Actualizado 23/07/2015 13:39 CET

Niños que tienen fobia escolar

Foto:
Foto: HACER FAMILIA Ampliar foto

Muchos son los niños que no quieren ir a la escuela o que incluso hacen novillos, pero hay algunos que lo que sienten es verdadero terror. La fobia escolar es uno de los trastornos de ansiedad infantil que afecta de una forma más negativa al desarrollo del pequeño. ¿En qué consiste?

La fobia escolar se caracteriza por ser un rechazo intenso que lleva al niño a padecer un nivel de ansiedad intenso ante la idea de tener que ir al colegio.

Al tratarse de una fobia, hablamos de un temor excesivo e irracional que se desencadena por la presencia o anticipación de un objeto o ate una situación determinada. Lo que lleva al intento de evitar ir al colegio por parte del niño para no sufrir la ansiedad o angustia que esto conlleva.

Síntomas de la fobia escolar

- Problemas para ir al colegio, ausencias prolongadas, es decir, el niño se queda en casa y estas ausencias son consentidas por sus padres.

- Intenso malestar emocional: temor, irritabilidad o un exceso de quejas físicas como medio para no tener que ir a colegio.

Causas de la fobia escolar

- Mala experiencia directa en la escuela. Una de las causas frecuentes es que el niño tenga una mala relación con un profesor o compañero, por lo cual, el niño intentarápor todos los medios evitar estas situaciones no acudiendo al colegio.

- Mala experiencia contada por otras personas. No es necesario que el niño haya padecido en su piel una mala experiencia, basta con que la haya visto en otro compañero para evitar pasar por lo mismo.

- Refuerzo por parte de la familia. Aparece cuando al niño se le presta más atención en los momentos que muestra miedo o se queja en casa que cuando no lo hace. De esta manera, potenciamos a que la fobia se mantenga y sirva como puente para que el niño obtenga nuestra atención.

- Rasgos de la personalidad. Por déficit de habilidades sociales, timidez, tendencia a quedarse aislado, etc.

¿Qué deben hacer los padres contra la fobia escolar?

- El niño no debe faltar al colegio. Si no le fomentamos a que vaya a la escuela ayudará a que el miedo o el pánico ante la situación escolar vaya en aumento. Habla con el niño sobre cómo se siente. Tratar de entender cómo se siente, pensar si nosotros hemos vivido alguna situación parecida en nuestra infancia, ayudara a conectar con el sentimiento de pánico de "niño a niño". Quizá esto ayuda a que en vez de enfadarnos podamos empatizar más con ellos.

- Ayudar a poner palabras a lo que siente el niño. Poner palabras a la situación que los hijos pasan, ayudará a entender y a conectar los síntomas físicos con su malestar emocional. Por ejemplo, si el niño siente un fuerte dolor en la barriga, lo más seguro que sea un síntoma provocado por los nervios que siente ante la idea de ir al colegio. 

- Ir a un especialista. Es importante que los padres puedan consultar con un especialista, para que el niño o niña, pueda contar con un espacio propio en el que trabajar sobre su malestar.

Noelia de Santiago Monteserín