Actualizado 04/12/2021 21:15 CET

Ciberseguridad, el quebradero de cabeza de los padres actuales

La ciberseguridad es un quebradero de cabeza para los padres.
La ciberseguridad es un quebradero de cabeza para los padres. - ISTOCK

Las nuevas tecnologías llevan ya mucho tiempo entre nosotros, y no solo las usan los adultos, sino que los niños y adolescentes también se adentran en el universo online y se enfrentan a varios peligros. Por ello, en los últimos tiempos, la preocupación por la ciberseguridad ha crecido y en la actualidad supone uno de los grandes quebraderos de cabeza de los padres, tal y como indica el estudio presentado por Samsung Newsroom España.

Un estudio en el que, paradójicamente, gran parte de los padres reconoce no tener instalado ningún instrumento de control parental en los terminales de acceso de sus hijos, ya sean tablets, smartphones, o portátiles. Entre las preocupaciones de los progenitores, la posibilidad del acceso a contenidos inadecuados, o el ciberacoso, así como la pérdida del hábito de lectura y escritura, encabezan la lista.

Los padres no conocen herramientas de ciberseguridad

El II Estudio sobre Seguridad y Privacidad la ciberseguridad en el colegio es un tema de gran preocupación para los padres. Pese a ello, los progenitores presentan un bajo nivel de conocimiento de las aplicaciones que se suelen usar para evitar estos peligros. De hecho, aunque 3 de cada 4 padres encuestados afirmen que este es un tema que les quite el sueño, desconocen las tecnologías que se usan en las escuelas para mantener lejos estos riesgos.

Los padres citan el acceso a contenidos inapropiados, el ciberacoso, o la pérdida del hábito de lectura y de escritura como los principales riesgos derivado del uso de las nuevas tecnologías en el colegio. Si se pregunta por la ciberseguridad en casa, el 83% de los encuestados indica que este es un asunto que les preocupa, pese a que casi la mitad de los mismos no ha instalado ningún instrumento de control parental en los dispositivos de acceso.

En cuanto a los dispositivos más usados, el portátil (79%), la tablet (71%) o el smartphone (64%) son los que más se utilizan para hacer los deberes. Si se tiene en cuenta el tiempo de utilización, se observa que los menores de 13 años emplean una media de 2 horas diarias durante la semana y de 2,67 horas en el finde. Cantidad que aumenta a 3,25 y 4 horas, respectivamente, en los adolescentes. Cabe destacar que este empleo de las pantallas es tanto para fines académicos como lúdicos.

Eso sí, tanto niños como adolescentes usan más el móvil por motivos de ocio que para fines educativos. En el caso de los menores de 13 años, el 60% lo usa para su entretenimiento y el 40% para su propia formación, mientras que los de mayor edad el porcentaje es del 54% y del 46% en cada caso.

Cuando las nuevas tecnologías ayudan

Un uso adecuado de la tecnología puede fomentar el aprendizaje entre los más pequeños. De hecho, según un estudio de la plataforma internacional de sostenibilidad Quiero y Samsung, más del 80% de los profesores encuestados aseguran que la tecnología en la educación puede facilitar el aprendizaje del alumno.

Además, el 67% siente que la tecnología puede ayudar a relacionarse mejor con el alumno y saber más sobre ellos (por ejemplo, qué necesitan, qué piensan, qué les gusta). Igualmente, el 71% de los docentes también considera que la tecnología fomenta el trabajo en equipo, la interacción con los compañeros, la creatividad y otras competencias sociales.

Damián Montero

Te puede interesar:

Cómo proteger a los hijos de los peligros de Internet

- Nativos digitales, una generación de hijos diferente

- El primer teléfono móvil de los niños: enséñales a usarlo

Smartphone, cómo educar para un uso responsable

- Descubre todo sobre el ciberbullying

Para leer más