Actualizado 08/03/2021 08:31 CET

Claves para educar en la felicidad a tus hijos

Claves para educar en la felicidad
Claves para educar en la felicidad - ISTOCK

Los padres son los primeros responsables de la educación de sus hijos. Son muchos los valores que se transmiten a los más pequeños, pero, ¿qué hay del objetivo de todo este aprendizaje? Podría pensarse que la meta es preparar al niño para vivir en la sociedad, potenciando habilidades y distintas capacidades que aseguren la adquisición de diversos conocimientos.

El aprendizaje es un proceso de adecuación a un entorno y en el que también debe asegurarse una correcta educación de las emociones. Dentro de este apartado, tal y como indican desde el Hospital Sant Joan de Déu de Barcelona es importante asegurar la felicidad de los hijos. Un sentimiento abstracto y que puede ser difícil de definir. Se trata de un parámetro que asegurar el equilibrio entre las emociones positivas y negativas.

La felicidad en los niños

En la actualidad una de las grandes preocupaciones de muchos pedagogos es asegurar la felicidad en los más pequeños. Al mismo tiempo, esta inquietud ha pasado a los padres, quienes también tienen un rol importante en la educación para el equilibrio de las emociones, como aspecto imprescindible en el día a día de los hijos. Por tanto, este sentimiento debe formar parte del proceso de aprendizaje.

Estas son algunas estrategias para que los padres preocupados por este aspecto en la educación de los más pequeños:

- Aprender de los errores y fracasos. No se puede ser perfecto siempre, habrá ocasiones en las que se falle y estos momentos forman parte de la vida y son tan naturales como es la felicidad. Aceptarlas y afrontar los sentimientos relacionados con los errores es parte del aprendizaje para saber qué se debe mejorar.

Aprender del error se vincula a la práctica del perdón. Aceptar estos errores y saber seguir adelante es parte fundamental de la búsqueda de la felicidad.

- Valorar las cosas buenas por muy pequeñas que sea. No todo es negativo, siempre hay algo bueno en nuestro día a día. Existen pequeñas fortunas y progresos a los que no atendemos, hay que hacer lo contrario. Los padres deben celebrar en el día a día las cosas buenas, reforzando la autoestima de sus hijos y garantizándoles a sus hijos esta dosis de felicidad.

- Hacer deporte. El ejercicio físico permite la liberación de endorfinas produciendo una sensación placentera. Si además es una práctica en familia, repercutirá mucho más en la percepción positiva por parte del niño. Por último, el deporte es una válvula de escape que permite liberarse del estrés emocional y superar determinadas situaciones personales.

- Aprender a relativizar. Es un principio vital que debería aprenderse en diferentes ámbitos de la vida. Muchas veces las personas se ofuscan ante situaciones que no son importantes, impidiendo el disfrute de otras cosas que sí tienen un valor. Hay que enseñar a poner en la balanza todo y trabajar en la habilidad crítica para no encallarse en estos momentos.

Damián Montero

Te puede interesar:

- Actividades para desarrollar la empatía de los niños

- Padres con inteligencia emocional

- Las 10 peores frases que los padres podemos decir a los hijos

- El coeficiente emocional de los niños