Actualizado 28/09/2021 14:02 CET

La gratitud: beneficios para los momentos difíciles

Los beneficos de ser agradecido en la vida
Los beneficos de ser agradecido en la vida - ISTOCK

Experimentar y expresar gratitud nos ayuda personal, interpersonal y espiritualmente. Personalmente, es uno de los comportamientos que podemos elegir, ya que está fuertemente relacionado con la satisfacción y la felicidad de la vida. Esto se debe a que satisface nuestras necesidades fundamentales como seres humanos, que son: sentir una permanencia social, adquirir dominio y competencia (habilidades) y desarrollar la autonomía.

Cumplir con estas necesidades mejora nuestra toma de decisiones, motivación y creatividad. Por ejemplo, somos menos materialistas y envidiosos y nos comportamos de acuerdo con principios importantes en nuestras vidas.

¿Cuáles son los beneficios de estar agradecido?

Podría parecer que el ser agradecido es una de esas virtudes que pasan más desapercibidas. Sin embargo, son muchos los científicos que han demostrado estos últimos años que la gratitud es una de las emociones más valiosas, ya que generan una gran autodisciplina y ayuda a establecer relaciones sociales más plenas.

Giacomo Bono, autor del libro Educar en la gratitud, afirma que "en lo que a relaciones se refiere, la gratitud nos sensibiliza y nos hace más receptivos a las personas importantes en nuestras vidas, aquellas que conocen nuestros ideales y nos hacen mejores. Con el tiempo, mejoramos nuestro círculo de relaciones para que sean de mayor calidad. La gratitud también fortalece la motivación de las personas para ser o seguir siendo amables con nosotros. Esto ayuda a prevenir el agotamiento en los maestros y otras personas que dan servicio, y en general, practicar la gratitud es una forma de afirmar los esfuerzos y valores personales de las personas y construir comunidad con los demás".

En niños y adolescentes, la gratitud está muy relacionada con la fortaleza del carácter de la espiritualidad, el amor y la valentía, y que el simple hecho de practicar la gratitud promueve la búsqueda de un propósito.

Por lo tanto, la gratitud nos vitaliza y nos conecta a un llamamiento más grande en el mundo. Nos ayuda a descubrir nuestra historia y las personas que son una parte positiva de ella.

"Personalmente, creo que la gratitud tiene estos beneficios espirituales porque nos ayuda a sintonizar nuestras fortalezas de carácter para que los usemos para comportarnos de forma auténtica y para lograr objetivos importantes de una mejor manera. Es por eso que la gratitud ayuda a promover el desarrollo un determinado propósito", añade.

Educar a nuestros hijos para ser agradecidos

Tan pronto como sea posible. Giacomo Bono subraya que "incluso podemos empezar durante el primer año de vida, al interactuar y hablar con ellos usando un tono y una afinación adecuados (es decir, uno que muestre amor y cuidado y que responda a sus necesidades e intereses). Es entonces cuando los niños comienzan a formar un vínculo con los padres y cuidadores y pueden experimentar el valor de las relaciones".

A medida que los niños llegan a los 2 y 3 años, es importante seguir usando un lenguaje que sea a la vez cariñoso y receptivo, pero ahora los padres y las personas que lo cuidan pueden hablar más sobre las emociones. Aprender a usar el lenguaje y comprender las emociones, así como habituarse a lidiar con el malestar se puede hacer con niños pequeños. Asimismo, modela relaciones saludables, que es lo que la gratitud ayuda a promover en los humanos.

Ideas para que surja la virtud de la gratitud

A medida que los niños crecen y entran a la escuela, los padres y cuidadores deben continuar apoyando las emociones y las habilidades lingüísticas de sus hijos. Estas son cualidades importantes para desarrollar la gratitud. Sin embargo, a medida que los niños crecen, los padres deben seguir prestando atención a los intereses y preferencias particulares de sus hijos. Cuando le damos a los demás nuestra atención total o atención reflexiva y personal, esto muestra a los demás nuestras intenciones de cuidado y ayuda a otras personas a sentirse agradecidas con nosotros.

Por lo tanto, al prestar una atención tan especial a sus hijos y a otros padres, los padres modelan este comportamiento para que sus hijos puedan aprender a valorar la atención personal y a brindarla. Esto será útil, ya sea para practicar la bondad hacia los demás o para apreciar la amabilidad de los demás. Tener una relación así con los niños más pequeños ayudará cuando estos se vuelvan adolescentes y necesiten más autonomía. Siempre usarán sus primeras relaciones con padres y cuidadores como modelo. No obstante, tener esta base ayuda a los adolescentes a elegir mejor a sus propios amigos y crear relaciones de mayor calidad.

Otra cosa al tener en cuenta con los adolescentes es a no resolver sus problemas y ayudarlos a comprender mejor cómo su comportamiento afecta a los demás, cómo tomar mejores decisiones en el futuro y por qué. Este tipo de "disciplina inductiva", especialmente durante los momentos de enseñanza, es importante para apoyar el desarrollo moral y el carácter.

El uso de la tecnología es, a menudo, una distracción del mundo de la atención personal y las emociones. A pesar de todo, puede ser una forma innovadora para que los niños establezcan un terreno común y construyan amistades. Lo más importante es establecer límites en el uso de la tecnología (como móviles) y practicar la amabilidad y la cooperación con la tecnología.

Laura Arranz

Te puede interesar: 

- Actividades para desarrollar la empatía de los niños

- Dar las gracias, ¿cómo enseñar a los niños?

- Padres con inteligencia emocional

Contador

Para leer más