Reuniones de padres y profesores, la importancia de conocer el devenir del curso

La importancia de una buena comunicación con el profesorado.
ISTOCK

Se acera el inicio del curso. Tras todo un verano de diversión, el regreso a las a las aulas por fin llega y los padres no son la única figura que tiene influencia sobre los hijos. Los profesores pasarán muchas horas junto a los niños y transmitirán tanto conocimientos como valores en las jornadas escolares. ¿Cómo evitar que existan discrepancias entre los mensajes transmitidos en el hogar y los que se envían en el curso?

Las reuniones entre padres y profesores tienen la respuesta. Un encuentro muy importante en donde los progenitores conocerán de primera mano lo que les espera a sus hijos dentro de las aulas a lo largo del curso escolar. Por otro lado, los docentes tendrán información de primera mano sobre sus futuros alumnos y poder sacar el máximo provecho.

Reuniones desde el principio

¿Cuándo deben producirse estas reuniones entre padres y profesores? La respuesta está clara, cuanto antes mejor. Los primeros días del curso deben servir para que este encuentro tenga lugar y que los progenitores tengan la información sobre el devenir del año que va a iniciarse.

Tal y como indican desde la Junta de Andalucía, la primera reunión del curso es la más importante. En ella se establecerán los cauces de comunicación y participación para todo el año. Por eso se debe poner especial cuidado en la preparación de este primer encuentro.

La reunión debe comenzar con la presentación de los asistentes. Los padres deberán indicar tanto su nombre como el de su hijo. En este primer encuentro deben dejarse claros los siguientes temas:

- Aspectos de organización y funcionamiento del centro. Si los padres no conocen el centro por ser el primer curso de sus hijos, es el momento de mostrarlo.

- Líneas generales del Plan de Acción Tutorial. Los objetivos del curso, las actividades más significativas que realizará el alumnado, el horario de tutoría y reuniones en caso de que sean necesarias, entrevistas con padres y madres, etc.

- Características del grupo en el que están integrados sus hijos: número de alumnos y de alumnas, nivel detectado, agrupamientos flexibles, repetidores, etc.

- Identidad de los profesores que imparten las distintas asignaturas, fecha de las evaluaciones, horarios de sus tutorías y entrega de notas, etc.

- Metodología de trabajo, previsiones de estudio en casa y su conveniente, organización y planificación, colaboración de los padres.

Reuniones periódicas

Si bien esta primera reunión es necesaria al principio del curso escolar, también es necesario mantener otros encuentros para ver el rumbo que está tomando el año académico: dificultades surgidas, análisis de los resultados de evaluaciones y exámenes, etc. La información que se proporcione a los padres no debe quedarse en simples datos, sino que debe acompañarse de alguna reflexión que ayude a sacar conclusiones con propuestas de actuación conjunta.

Al final de curso, también es importante mantener una reunión para hablar de futuro, aunque antes es necesario hacer un balance del curso que concluye partiendo de los objetivos expuestos en la primera reunión, analizando logros y dificultades. Si la evaluación final no está concluida se puede hacer un pronóstico aproximado y sobre él las reflexiones que se estimen oportunas.

Damián Montero

Te puede interesar:

- La adaptación de los padres al colegio.

- Elegir el mejor colegio

- La relación entre los padres y el colegio

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.