Actualizado 10/08/2020 12:06 CET

La audición en los niños, esencial en el desarrollo del lenguaje

El desarrollo del lenguaje y la audición
ISTOCK

Los bebés y los niños aprenden muchas cosas por imitación y en el caso del desarrollo del lenguaje ocurre lo mismo. Para que un niño aprenda a hablar es necesario que posea una buena audición que le permita discriminar los diferentes sonidos. Con estos juegos y actividades podrás estimular la audición de tu hijo para que pueda empezar a hablar.

El entrenamiento auditivo del bebé es vital y comienza con el descubrimiento de "ruidos naturales", que enseñan a tu hijo a apreciar diversas cualidades sonoras. Por tanto, si considaramos lenguaje oral como el elemento activo y a la audición como el elemento pasivo, para conseguir que tu hijo aprenda a hablar pronunciando apropiadamente las palabras es fundamental una audición correcta que podemos estimular a través de juegos según su edad.

Es importante recalcar que la audición es más responsable para el desarrollo del lenguaje y el aprendizaje de la lecto-escritura que la visión, pues una buena discriminación auditiva lleva a un correcto desarrollo del lenguaje.

Artículo relacionado:
- Test para detectar la buena audición de tu bebé

La estimulación de la audición en los niños

En los primeros meses:

- Anima a tu hijo a buscar de dónde viene el sonido con juguetes musicales y después intenta que relacione el ruido con el movimiento.

- Háblale desde diferentes sitios, susúrrale al oído y cántale canciones infantiles.

- Ponle música variada.

- Cambia el tono de voz.

- Muéstrale libros con grandes ilustraciones, nombrando los objetos mientras se los señalas.

De 1 a 6 años:

- Repite canciones o poemas que rimen, por ejemplo: "Aserrín, aserrán los maderos de San Juan..."

- Inventa palabras que rimen: "¿Cuántas palabras puedes encontrar que rimen con la palabra gato?"

- Habla con él sobre los primeros sonidos de palabras conocidas, por ejemplo: "¿Qué sonido escuchas al inicio de tu nombre?", "¿Conoces alguna otra palabra que comience con el mismo sonido?".

- Diseña un libro con fotografías de todos los miembros de la familia y busca imágenes de objetos que comiencen con la misma letra de cada nombre

De 2 a 4 años:

- Describe las acciones que realiza el protagonista de un cuento.

- Llena frascos de cristal con diferentes materiales para apreciar las diferencias sonoras al moverlos.

De 4 a 6 años:

- Lee con él cuentos y formula preguntas sencillas.

- Juega a identificar sonidos producidos por el cuerpo (palmadas, saltos y otros) y a nombrar objetos según una característica dada, por ejemplo: "Dime algo que sea azul".

Ejercicios fonoarticulatorios para practicar con tu bebé

En casa podemos hacer con el niño ejercicios con la boca, también conocidos como fonoarticulatorios. Por ejemplo:

- Dar muchos besos, le obligamos a utilizar la musculatura de los labios.

- Llenar globos de aire para que también utilice el aparato respiratorio.

- Jugar a sacar la lengua mucho, intentando tocarse la nariz es buen ejercicio para los niños con dificultad en pronunciar la "r". Moverla hacia todos los lados.

- En la calle imitar sonidos, como por ejemplo, que imite el sonido de la moto "run, run, run".

- Para practicar con la "g" decirle que ponga la manita en el cuello y haga el sonido de la "g"; comprobará como se le mueve el cuello, "gu, gu, gu".

En resumen, hacer juegos con la lengua, los labios y la cara para estimular todos los músculos que intervienen en el habla.

Álvaro García
Asesoramiento: Marisol Ramos. Psicóloga Clínica y Logopeda. Centro Médico Valdavia

Te puede interesar: 

La música en los niños mejora el oído

La pérdida de audición en los niños

La audición de los jóvenes, en peligro por malas prácticas