Actualizado 11/06/2024 13:56

Piernas divinas: guía para cuidar tu salud vascular

Archivo - Cómo cuidar la salud vascular de tus piernas Cómo cuidar la salud vascular de tus piernas - ISTOCK 

Las varices son venas dilatadas y retorcidas que pueden aparecer en las piernas y en otras partes del cuerpo. Se forman cuando las válvulas que tenemos en el interior de las venas, que normalmente ayudan a la sangre a fluir hacia el corazón, no funcionan correctamente. Esto provoca que la sangre se acumule en las venas, aumentando la presión y causando que las venas se hinchen y se retuerzan.

Factores de riesgo para la aparición de varices

Varios factores pueden contribuir a la aparición de varices, entre ellos:

1. La genética. Si tienes antecedentes familiares de várices, es más probable que las desarrolles.

2. La edad. A medida que envejecemos, nuestras venas pueden perder elasticidad y las válvulas pueden debilitarse.

3. El sexo. Las mujeres son más propensas a desarrollar varices debido a los cambios hormonales durante el embarazo, la menstruación y la menopausia.

4. El embarazo. El aumento del volumen de sangre y la presión del útero en crecimiento pueden provocar varices.

5. El sedentarismo. Estar de pie o sentado durante largos periodos puede dificultar la circulación sanguínea.

6. La obesidad. El exceso de peso ejerce una presión adicional sobre las venas.

Síntomas asociados a las varices

Las varices pueden ser simplemente una preocupación estética para algunas personas, pero para otras pueden causar síntomas como:

- Dolor o pesadez en las piernas
- Hinchazón en los pies y tobillos
- Calambres en las piernas
- Picazón alrededor de las venas
- Decoloración de la piel alrededor de las venas afectadas

Consejos y trucos para aliviar las varices

La doctora Kerstin Schick, especialista en salud vascular y autora del libro Divinas Piernas, descubre cómo cuidar tu salud vascular para tenerlas sanas, fuertes y bonitas (Zenith), nos revela los siguientes consejos y trucos para aliviar la sensación de pesadez y dolor que pueden producir las varices y arañas vasculares en las piernas.

1. Mantén la actividad física
El ejercicio regular, como caminar, nadar o andar en bicicleta, puede mejorar la circulación en las piernas y reducir el riesgo de desarrollar varices. La actividad física ayuda a mantener el peso bajo control y fortalece los músculos de las piernas, lo que ayuda a las venas a mover la sangre de manera más eficiente.

2. Elevación de las piernas
Cuando descansas, intenta elevar las piernas por encima del nivel del corazón. Esto ayuda a reducir la presión en las venas de las piernas y facilita el retorno de la sangre al corazón.

3. Usa medias de compresión
Las medias de compresión ejercen presión en las piernas, mejorando la circulación y reduciendo la hinchazón y el malestar. Pueden ser especialmente útiles si debes estar de pie o sentado por largos periodos.

4. Controla el peso
Mantener un peso saludable reduce la presión sobre las venas de las piernas. Una dieta equilibrada rica en fibra y baja en sal puede ayudar a prevenir la retención de líquidos y la hinchazón.

5. Evita ropa ajustada
La ropa ajustada alrededor de la cintura, las piernas o la ingle puede restringir el flujo sanguíneo. Opta por ropa holgada que no interfiera con la circulación.

6. Moviliza las piernas regularmente
Si tienes un trabajo sedentario, toma descansos regulares para levantarte y moverte. Si estás de pie por mucho tiempo, intenta cambiar de posición frecuentemente y caminar para estimular el flujo sanguíneo.

7. Masajes y ducha fría
Un masaje suave y una ducha de agua fría pueden ayudar a mejorar la circulación en las piernas y aliviar el malestar asociado con las varices.

Mitos y realidades sobre las varices en las piernas

¿Cruzar las piernas provoca varices?
Uno de los mitos más comunes es que cruzar las piernas puede causar varices. Sin embargo, no hay evidencia científica que respalde esta afirmación. Aunque cruzar las piernas durante largos periodos puede contribuir a la incomodidad y a una mala postura, no es una causa directa de las varices. Las varices suelen estar asociadas a factores genéticos, hormonales y relacionados con el estilo de vida.

¿Son efectivas las cremas y geles para las varices?
Las cremas y geles para las varices son productos diseñados para aliviar los síntomas como la hinchazón, el dolor y la sensación de pesadez en las piernas. Aunque no eliminan las varices, pueden ofrecer un alivio temporal y mejorar la comodidad diaria. 

Las cremas y geles para las varices suelen contener ingredientes que mejoran la circulación y reducen la inflamación. Algunos de los componentes más eficaces son Rusco, Castaño de Indias, Centella y Vid roja.

Entre los principales beneficios de las cremas y geles destaca el alivio del dolor y la pesadez, gracias a los ingredientes antiinflamatorios y refrescantes que mejoran la circulación sanguínea, ayudando a reducir la hinchazón y la retención de líquidos. Fisioven Biogel combina los extractos secos de Rusco y Castaño de Indias con los extractos de Vid roja y Centella disueltos en una solución acuosa de extracto seco de raíz de Malvavisco que aseguran una elevada concentración de sustancias funcionales. El aceite esencial de Menta aporta la acción refrescante. Por esta razón, FisioVen bioGel da tono y elasticidad a la epidermis y reduce la sensación de pesadez en las extremidades inferiores, sobre todo al final de la jornada.

Estos productos son más efectivos cuando se utilizan como parte de un tratamiento integral que incluye ejercicio, medias de compresión y elevación de las piernas. Los efectos son temporales, por lo que es necesario aplicarlos regularmente para mantener el alivio de los síntomas.

Antes de comenzar a usar cualquier crema o gel, es recomendable consultar a un médico, especialmente si tienes piel sensible o alergias. Para obtener los mejores resultados, aplica la crema o gel según las indicaciones del producto, generalmente dos veces al día. Masajea suavemente el producto en la piel con movimientos ascendentes para mejorar la absorción y estimular la circulación.

Las cremas y geles para las varices pueden ser una herramienta útil para aliviar los síntomas y mejorar la comodidad diaria. Aunque no son una solución definitiva, su uso complementario junto con otros métodos para mejorar las varices puede ofrecer un alivio significativo. Como siempre, es importante consultar a un profesional de la salud para un diagnóstico adecuado y un plan de tratamiento personalizado.

Cuándo consultar a un médico

Si experimentas dolor intenso, hinchazón, cambios en la piel o úlceras cerca de las varices, es importante consultar a un médico. Un especialista en venas puede ofrecer tratamientos que van desde cambios en el estilo de vida y terapias de compresión hasta procedimientos médicos como escleroterapia, ablación por láser y cirugía.

Mantenerse activo, controlar el peso, usar medias de compresión y elevar las piernas son estrategias clave para aliviar los síntomas y prevenir la aparición de nuevas varices. Aunque cruzar las piernas no causa varices, es importante adoptar hábitos saludables para mantener una buena circulación y cuidar de nuestras venas. Si tienes dudas o preocupaciones, no dudes en buscar el consejo de un profesional de la salud.

Marisol Nuevo Espín

Te puede interesar: 

- Cómo disminuir la fatiga en las piernas

- Varices, frena su aparición

Contador

Leer más acerca de: