Actualizado 30/03/2021 11:10 CET

¿Cuándo acudir a un psicólogo infantil?

Señales que indican que debemos acudir a un psicólogo infantil
Señales que indican que debemos acudir a un psicólogo infantil - RIO PSICOLOGÍA

Los niños a lo largo de su desarrollo físico y mental pasan por diferentes etapas en las que los padres deben estar ahí para acompañarlos en este viaje. En ocasiones, durante estas etapas los progenitores pueden observar determinados comportamientos o señales que consideran preocupantes. En este momento, es necesario acudir a psicólogos infantiles expertos, con el fin de despejar todas vuestras dudas y que os ayuden a sobrellevar ciertos cambios en vuestros hijos.

Estos especialistas pueden aconsejaros sobre cómo actuar con los peques de la casa, los cuales pasan por diferentes fases durante su crecimiento con sus propias particularidades. Estos expertos en psicología infantil os explican qué comportamientos y habilidades son propios de cada edad, y ayudan a los niños a entenderse mejor.

Acudir a un gabinete psicológico infantil si notáis que su conducta se aleja de la usual en otros niños de su edad. Os ayudarán a comprender la raíz de cualquier problema psicológico que les pase a vuestros hijos. Por ejemplo, si sentís que ha ocurrido un cambio repentino en su personalidad, qué tiene problemas para conciliar el sueño... Todo ello ha podido comenzar por dificultades académicas en el colegio o al relacionarse con los compañeros de clase.

Es necesario pedir cita con un psicólogo infantil si como padres creéis que estas conductas están teniendo una influencia directa en su día a día. Es decir, valorar si le están condicionando o si le están provocando malestar y si, además, esto está afectando al bienestar de toda la familia. Y, en definitiva, estos psicólogos infantiles os ayudarán a manejar los comportamientos de vuestro hijo y a entender sus preocupaciones, y saber cuáles son sus necesidades.

¿En qué consiste una terapia psicológica para niños?

El psicólogo también orienta a los padres en la educación de sus hijos con una primera entrevista, y acompaña en este proceso gracias a sus habilidades y experiencia en el mundo de la psicología. En este primer contacto también evalúa el diagnóstico del niño y a continuación, comienza la evaluación junto al pequeño, y si es necesario con la presencia de sus padres. Mediante juegos o dibujos se acerca a él e intenta entender cuál es el problema.

A veces ciertos cambios o situaciones, como un divorcio o la muerte de un familiar, pueden provocar cierto malestar evidente o no en su comportamiento. Es necesario que el niño se adapte a estos cambios y un psicólogo puede ayudar en esta tarea, evaluando sus conductas y poniendo sobre la mesa ciertas estrategias para superar estos cambios de una manera adecuada.

Debes saber analizar si el problema que presenta tu hijo es tan recurrente como para acudir al psicólogo. Aunque es cierto que una detección temprana ayuda sobremanera a este equipo de especialistas. Debido a que, desde la primera consulta, ellos estarán recopilando información valiosa de todos sus comportamientos y les resultará más fácil llegar a la raíz del problema.

En el gabinete psicológico, además de acompañar al niño, detectarán ciertos síntomas, como ansiedad o frustración, lo que implicará ciertos miedos o fobias, fracaso en el ámbito escolar, dependencia de los padres, dificultades al relacionarse... Atajar estos problemas en el presente es clave para evitarlos en el futuro.

Finalmente, la terapia psicológica con niños tiene como objetivo principal ayudaros a los padres a entender el comportamiento de su hijo y, facilitar al niño ciertas estrategias con las que entienda mejor sus emociones y que pueda gestionar de una manera más eficiente los problemas que derivan de ello. Con todo esto no ofrecemos ningún diagnóstico o tratamiento, sino que os invitamos que acudas con tu hijo a terapia para que trate tu caso.

Marina Berrio

Te puede interesar: 

- 5 tips de psicólogos para el desarrollo emocional de los niños

- Psicólogo o coach, ¿a quién necesitas?

- La depresión, ¿es cosa de niños?

Contador