Actualizado 26/06/2020 11:29:24 +00:00 CET

Los controles periodicos y las vacunas no deben retrasarse por miedo al coronavirus

Hay circunstancias y síntomas que requieren atención sin demora
Hay circunstancias y síntomas que requieren atención sin demora - ISTOCK

Algunos diagnósticos de patologías  como apendicitis, están llegando demasiado tarde a los hospitales por miedo al contagio por coronavirus. Desde el ámbito de la pediatría, son muchos los profesionales que manifiestan su preocupación por la salud de los niños que, en el contexto de la crisis del coronavirus, no han acudido a los centros hospitalarios pese a presentar síntomas patológicos.

Los especialistas coinciden en que ahora es muy necesario lanzar mensajes de tranquilidad a través de diversas iniciativas divulgativas, para advertir a todos aquellos padres que aún se muestran reticentes que acudir a consulta es seguro y que hay circunstancias y síntomas que requieren atención sin demora.

Tras la implantación de la consulta telefónica, actualmente la atención presencial se ha recuperado casi en su totalidad. "Las consultas telefónicas han disminuido y eso es señal de que se está perdiendo el miedo", asegura Andreas Palberg, pediatra de la Policlínica Nuestra Señora del Rosario, pero "aún existe. Los padres están indecisos, no saben si salir de casa o no para llevar a su hijo al médico", añade.

Cómo ha influido el coronavirus en la atención y salud de los menores

Andreas Palberg, pediatra

"Al principio, no hubo mucha información de la Asociación Española de Pediatría, la situación estaba un poco en el limbo y había miedo", opina. No fue hasta el mes de abril cuando la SEP se reunió y confirmó que las vacunas se debían mantener con obligatoriedad hasta los 15 meses, sin retrasar su aplicación.

Y es que en opinión del pediatra, "no ganamos nada con tener a los niños limpios de coronavirus, pero que dentro de 6 meses aparezca sarampión, rubeola o tosferina". El hecho de que empezara a haber más información contribuyó positivamente, según Palberg, a que se comenzaran a retomar revisiones aplazadas y a reanudar programas de vacunación.

Riesgo de los diagnósticos tardíos

Los pediatras insisten en que tanto revisiones de salud como vacunas se deben hacer tal y como están pautadas, sin retrasar la asistencia a la consulta. "En el momento más crítico de la crisis se retrasó el diagnóstico de algunas patologías, como apendicitis, enfermedades crónicas sin tratar... Algunos diagnósticos llegaron demasiado tarde por el miedo al contagio, y esto no debemos hacerlo. Hay que pensar que algunos niños tienen enfermedades crónicas que necesitan controles periódicos, no se deben retrasar las visitas. Ahora mismo no recomendamos tampoco retrasar ninguna vacuna", subraya el pediatra del Grupo Policlínica.

Otra gran duda que asalta a los padres es la de llevar o no a su hijo a urgencias. ¿Cuál es la gravedad que lo marcaría? "En principio los criterios no son tan diferentes como en situaciones normales", asegura el doctor Palberg. "Si hay un pico de fiebre se puede solventar en casa con paracetamol o ibuprofeno. Si la fiebre es alta y persiste durante más de dos días deberían acudir a urgencias o a la consulta de pediatría, también en caso de niños que inician un cuadro de dificultad respiratoria o ante indicios de un cuadro de gastroenteritis importante. Cuando hablamos de bebés menores de dos meses conviene acudir directamente a consultas de pediatría o a urgencias, porque la fiebre puede ser señal de alguna patología", explica.

Patologías típicas infantiles 'desaparecidas' durante la Covid-19

Por el contrario, una de las consecuencias 'positivas' del confinamiento y la suspensión de toda la actividad educativa ha sido la reducción significativa de patologías típicas infantiles como resfriados, gastroenteritis, o diarreas.

"Cuando no hay guarderías hay menos contacto entre los niños y, por tanto, hay menos contagios y se reducen estas enfermedades significativamente. Además, tampoco ha aumentado la población infantil debido al turismo, algo que otros años hacía que no bajasen mucho las habituales patologías infantiles, pero este año es atípico", apunta Andreas Palberg.

Coronavirus y niños con patología respiratoria

El coronavirus no afecta tanto a los niños como a los adultos y tampoco desarrollan muchos síntomas. Hay varias teorías al respecto: una dicen que el virus no puede agarrarse a la mucosa de los niños y otrasque los niños están inmunizados, gracias a alguna defensa desarrollada frente a la cantidad de virus que padecen.

"Los casos que se han visto han mostrado dificultades respiratorias, pero, en líneas generales, se puede decir que los niños no enferman mucho si se contagian", asegura Palberg. Parece que incluso en los niños con patología respiratoria previa el coronavirus no supone enfermar tanto como para los mayores, aunque "en caso de niños con asma muy grave sí se recomienda tener más precaución para evitar el contagio", advierte el pediatra.

Hábitos de higiene y seguridad antes de la vuelta al cole

El Ministerio de Educación acaba de avanzar las condiciones por las que se regirá el inicio del curso escolar el próximo mes de septiembre y será presencial. Aunque ahora las condiciones sean mejores, los pediatras recomiendan no bajar la guardia. "En cuanto a la distancia de seguridad, con los niños nos encontraremos con un problema. Tocarse forma parte del crecimiento y de su desarrollo, por lo tanto, tendremos que ver cómo reducir las posibilidades de contagio, por ejemplo, ver qué tipo de juguetes usan, si se pueden limpiar*.

La cruda realidad es que la educación volverá a su forma habitual y habrá que ver qué medidas se toman con los pequeños siendo poco viable mantener dos metros de distancia entre ellos", opina el especialista de Grupo Policlínica.

Los especialistas recomiendan aprovechar este momento para inculcar a los niños los hábitos de higiene y seguridad contra el virus, antes de la vuelta masiva al colegio o la guardería. "El virus sigue ahí y nuestros pequeños volverán al colegio o a la guardería, bajarán las temperaturas... La vida ha cambiado para todos, incluidos los niños, con lo cual debe empezar por los padres: ir acostumbrándoles e inculcarles una serie de hábitos como usar mascarilla, lavarse las manos o mantener la distancia de seguridad siempre que sea posible. Debemos aprovechar este momento para crear esos hábitos en los niños y así minimizar riesgos", concluye Palberg.

Marina Berrio
Asesoramiento: Andreas Palberg, pediatra de Policlínica Nuestra Señora del Rosario, principal grupo hospitalario de Ibiza

Te puede interesar: 

- Vacunas en tiempos de coronavirus, ¿qué hay que tener en cuenta?

- Lucía Galán: "La Covid-19 en niños es indistinguible de otras enfermedades respiratorias"

- Alarma sanitaria, ¿qué deben saber los padres sobre el coronavirus? Los pediatras hablan

- Cómo explicamos... el coronavirus a los niños

Contador