Actualizado 08/07/2021 11:12 CET

Iñaki Pastor: "La fisioterapia pediátrica puede reducir la hospitalización y los medicamentos"

Entrevista al fisioterapéuta pediátrico Iñaki Pastor
Entrevista al fisioterapéuta pediátrico Iñaki Pastor - PENGUIN

Es frecuente sentir inseguridad cuando no sabemos qué le pasa a nuestro bebé o qué necesita nuestro hijo/a. El dolor, las dificultades de aprendizaje, el déficit de atención, los comportamientos, los problemas de conducta... pueden ser enfocados de una forma integradora y funcional a través de la fisioterapía pediátrica.

El fisioterapeuta pediátrico Iñaki Pastor es coautor junto con la psicoterapeuta infantil Jara Acín de ¡Ayúdale a despegar! (Vergara), un manual práctico y didáctico que para explorar con la profundidad que desees lo que sucede en el interior de tu hijo mientras crece, madura y se desarrolla, y que además ofrece soluciones a determinados problemas comunes de la infancia.

La fisioterapia pediátrica, una gran desconocida

¿Por qué la fisioterapia pediátrica es la gran desconocida dentro de la fisioterapia? ¿Cómo podemos acercar esta disciplina a los padres que siempre han pensado en la fisioterapia como algo para adultos?
La fisioterapia pediátrica es bastante conocida entre los padres de niños con patologías o daños graves, pero poco a poco va siendo más conocida por toda la sociedad. Esto se debe a la enorme ayuda que ofrece a bebés y niños con todo tipo de dificultades y por supuesto, a sus familias. La fisioterapia pediátrica se abre cada vez más a acompañar el correcto desarrollo de bebés y niños, y está más comprometida en la prevención de los problemas futuros que pueden afectar a la salud y la vida del niño .

¿Qué niños son los que más pueden beneficiarse de la fisioterapia pediátrica?
Además de los niños con daños neurológicos y niños hospitalizados por diferentes causas, el resto de los niños que pueden beneficiarse de la fisioterapia pediátrica son: bebés con dificultades de lactancia, cólicos del lactante, bebés prematuros, problemas respiratorios y niños con problemas de coordinación, problemas posturales, niños que meten los pies al caminar o marchan de puntillas, traumatismos deportivos, problemas respiratorios, dolores de cuello o cabeza y muchos otros. Es particularmente interesante la ayuda de la fisioterapia en los niños y niñas con dificultades de atención y aprendizaje. Los estudios más recientes constatan muy a menudo dificultades de equilibrio y coordinación en este tipo de niños. En estos casos, una fisioterapia que mejore el desarrollo sensoriomotor de los niños tiene grandes beneficios sobre este tipo de dificultades dentro de un equipo interdisciplinar, por supuesto.

¿Cuál es la ventaja de la fisioterapia pediátrica para curar enfermedades sin recurrir a los medicamentos?
Hay muchos problemas de salud en los que los medicamentos son imprescindibles, no hay lugar a dudas. Por otro lado, también se ha visto que una buena intervención en fisioterapia puede reducir el tiempo de hospitalización en ciertas situaciones, reducir o permitir la retirada de ciertos medicamentos en ciertas patologías y mejorar el estado global del niño desde una perspectiva biopsicosocial, tal como la Organización Mundial de la Salud promueve a través de sus recomendaciones.

¿La fisioterapia pediátrica, además de curar, sirve para prevenir ciertas enfermedades o problemas de salud?
La palabra curar puede ser algo ambiciosa, pero es verdad que la fisioterapia puede mejorar claramente las condiciones de salud de un bebé y un niño, incluso en sus actividades de la vida diaria y en la participación junto con otros como jugar o aprender, lo que también es fundamental. Respecto a la prevención, efectivamente, ya desde antes de nacer una buena educación de las familias repercute en los buenos hábitos y estímulos que permiten un buen desarrollo en niños y en bebés.

La fisioterapia pediátrica puede contribuir a prevenir muchos problemas mejorando la cantidad y calidad de la actividad física en los niños.

También puede beneficiar enseñando a las familias buenas conductas para la gestión del exceso de moco en los niños, promoviendo los estímulos de movimiento y tacto en los bebés, la reducción del exceso de pantallas y muchas más situaciones.

¿Cómo funciona la fisioterapia respiratoria y cuándo se considera necesaria?
La fisioterapia respiratoria es una de las grandes opciones de la fisioterapia pediátrica, y es clave en la situación de bebés y niños con enfermedades muy graves. Pero realmente la fisioterapia respiratoria comienza en cada casa con las buenas recomendaciones para las familias como renovar y ventilar bien la casa todos los días, actividades al aire libre, reducir el uso de detergentes y elementos químicos agresivos en la limpieza, eliminar ambientadores que irritan terriblemente las mucosas de los más pequeños o enseñar a hacer correctos lavados nasales para permitir que los niños puedan respirar y dormir bien, y así prevenir infecciones y formas de respirar con la boca, que trae importantes consecuencias si se mantiene en el tiempo.

¿Cómo puede ayudar también la fisioterapia pediátrica al desarrollo emocional del niño?
Dos de los aspectos más fundamentales para el desarrollo global de un ser humano es sentirse amado y seguro. Curiosamente, los estímulos físicos como el movimiento o el tacto que la fisioterapia promueve van directamente en esa línea. La verdad es que cuanto mejor se siente un niño con su cuerpo, cuanto mejor se mueve, cuando puede realmente participar con otros en actividades sin estar limitado por sus dificultades, mejor se siente a todos los niveles. Hay otros muchos aspectos importantes que los psicólogos infantiles explican muy bien, pero el bienestar en el cuerpo influye en cómo nos sentimos.

¿Cuándo debemos preocuparnos ante un problema del lenguaje?
Esta pregunta la respondería mejor un logopeda o un psicopedagogo, pero igual podría aportar alguna idea. Hay diferentes escalas para medir el desarrollo del lenguaje y ante la duda hay que hacer un examen en detalle y con los profesionales más competentes. En mi opinión, los problemas de lenguaje deben preocuparnos cuando falta mímica y expresividad facial, cuando no hay interés en el niño por compartir con otros el objeto de juego o cuando no señala al adulto lo que le interesa. Hay otros problemas de lenguaje que pueden afectar a la audición, al procesamiento del lenguaje y a la articulación de las palabras. Todo ello puede ser importante y tiene que ser valorado con atención.

En cuanto a la motricidad, ¿es normal que un niño no gatee? ¿Cuál cree que es el mejor método para que aprendan a caminar?
Muchos niños se saltan la etapa de gateo por distintas razones y aparentemente presentan un desarrollo normal, pero la realidad es que cada hito del desarrollo durante el primer año de vida es importante. Gatear, voltear, alcanzar objetos boca abajo... todo tiene un sentido, cada uno de estos hitos tiene algo que contribuye a un mejor desarrollo de la coordinación o de la postura.

Cuando un bebé no gatea o gatea de una forma extraña es recomendable hacer una valoración global del desarrollo para detectar si hay otras dificultades con el control de su cuerpo.

Un bebé sano y bien estimulado (no solo necesita estar sano) desde boca abajo va levantando la cabeza y el tronco progresivamente mientras empuja el suelo con las manos hasta que llega a enderezarse completamente con un apoyo en manos abiertas alrededor de los 6 meses. A partir de ahí va levantando la pelvis para ponerse a cuatro patas y de ahí puede pasar a sentarse por sí mismo. El interés, en este momento, por lo que está por encima aumenta como para que desde cuatro patas pueda apoyarse en objetos para poner el cuerpo vertical e impulsarse con las piernas poco a poco para ponerse en pie. Cuando consigue estar en pie comienza a caminar de lado hasta que gana seguridad y con ayuda de los padres puede lanzarse a sus primeros pasos. Es un proceso fascinante. El detalle es que tiene que llegar a sentarse o ponerse en pie por sus propios medios, esa es una clave.

¿Por qué cree que es tan importante la valoración del neurodesarrollo? ¿Qué problemas se pueden detectar de forma precoz?
Las valoraciones de neurodesarrollo permiten conocer el desarrollo neurológico de bebés y niños a través de claves funcionales como es el control de su postura, la fluidez de sus movimientos, su equilibrio o su coordinación entre otras. Estas evaluaciones permiten conocer el riesgo que existe en el futuro de problemas de desarrollo y así poner en marcha medidas de estimulación, intervención de profesionales competentes y educación de la familia. Las evaluaciones de neurodesarrollo también permiten a los pediatras la confirmación de que algo no va bien, de cara a que puedan evaluar sus causas y detectar patologías subyacentes.

¿Qué consejos daría a los nuevos padres que empiezan con la crianza?
Los psicólogos expertos en apego describen con claridad las características de un apego seguro y sus enormes beneficios para el desarrollo de la persona en su globalidad. Mantenerse atentos a los ritmos del bebé y bien sincronizados con él, especialmente la madre, vivir todo el posible el piel con piel, ser especialmente expresivos y mantener la comunicación mediante la mirada, mecer y mover son algunas de las recomendaciones que realmente ayudan a ese vínculo. Quizá pueda ser bueno hacer un trabajo personal para estar más disponibles emocionalmente y desarrollar la capacidad de ayudar a regular bebés y niños.

Marisol Nuevo Espín

Te puede interesar:

- Fisioterapia pediátrica, un apoyo para el desarrollo motor del niño

Tartamudez, ideas para hacer fluida la comunicación

- La importancia de gatear para el bebé

Los primeros pasos del bebé

Ejercicios musicales para tratar la dislalia infantil