Revelan los beneficios del ejercicio en niños con cáncer

El ejercicio en niños con cáncer tiene importantes beneficios
Foto: ISTOCK Ampliar foto

Un niño con cáncer parece la peor de las noticias. Por eso, siempre que se descubren mejoras en la calidad de vida de estos pequeños significan esperanza para muchos padres sufridores. Recientemente, se ha demostrado que el ejercicio físico a través de un programa de entrenamiento intrahospitalario en pacientes pediátricos con tumores sólidos en tratamiento con quimioterapia consigue mejorar su estado de salud general, incrementando su fuerza y masa muscular.

Esta es una de las principales conclusiones de una investigación llevada a cabo por el Hospital Niño Jesús, la Universidad Europea de Madrid, el Instituto de Investigación Doce de Octubre y el Hospital La Paz. Según informa Diario Médico, el trabajo se puso en marcha con el objetivo de ver los efectos del ejercicio físico en pacientes pediátricos y ha sido galardonado con el Premio Nacional de Investigación en Medicina del Deporte que convoca la Universidad de Oviedo.

Entrenamiento en una infancia con tumor

Para llevar a cabo su trabajo, los investigadores reclutaron a un total de 25 pacientes de entre cuatro y 18 años. El programa de entrenamiento intenso comenzaba al inicio del tratamiento con quimioterapia para observar su efecto en la capacidad funcional y respuesta inmune de los pacientes.

Alejandro Lucía, profesor de la Universidad Europea de Madrid, y autor sénior del trabajo explica que el entrenamiento, con una duración de 19 semanas en promedio, consistió en la realización de tres sesiones semanales de una hora y media de duración cada una de ellas de ejercicio aeróbico y ejercicio de fuerza.

"El entrenamiento se mantuvo incluso en los casos en los que los pacientes debían estar aislados por encontrarse neutropénicos y no podían acceder al gimnasio", comenta el autor principal, que agrega que estos pacientes tuvieron un programa de entrenamiento alternativo que sí podían desarrollar en su habitación "utilizando para ello bicicletas estáticas y mancuernas con todo el material esterilizado en vez de las máquinas convencionales".

Lo primero que observaron los investigadores es que este programa de entrenamiento era seguro, pues no se registró ningún efecto adverso y, por contra, se observó un aumento de la fuerza estadísticamente significativo. "Vimos que en el brazo control la condición física general de los niños empeoraba como consecuencia de la quimioterapia y en cambio en los pacientes sometidos a entrenamiento mejoraba, aumentando su fuerza y masa muscular en torno a un 25%, y también su energía, sin que la función inmune se viera alterada", explica el investigador.

El experto asegura que este último aspecto era importante "porque el ejercicio físico consume energía y el sistema inmune necesita mucha energía para funcionar adecuadamente". Con esta investigación, los autores pudieron comprobar que la energía que se necesita para ambas tareas no entraba en competición "y tampoco encontramos una sobreinflamación adicional", agrega.

Los efectos de aumentar la masa muscular sobre el estado físico y de salud general son muy importantes dado que, como comenta este experto, "se consigue una reserva mayor de proteínas para el sistema inmune". La relevancia de esta es meridiana: "Sabemos que es un fenotipo indicador de salud en la población en general y en personas enfermas en particular", confirma.

La autoestima cuando se está enfermo

Otro aspecto destacado a tener en cuenta de este trabajo es que los investigadores encontraron que los niños que seguían el programa de entrenamiento "aumentaban su autoestima porque detectaban la mejoría, lo que potenciaba su confianza". Como efecto positivo también importante encontraron "una mejor tolerancia al tratamiento de quimioterapia".

Para concluir, Lucía aboga por contemplar la introducción de programas de entrenamiento intrahospitalario como coadyuvante en la pauta de tratamiento de los pacientes pediátricos con tumores sólidos. Según este experto, esto "debe ser un aspecto a tener en cuenta por su impacto en la condición general de salud y su buena relación coste-beneficio", finaliza.

Damián Montero

Te puede interesar:

- El ejercicio mejora la salud de los niños con cáncer

- Las diez caras del cáncer de mama

- Resonancia magnética de mama para el diagnóstico precoz

- Cáncer infantil: razones para la esperanza

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.