan necesarias como hacer la cama. Es en este tipo de tareas en las que hay que insistir.

- Estas habilidades les ayudan a desarrollar una sensación de independencia. Si el niño de 4 años ya es capaz de vestirse sol, se creará en él una sensación de independencia y de satisfacción que le moverá a hacer otras tareas por si mismo.

- Los padres tienen que reforzar su independencia y eso le anima a aceptar cierto nivel de responsabilidad. Los niños aprenden que los demás les fijan expectativas y que ellos las pueden cumplir.

- Enseñarle cómo hacer cosas por sí mismo, con interés, paciencia y amabilidad que tu hijo se sienta querido y cuidado.

Marisol Nuevo Espín

Te puede interesar:

- La mochila escolar, un buen sitio para trabajar el orden

- Encargos por edades para responsabilizar a los niños

- 30 ideas de encargos para tus hijos

- Video: ¿por qué las madres nunca terminamos las tareas?

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.