Influencers infantiles, su mundo en las redes sociales

Influencers infantiles
ISTOCK

Internet ha cambiado por completo la forma que tenemos de comunicarnos y relacionarnos con los demás. Esto ha tenido sus repercusiones en el mundo de la publicidad, en el que ha surgido la figura del influencer. Esta novedad que surge a partir de las redes sociales influye también a los niños, quienes utilizan las plataformas digitales para expresarse.

Un influencer es una persona que tiene gran influencia en las redes sociales (YouTube, Instagram, Facebook, etc.) y cierta credibilidad sobre un tema concreto. Por este motivo, es un recurso que comienza a ser usado por las marcas para promocionar sus productos; un 60% de los profesionales del marketing en España los utilizan. Los influencers pueden ser tradicionales (como periodistas especializados) o personajes famosos o celebrities. Incluso, niños y jóvenes menores de edad participan de este nuevo fenómeno.

Sin embargo, el tema de los influencers puede ser más delicado al tratarse de un menor. Ya sea que el un niño actúe como influencer o se vea influenciado por uno en las redes sociales, es importante tomar en cuenta factores como los derechos de imagen, la protección al menor y la capacidad de comprensión que tienen los niños ante el contenido publicitario.

Cómo debería ser el mundo influencer infantil

Por ahora, parece que los influencers llegan para quedarse. Por este motivo, para velar por el bienestar de los menores, establecemos algunas pautas a modo de guía práctica que los influencers, ya sea niños o adultos cuyo público es infantil, deberían seguir en su actividad en las redes sociales:

1. Ser modelo. Los niños influencers son modelos de otros menores. Por este motivo es necesario que eviten situaciones peligrosas, como el uso de herramientas afiladas o el fuego. En caso de que la actividad del influencer conlleve algún riesgo, es importante que se haga bajo la supervisión de un adulto.

2. No a la publicidad encubierta. Es necesario distinguir de forma clara el contenido de entretenimiento de los anuncios publicitarios, para no generar confusión en el menor.

3. Emplazamiento de productos. En relación con el punto anterior, está prohibido por ley el emplazamiento de productos en programación infantil, debido a la incapacidad de los niños para comprender que un producto aparece en un vídeo porque es promocionado por una marca. Esto es más difícil de regular en redes sociales, pero debería cumplirse por responsabilidad para con el menor.

4. Concursos. Al hacer concursos o sorteos en las redes sociales, algo muy común, es necesario esforzarse por proteger los datos de los menores e intentar verificar que cuentan con el consentimiento de sus padres. A partir de los 13 años, la participación en sorteos y concursos es posible, siempre que no haya contraprestación.

5. Uso de imágenes. Es necesario prestar especial atención al uso de imágenes de menores sin su consentimiento.

6. Videojuegos. Algunos influencers promocionan videojuegos o aplicaciones. Es recomendable que, al presentar el producto, definan cuál es el rango de edad recomendada para evitar así que niños utilicen juegos no aptos para su edad.

7. Hábitos saludables. Los influencers no deben promover hábitos poco saludables como desórdenes alimenticios o la violencia, sino que deberían abogar por el bienestar infantil incentivando la convivencia y una dieta saludable.

Isabel López Vásquez
Asesoramiento: IAB Spain y la Universidad Rey Juan Carlos en su Guía Legal sobre niños 'influencers.

Te puede interesar:

- España tiene una ley pionera en protección a la infancia

14 años, edad en la que los niños deberían acceder a redes sociales, según la mayoría de padres

Guía práctica de redes sociales para padres

- Videojuegos, cómo educar jugando

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.