Actualizado 18/07/2021 10:23 CET

Trastorno de comunicación social en niños, cómo afrontarlo

Qué es el trastorno de comunicación social y cómo afrontarlo.
Qué es el trastorno de comunicación social y cómo afrontarlo. - ISTOCK

Socializar es parte del desarrollo del niño. En el parque, en el colegio, visitando a los primos, durante actividades extraescolares; estos escenarios son solo ejemplos de dónde los más pequeños interactúan con sus iguales y empiezan a fomentar esta faceta. Sin embargo, no todos evolucionan de la misma manera y, en ocasiones, podemos ver cómo algunos presentan dificultad ya no solo para hablar con personas de su misma edad, sino con otros adultos.

Una de estas causas puede ser el trastorno de comunicación social, que hace que los niños tengan dificultades a la hora de hablar con otras personas. No se trata de un problema con las habilidades lingüísticas, o del desconocimiento de la gramática. Sin embargo, sí que influye en otras áreas del lenguaje que impide que los más pequeños puedan interactuar con otros de forma correcta, viéndose alterado el desarrollo social.

Qué es el trastorno de comunicación social

Tal y como indican desde la Fundación Understood pueden no seguir las reglas de comunicación oral o no entienden el intercambio que se produce al conversar. A menudo no captan la ironía el lenguaje que no es literal. Por ello a la hora de hablar con otras personas y socializar con ellos presentan dificultades. Hay que destacar que no tiene relación con la inteligencia y que puede tratarse para que no presente problemas en el desarrollo del niño.

Se desconoce cuáles son las causas de este trastorno, pero sí que suele aparecer de manera pareja a otras condiciones como el TDAH, u otros problemas relacionados con el lenguaje tales como la dislexia. Se manifiesta en la infancia temprana al mostrarse retrasos en algunos hitos de la comunicación a estas primeras edades. Es típico que el niño no usen sonidos o gestos para saludar a otras personas.

Otra señal evidente es que muestren poco interés en la interacción social y en escenarios, como el colegio, no interactúen con sus compañeros para hacer nuevos amigos. Hay que prestar atención a estos síntomas para evitar un diagnóstico tardío ya en la edad adulta. Los terapeutas emplean diversas pruebas para diagnosticar la presencia de este trastorno a través del análisis de sus habilidades de comunicación oral y corporal.

Los terapeutas también observan a los niños en entornos sociales como las clases y en su casa para detectar señales como:

- No entender la ironía. Estos niños entienden las cosas de forma literal.

- No proporcionar información del contexto al hablar con desconocidos.

- Dificultad para entender cosas que se sobreentienden y que por ello no se mencionan.

- Dificultad para captar señales sociales como las expresiones faciales.

- No usar formas de saludo apropiadas.

Tratamiento para el trastorno de comunicación sociales

El tratamiento más habitual para el trastorno de la comunicación social es la terapia del habla y el lenguaje. En ellas se trabaja en las habilidades de conversación en sesiones individuales o en grupos pequeños. A menudo se usa el juego de roles o apoyos visuales como los cómics. Los grupos de habilidades sociales también pueden ayudar a los niños que tienen este trastorno a mejorar sus habilidades de comunicación.

Los jóvenes y los adultos pueden encontrar grupos o talleres enfocados en el desarrollo de habilidades sociales o para la vida. Estos programas pueden ser ofrecidos por terapeutas del habla y el lenguaje, trabajadores sociales, psicólogos, consejeros vocacionales y consejeros universitarios.

Las familias también pueden practicar las habilidades de conversación y la lectura de expresiones faciales en la casa.

Damián Montero

Te puede interesar:

- Cómo aprender a ser sociable desde la cuna

- Cómo aprenden los niños a través del juego

- Ejercicios para estimular la autonomía infantil de 2 a 3 años

- 10 valores para transmitir en familia

- 8 claves para que los niños sean autónomos