Cómo hacer un presupuesto familiar para evitar despilfarros

Cómo hacer un presupuesto familiar para evitar despilfarros
UN PRESUPUESTO FAMILIAR ES IMPRESCINDIBLE

Poner en marcha un hogar conlleva numerosos gastos. Son muchos los dispendios a los que se debe hacer frente, desde aquellos que se vinculan a la llegada de un hijo (compra de unas, ropa y otros artículos) como los que surgen en el día a día (compra de productos de consumo diario como alimentos o pago de facturas). Todo ello sin contar con el dinero destinado a actividades de ocio.

Si bien muchos de estos gastos son inevitables, lo que sí pueden prevenirse son los despilfarros. ¿Cuál es el secreto para ello? Elaborar un presupuesto familiar con el que evitar los grandes dispendios en el hogar. Saber a qué se destina cada euro y céntimo en casa es muy importante a la hora de controlar el gasto. Un objetivo para el que el portal Coche, Casa, Curro ofrece los siguientes consejos.

Ingresos y gastos

El primer paso para elaborar el presupuesto familiar es conocer de cerca la cantidad de dinero que se ingresa en casa y los gastos que están por venir. La primera misión es fácil, el sueldo de cada uno de los integrantes determinará esta partida que marcará el punto de partida antes de planificar el mes. Todo ingreso debe quedar reflejado y recordado, como por ejemplo dinero que proceda de actividades ajenas al empleo, como alquileres, acciones, etc.

A la hora de establecer los gastos, hay que empezar teniendo en cuenta los más importantes como son el pago de la hipoteca o del alquiler y el de las facturas. Es decir, el dinero destinado a asegurar el funcionamiento del hogar. Antes de pasar a otros dispendios es importante guardar una cantidad para contar con un colchón económico en el caso de que en el futuro aparezca un revés.

Los expertos recomiendan ir reflejando tanto ingresos, como gastos (dividiendo estos en función de las partidas) en una hoja de cálculo usando un programa informático de ofimática. De esta forma la tecnología irá cuadrando ambos bloques y será más fácil ver si la cantidad de dinero que sale de casa se asemeja a la que entra. Si el segundo número es superior, habrá que revisar los dispendios.

¿Imprescindibles o prescindibles?

A la hora de reflejar los gastos en esta hoja de cálculo es importante diferenciar entre una jerarquía que empiece diferenciando entre:

- Imprescindibles. Un ejemplo es el pago del alquiler en la familia, sin estos gastos el hogar no podría funcionar y, por tanto, deben ser los primeros en ejecutarse. Material escolar, prendas de ropa (cuando el fondo de armario es escaso o se requiere una prenda especial para el colegio) y la compra básica también se encuadran aquí.

- Prescindibles. Suponen todos aquellos que podrían eliminarse sin que altearse el funcionamiento normal del hogar. Aquí se podría incluir desde el regalo por el cumpleaños de algún miembro, pasando por las vacaciones, hasta las salidas al cine, teatros, etc.

Damián Montero

Te puede interesar:

- 12 trucos para salir a comer con niños

- 5 destinos de vacaciones para familias con niños

- Los principales gastos del bebé y trucos para ahorrar

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.