Actividades para enseñar a respetar la naturaleza

La naturaleza como entorno de enseñanza para toda la familia.
La naturaleza como entorno de enseñanza para toda la familia. - ISTOCK

El cuidado del medio ambiente debe ser una de las lecciones que los padres transmitan a sus hijos. El desarrollo de los más pequeños debe contar con enseñanzas sobre cómo cuidar el planeta en el que les ha tocado vivir para que las generaciones posteriores se encuentren un entorno igual, o sino mejor, que el que ellos han visto. Aprender a vivir una de manera sostenible es el objetivo a conseguir.

Si bien la teoría juega un papel fundamental en esta educación, a los padres les toca también poner en práctica estos conocimientos. Esto significa poner en marcha actividades tanto para reducir la huella ecológica del hogar y otras que ayuden a entender la necesidad de cuidar el planeta.

Actividades sostenibles para el día a día

Como se ha dicho, poner en marcha la teoría es el paso fundamental para empezar a cuidar el planeta. Estas son varias actividades que seguro ayudan a compartir estos conocimientos:

- Excursiones sostenibles. Ya sea al parque, o a un espacio natural, los padres deben asegurarse de que se reduce al máximo la huella en estos espacios verdes. Los residuos generados deben dirigirse a los espacios correspondientes. Nada debe quedar en el suelo, los padres deben mostrar a sus hijos cómo encaminar estos deshechos hacia el reciclaje.

De esta forma los más pequeños entenderán la importancia del reciclaje para que de esta forma en espacios, como el colegio, los niños se encargaran de gestionar residuos generados por ellos mismos.

- Hogar sostenible. El espacio en el que se desarrollan los niños debe ser un entorno sostenible. Para ello deben estar presentes actividades como el reciclaje o la presencia de varios contenedores con el fin de separar los residuos para que estos sean reciclados de manera efectiva.

Los envases utilizados para bebidas y demás deben ser reutilizables, evitando generar más residuos de los necesarios. A la hora de hacer la compra, los más pequeños deben ver cómo sus padres vuelven a usar bolsas usadas en otras ocasiones.

- Manualidades para reciclar. Los residuos generados pueden tener una doble vida. Si bien el reciclaje debe ser llevado a cabo por empresas especializadas, los más pequeños pueden comprender que sus deshechos tienen utilidad y las manualidades son la mejor opción para ello. Son muchas las opciones que enseñan a las familias a usar recursos presentes en casa para poder hacer artículos nuevos.

Por ejemplo, una lata de refresco puede convertirse en un lapicero decorado al gusto de los pequeños.

- Enseñar el valor de las cosas. La generación de residuos en ocasiones no solo pasa por generar basura con materiales de un solo uso. Los padres deben enseñar a los hijos el verdadero valor de las cosas, ¿se necesita una nueva prenda solo porque la anterior pasó de moda? ¿El nuevo modelo móvil aportar algo o tan solo es un capricho?

No se trata de vivir con austeridad sino de saber que comprar algo nuevo pasa por deshacerse de lo antiguo. ¿Puede seguir utilizándose aquello que en teoría no sirve? Si la respuesta es sí, la nueva compra no cabe.

- Predicar con el ejemplo. Los padres son el espejo en donde se deben mirar los hijos. Un ejemplo del que tomar nota para comportarse, por ello los adultos deben ser los referentes a los que acogerse. Ellos son los primeros que deben llevar a cabo todas estas actividades y ser los garantes de un hogar completamente sostenible.

Damián Montero

Te puede interesar:

- Medio ambiente y ecología: ideas para educar en casa

- 10 consejos para tus excursiones al campo en familia

- Trucos para ahorrar agua en casa

- 10 frases para reflexionar con niños sobre el medio ambiente

- Excursiones educativas para niños