Actualizado 04/05/2021 11:50 CET

Los motivos por los que no debes obviar los ronquidos en tus hijos

Los ronquidos en niños pueden ser desencadenantes de problemas de salud.
Los ronquidos en niños pueden ser desencadenantes de problemas de salud. - ISTOCK

El descanso es muy importante y cuidar nuestra salud del sueño no es algo que debamos pasar por alto. Y no solo porque haya que descansar lo recomendado por los especialistas, sino por los problemas que pueden detectarse durante estas horas nocturnas. Un buen ejemplo son los ronquidos, que pueden advertirnos de que algo no funciona del todo bien en el aparato respiratorio de los más pequeños.

Por si quedasen dudas al respecto, un estudio realizado por la Facultad de Medicina de la Universidad de Maryland y que ha sido publicado en la revista Nature explica que los ronquidos se traducen en interrupciones del sueño. Algo que, a largo plazo, puede desembocar en falta de atención, la hiperactividad y agresividad. Una llamada de atención a estar atentos a las rutinas de los más pequeños.

Ronquidos y desarrollo

En este estudio participaron más de 10.000 niños de entre 9 y 10 años y la finalidad de este análisis era comprobar ciertas hipótesis sobre el desarrollo del cerebro de los más pequeños, entre otros aspectos de su salud. Los datos mostraron que aquellos pequeños que roncaban con una regularidad de tres o más veces a la semana (según información de sus pares) eran más propensos a desarrollar una materia gris más fina en ciertas regiones de los lóbulos frontales del cerebro.

Dichas zonas del cerebro son las que desarrollan la capacidad de razonamiento y el control de los impulsos. Un descenso en el desarrollo de las mismas se relacionaba con alternaciones del comportamiento. Entre las causas que daban lugar a su adelgazamiento, los trastornos respiratorios del sueño, como los ronquidos, era uno de los desencadenantes más habituales. Problemas de conducta tales como escasa concentración, dificultades de aprendizaje y una actitud más acalorada.

Amal Isaiah, investigador en este trabajo indica lo siguiente sobre esta relación: "estos cambios cerebrales son similares a los que se pueden apreciar en niños con déficit de atención e hiperactividad. Los niños tienen una pérdida de control cognitivo que se asocia con un comportamiento disruptivo". A esto, añade el especialista que ahora cuenta con pruebas refutadas que relacionan trastornos del sueño con problemas de conducta.

Tratamientos tempranos para los ronquidos

Identificar la presencia de estos trastornos del sueño puede ser de vital importancia para prevenir problemas de conducta en los niños, así como asegurarles un buen porvenir escolar. "Estos problemas pueden tratarse con amigdalectomía o una adenoidectomía, que se consideran a la vanguardia del tratamiento de los niños con síntomas de ronquidos, pausas respiratorias durante el sueño y respiración bucal", concluye Isaiah.

Por su parte, Linda Chang, otra de las participantes de este trabajo, asegura que estos descubrimientos ofrecen nuevos enfoques: "Sabemos que el cerebro tiene la capacidad de repararse, especialmente en los niños, por lo que el diagnóstico y tratamiento adecuado de los trastornos respiratorios del sueño pueden ayudar a estos cambios cerebrales".

Damián Montero

Te puede interesar:

- Niños que roncan

- Terrores nocturnos y pesadillas en niños, qué no debemos hacer

- Qué hago si mi hijo no quiere dormir siesta

- Alergia al polen: qué es la rinitis alérgica

Contador