Actualizado 03/11/2021 13:09 CET

Cómo enseñar a los hijos a comportarse en clase

Así podrás enseñar a tus hijos normas de comportamiento en clase
Así podrás enseñar a tus hijos normas de comportamiento en clase - ISTOCK

A medida que el niño crece, este pasa a desarrollarse en otros entornos distintos a la familia, como el grupo de amigos o la escuela. Si bien cuando juega con su círculo habitual los padres pueden atender a su comportamiento, en las aulas quedan bajo la supervisión de sus profesores. Los profesionales de la enseñanza se encargan de transmitirles conocimientos, sin embargo a los progenitores corresponde que sepan modales y comportamiento.

Hay una frase que dice que el profesor enseña y los padres educan. Entre los aprendizajes que se deben brindar están las normas de cortesía y modales para garantizar un buen comportamiento en clase, con el fin de que las jornadas lectivas se desarrollen de la mejor manera y para que el resto de alumnos no vean alterada su vida académica. Con este fin desde la Academia Americana de Pediatría se dan estos consejos.

Decálogo para una buen comportamiento

Los pediatras americanos indican los siguientes consejos para aplicar la disciplina positiva para educar a los más pequeños:

- Mostrar y decir. Los padres deben enseñar a sus hijos la diferencia entre lo bueno y lo malo con palabras y acciones calmadas. En otras palabras, ser un ejemplo de la conducta que usted quiere ver en sus niños.

- Poner límites. Los padres deben aplicar reglas que sean claras y coherentes que los niños puedan seguirlas. Hay que explicar estas normas en términos apropiados para la edad con el fin de que puedan entenderlas.

- Determinar consecuencias. De forma calmada, pero firme hay que explicar las consecuencias de no portarse bien. Por ello hay que estar listo para cumplir lo establecido de inmediato, nunca hay que mostrar que hay situaciones en las que no hay consecuencias.

- Escuchar bien lo que dicen. Escuchar es importante, hay que dejar que los niños terminen su argumento antes de ayudarlo a resolver el problema. Por ello hay que estar atento a las señales de comportamientos que siguen ciertos patrones y hablar con ellos al respecto en lugar de enfocarse solo en el castigo.

- Prestar atención. La forma más efectiva de disciplinar a los hijos es prestarles atención, para fomentar los buenos comportamiento y desalentar los malos. Hay que recordar que, todos los niños quieren que sus padres les presten atención.

- Prestarles atención cuando se están portando bien. Los niños necesitan saber cuándo se están portando mal, y cuando se están portando bien. Hay que hacerles saber cuándo el comportamiento es adecuado, elogiando sus aciertos.

- Saber cuando es bueno reaccionar. Mientras que los niños no esté haciendo algo peligroso y reciba atención por su buen comportamiento, se debe ignorar las malas conductas.

- Hay que estar siempre listo para cualquier problema. Los padres deben estar preparados con anticipación a las situaciones en las que su niño se le puede dificultar comportarse.

- Reorientar el mal comportamiento. Algunas veces los niños se comportan mal porque están aburridos y no saben qué otra cosa hacer. En estas situaciones se debe ofrecer otras cosas que su niño pueda hacer.

- Recurrir a la pausa obligada. Una pausa obligada puede funcionar muy bien cuando no se ha cumplido alguna regla. La disciplina funciona mejor cuando se ha advertido al niño que si no hace caso, tendrá que hacer una pausa obligada; se debe recordar a los hijos qué fue lo que hicieron mal con pocas palabras.

Damián Montero

Te puede interesar:

- El refuerzo positivo frente al castigo infantil

- Claves para prevenir las conductas molestas en clase

- Las claves de la desobediencia infantil

- Cómo manejar el mal comportamiento infantil