Actualizado 20/02/2020 10:32:20 +00:00 CET

Cómo descubrir las ciencias de 6 a 8 años

El descubrimiento de las ciencias: un acercamiento a partir de los 6 años
El descubrimiento de las ciencias: un acercamiento a partir de los 6 años - ISTOCK

Los niños no necesitan aprender a explorar, preguntar y manipular; nacen con un fuerte deseo de hacerlo. A los niños les produce satisfacción ser capaces de manejar y controlar cosas y resultados que están más allá de sus propios cuerpos, lo que les conducirá a entender mejor el mundo que les rodea. Entre los 6 y los 8 años pueden descubrir el apasionante campo de las Ciencias.

A medida que, espontáneamente, van investigando las propiedades del mundo físico, los niños van añadiendo nuevos conocimientos y comprenden mejor los sucesos circunstancias de la vida.

La ciencia a través de la experiencia

Al tocar, manipular, experimentar, sentir, etc., los niños se sienten capaces de adquirir toda esta información, ampliando y profundizando en la comprensión del mundo que les rodea para:

- amplíar sus conceptos acerca del peso y masa cuando hacen flotar objetos en un recipiente de agua

- entender mejor la presión del aire y el movimiento cuando dejan caer plumas y las ven flotar en el aire hasta llegar al suelo

- hacerse una idea del proceso vital cuando se les permite cuidar animales y plantas.

El mundo que les rodea

Entre los 6 y los 8 años, debe ponerse el énfasis en que los niños entiendan las propiedades del mundo que les rodea. Pues sólo a través de la comprensión de las propiedades físicas del aire, del agua, del suelo, del tiempo atmosférico y otros fenómenos naturales, serán capaces en el futuro de resolver los problemas que se encontrarán al enfrentarse con el mundo real.

Los niños pequeños no aprenden cuando les presentamos algo que no les interesa; simplemente lo dejan de lado. Les interesan, sobre todo, los materiales y objetos que atraen y captan su atención.

Ellos mismos suelen llevar en el bolsillo cosas que no tienen ningún valor: un caramelo, un palo de chupa-chups, una canica, un trozo de vidrio, un tornillo doblado... Hay que saber rentabilizar esta natural curiosidad proporcionándoles un lugar donde puedan colocar sus tesoros. Por eso, cuando se utilizan materiales elaborados, que "no pueden tocarse" para un experimento, el niño se entera de muy poco, pues no los conoce.

Preguntas y curiosidades

¿Por qué ha pasado esto? ¿Por qué funciona aquello de esa manera? ¿Qué sucedería si...? Los niños hacen diariamente estas preguntas sobre el mundo que les rodea. Con las Ciencias es posible alimentar su curiosidad, los niños pequeños tienen que estar físicamente actuando sobre un concepto, para entender una definición. Un concepto tiene verdadero significado para ellos cuando lo han comprobado mediante exploración y manipulación.

Qué materiales se pueden utilizar

Los materiales que se necesitan son fáciles de conseguir. Por ejemplo, un cartón de leche vacío. ¿De dónde procede la leche? Esta sola pregunta puede conducir a una serie de preguntas sobre las vacas, los animales de granja, las crías de animales, los productos que se obtienen de los animales, su domesticación, etc. Todo esto partiendo nada más que de una pregunta. Y eso sin hablar de cómo llega la leche a la escuela, qué sucede anteriormente, cómo se prepara, qué se le añade o quién la compra...

Beatriz Bengoechea. Psicóloga y orientadora familiar

Te puede interesar:

- ¿Qué es esa cosa de la ciencia?

Niños científicos: alimenta su curiosidad

- Descubre la ciencia: 6 experimentos con agua para niños