Colitis ulcerosa, qué es y cómo tratarla

Qué es la colitis ulcerosa y cómo se puede tratar
Foto: ISTOCK Ampliar foto

Son muchos los problemas de salud por los que puede pasar un niño. En algunos casos de fácil solución como en el caso de los constipados o jaquecas, en otros hay que prestar especial atención y atender a los síntomas de estos malestares por si estuviéramos ante una situación más grave de la que creíamos.

Un buen ejemplo es la colitis ulcerosa, una enfermedad que aunque rara, requiere de la atención de los adultos ya sea para descartarla y valorar otra posibilidad, o para iniciar el correspondiente tratamiento y supervisión. Esta afección es crónica, lo que quiere decir que sus síntomas perduran a lo largo de toda la vida. Sin embargo, un rápido diagnóstico ayuda a que sus síntomas sean menos agresivos.

Qué es la colitis ulcerosa

La Asociación Española de Pediatría, AEP, define la colitis ulcerosa como una enfermedad caracterizada por la inflamación crónica del intestino grueso. Esta constante irritación termina por causar úlceras en el interior de este órgano, especialmente a la zona del recto. No obstante los especialistas recuerdan que todas las partes pueden quedar afectadas por este problema.

Los pediatras explican que aunque la colitis ulcerosa es más común en adultos que en menores, cada vez se están registrando más casos en niños. A día de hoy en España un 30% de estos casos se producen en menores de 20 años, un motivo por el cual los especialistas piden a los padres que estén muy atentos a los posibles síntomas:

-Diarrea con heces líquidas llenas de moco, sangre, o ambas.

-Dolor abdominal agudo.

-Esfuerzo anormal a la hora de expulsar las deposiciones.

-Fiebre.

-Excesivo cansancio sin previa actividad física.

-Alarmante pérdida de peso.

Los pediatras expresan que una de las características de estos síntomas es que suelen aparecer cada cierto tiempo. De esta forma la colitis ulcerosa tiene brotes que hagan que el niño padezca todos estos problemas y otros periodos en donde la salud del menor sea totalmente normal.

Cómo diagnosticar y tratar la colitis ulcerosa

Ante el carácter crónico de esta enfermedad y la dureza de los síntomas en los niños se hace evidente la necesidad de acudir a un especialista para confirmar o descartar la colitis ulcerosa. Para diagnosticar esta afección el médico recurrirá a pruebas como análisis de sangre, examen de heces, ecografías abdominales y endoscopia.

En cuanto a su tratamiento, no hay ninguna cura para esta enfermedad. La misión de este procedimiento será fundamentalmente aliviar los síntomas e intentar que no aparezcan de nuevo, además de asegurar que los niños crezcan y se desarrollen adecuadamente.

El tratamiento dependerá de cada paciente. Los fármacos más utilizados incluyen los aminosalicilatos, compuestos parecidos a la aspirina, y los corticoides, que funcionan disminuyendo la inflamación. También se pueden usar medicamentos inmunosupresores que bloquean la actividad perjudicial y anormal del sistema inmunológico, el sistema defensivo del organismo, contra el intestino.

Como la parte más afectada del intestino grueso suele ser el recto, en la mayoría de los casos se recomendará un tratamiento tópico mediante fármacos administrados en forma de enemas o supositorios, asociados al tratamiento general (jarabes, pastillas, etc.).

Damián Montero

Te puede interesar:

Qué hacer si tu hijo tiene fiebre

- Principales errores de los padres cuando sus niños se ponen enfermos

4 formas de evitar la resistencia a los antibióticos

- Urgencias pediátricas: cómo hacer un buen uso de ellas

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.