Parásitos en verano, cómo evitar sus picaduras

Los parásitos en verano pueden ser muy molestos si no se remedian.
ISTOCK

Aunque todo el año los parásitos tienen una alta presencia, a partir de primavera y verano estos pequeños seres aumentan su incidencia. Parques, zonas naturales y otras localizaciones con vegetación se transforman en ambientes susceptibles de contagio y de las consecuentes infecciones.

Como siempre, el mejor tratamiento es la prevención. Extremando las precauciones con este tema mantendrán lejos del cuerpo del pequeño garrapatas, pulgas y otros parásitos. Desde el Centro para el Control y la Prevención se ofrecen los siguientes consejos para esta estación en la que tanto tiempo se pasa fuera y en donde son varios los riesgos a tener en cuenta.

Antes de salir

¿Pensando en una jornada fuera de casa? ¿Campo, una zona rural, o simplemente un paseo por el parque? No hay que olvidarse de los siguientes elementos:

- Usar repelentes sobre la piel. Los padres deben ponerles este producto a sus hijos evitando las manos, los ojos y la boca.

- Conocer dónde puede haber garrapatas u otros parásitos. Las garrapatas viven en áreas cubiertas de pasto, arbustos o muchos árboles, o incluso en animales. Si se piensa acampar o hacer senderismo por zonas boscosas, habrá que extremar las precauciones. Los animales deberán ser revisados a menudo.

- Vestir prendas largas que cubran la mayor parte del cuerpo y de colores claros, así será más fácil reconocer a parásitos como las garrapatas.

- Asegurarse de que las zapatillas queden bien cerradas y el calcetín por encima del pantalón.

- En hogares con jardines y zonas exteriores siempre es mejor mantener la hierba hidrata ya que las zonas secas son un foco de atracción de parásitos.

- Utilizar pesticidas en zonas ajardinadas para evitar la presencia de estos seres en el hogar.

Al llegar a casa

Aunque se hayan tomado todas estas medidas de prevención, hay que tener en cuenta otras medidas al llegar a casa:

- Revisar las ropas para ver si hay presencia de garrapatas u otros parásitos. Estos seres pueden llegar en pantalones o calcetines, las prendas deben enviarse a la secadora a una temperatura alta durante 10 minutos

- Al llegar a casa no hay que posponer mucho la ducha. Bañarse en las dos horas inmediatas después de haber estado al aire libre reduce su riesgo de recibir la picadura de las garrapatas que no estén prendidas y es un buen momento para revisar que no tenga alguna.

Damián Montero

Te puede interesar:

Cómo curar una picadura de medusa

- Las 10 mejores playas para ir con niños en España

Medusas: cómo pican y cómo tratar la picadura

- Cinco claves para organizar el viaje a la playa con niños

Para leer más

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.