Divertidos planes veraniegos como alternativa a las pantallas

Los mejores planes para un verano divertido y sin pantallas.
ISTOCK

El verano llegó y con él las vacaciones de los más pequeños de la casa. Varios meses de descanso y tiempo libre que hay que llenar con diversas actividades. En muchas ocasiones, el calor y la falta de costumbre puede provocar que estos momentos se rellenen con horas frente a las pantallas, ya sea la del móvil o la de una consola de videojuegos.

Si bien no hay que privar a los más pequeños del acceso a las nuevas tecnologías, deben primarse otras actividades que fomenten la movilidad por encima del sedentarismo. Por ello, te ofrecemos varias alternativas a las pantallas que durante el verano asegurarán la mejor de las diversiones a los pequeños y a los mayores que querrán apuntarse a esta lista de ideas para el verano.

Actividades para un verano divertido

Leer un libro

Si bien internet puede ofrecer un mundo inabarcable, repleto de información, contenidos y juegos, los libros siguen siendo una de las mejores herramientas para viajar a otros universos. Desde una aventura de piratas, hasta el descubrimiento de planetas lejanos, o conocer lo apasionante que fue la vida de una personalidad histórica.

Este verano deja que los más pequeños den rienda suelta a su imaginación a través de las páginas de un libro. Existen tantas opciones como gustos para leer en verano, ¿cuál será el elegido?

Deporte

La rutina diaria de los más pequeños quizás les impida dar los primeros pasos en el deporte durante el curso escolar. Sin embargo, las vacaciones pueden ser el mejor momento para ello. No solo porque el tiempo libre les permite iniciarse dentro de estas prácticas, sino porque son muchas las opciones divertidas relacionadas con esta época del año.

Natación, rutas en bicicleta por bosques, senderismo por parajes naturales, hasta campamentos marcados por actividades deportivas. Al igual que en el caso de los libros, existe una opción para cada tipo de persona.

Ruta cultural

Exámenes, trabajos, extraescolares, etc. Cumplir con el horario durante el curso escolar hace más difícil que los más pequeños puedan disfrutar de la oferta cultural de su ciudad. Musicales, teatros, exposiciones de arte, museos de historia... la lista no es precisamente pequeña. Por ello, una buena opción durante el verano es la de organizar una ruta por todos estos lugares y aprovechar todas las ventajas que ofrece el turismo cultural para las familias.

Con una buena organización, y teniendo en cuenta los gustos de los más pequeños de la casa, se puede organizar una buena ruta por los lugares más emblemáticos y pasad un verano repleto de cultura.

Cocina

La cocina es uno de los grandes pasatiempos para disfrutar en familia. No solo porque se estrechan lazos al tener que colaborar todos en la elaboración de un plato y se empieza a dotar a los pequeños de habilidades que contribuirán a su independencia, llegada la hora. Sino porque el resultado de esta actividad también se puede disfrutar entre todos.

Un rico postre, recetas exóticas o el plato favorito de cada uno son alternativas sencillas para cocinar con niños y en familia. Este verano, aprended a cocinar y pasad unas vacaciones de lo más culinarias.

Aburrirse

Aunque parezca contraproducente, aburrirse en el verano tiene grandes beneficios para los más pequeños. Cuando no hay nada que hacer y les toca a los más pequeños ponerse a pensar en qué hacer, es entonces cuando su mente se activa y empiezan a imaginar planes para divertirse.

Damián Montero

Te puede interesar:

- Las 10 mejores playas para ir con niños este verano

- Motivos para ir a un cine de verano con los niños

- Los hijos son determinantes para elegir las vacaciones

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.