Actualizado 16/06/2020 7:39:39 +00:00 CET

Decálogo para evitar la tristeza y la depresión tras la desescalada

Cómo evitar caer en la depresión tras el confinamiento
Cómo evitar caer en la depresión tras el confinamiento - ISTOCK

Tras la cuarentena, la llegada del sol y el aumento de las temperaturas han ayudado a pasar página con mayor facilidad. En realidad, el tiempo transcurrido desde entonces no es mucho, y las precauciones que deben tomarse limitan el día a día. No sabemos hasta cuándo, así como todavía no sabemos hasta qué punto esta pandemia ha tenido efectos devastadores en la economía mundial y en las vidas de millones de familias.

De hecho, se habla de una pandemia que afectará a la psique, en parte debido a la necesidad de afrontar el hecho en sí, y en parte debido al legado de la pandemia en otras esferas de la vida: sin planes a largo plazo, miedo a nuevas infecciones y regreso a una nueva cuarentena y renuncia al contacto físico, componente fundamental en la vida del ser humano. En resumen, el mundo tal como lo conocíamos ya no existe, y al menos por un tiempo tendremos que olvidarnos de él.

Los trastornos posteriores a la cuarentena van desde las fobias más comunes como la agorafobia y la hipocondría, pasando por la depresión y la claustrofobia hasta el síndrome de la cabaña. Esta tendencia, que se desarrolló durante la cuarentena, hace que muchos ahora prefieran permanecer seguros dentro de sus propias casas, aunque puedan salir.

Consejos prácticos para evitar la tristeza y la depresión

Para superar mejor este momento complejo y delicado, los expertos de Mundopsicologos.es han preparado un decálogo para evitar la tristeza y la depresión tras la desescalada adaptable a todo el mundo, trabajando en la positividad y la resiliencia como herramientas decisivas para mirar más allá.

1. Práctica la resiliencia. La resiliencia es la capacidad de hacer frente a eventos traumáticos de manera positiva. Consiste en saber cómo reconstruirse y reorganizarse, mostrarse abierto a lo que ofrece la vida, sin perder la identidad. Ser resiliente significa no abandonarse a los eventos, sino administrarlos de manera productiva y aprovecharlos al máximo.

2. Evita quejarte. Quejarse es inútil, solo sirve para generar un mayor descontento en nuestras vidas y en las vidas de las personas que nos rodean. Un desahogo, destinado a externalizar los problemas y el propio estado interior, está bien, pero luego hay que volver a empezar con más determinación que antes.

3. Aprende a pasar página fácilmente. Saber pasar página es una gran virtud. Nos permite dar importancia a las cosas que realmente sí la tiene

4. Aplica gratitud. Ser agradecido es esencial. En lugar de quejarnos, aprendemos a agradecer cada día por lo que tenemos. Al hacerlo, nos daremos cuenta de que somos mucho más afortunados de lo que creemos a pesar de que el momento que estamos viviendo no es el mejor.

5. Amor con precauciones, pero no te niegues totalmente. El amor en todas sus formas es la base de la felicidad. El distanciamiento social nos ha privado del contacto físico, pero poco a poco comencemos a recuperar el contacto con los seres queridos, porque es fundamental para nuestro bienestar.

6. Dedícale tiempo a lo que más extrañabas en cuarentena. Que el tiempo dedicado a lamentar lo que no podríamos tener en aquel momento nos sirva como empuje para no descuidarlo una vez que volvamos a la normalidad.

7. Guardar los buenos hábitos. Si has desarrollado hábitos saludables como cocinar y descansar, o para hacer yoga y meditación.: perfecto, no los abandonemos, ahora más que nunca necesitamos cultivar actividades que nos hagan sentir bien.

8. Planea unas vacaciones. Si hasta hace poco la posibilidad de irse de viaje era bastante incierta, ahora ya es posible reservar. Hagámonos un regalo merecido, dependiendo de nuestras finanzas, y vámonos a aquel lugar que siempre hemos querido visitar y que siempre hemos pospuesto.

9. Queda con amigos. No olvidemos cultivar nuestra red de amistades, mantenida a través de videollamadas grupales. Ahora que se puede salir, también recuperemos los espacios de la sociedad tradicional, como bares, parques y plazas. Siempre con precauciones.

10. Busca trabajo y actualízate. Si entre las consecuencias de la cuarentena perdimos nuestro trabajo, no nos desanimemos. A pesar de la crisis, hay sectores en fuerte crecimiento, como el digital, podemos dirigir nuestra búsqueda hacia ello y trabajar para aumentar nuestras posibilidades y ser cada vez más competitivos en el mercado.

Marina Berrio
Asesoramiento: Mundopsicólogos

Te puede interesar:

- Planeando las vacaciones: cómo vencer el miedo al contagio

 La resiliencia, un antídoto contra las situaciones adversas

Cuatro formas de mejorar tu resiliencia, según la psicología

Traumas: ¿qué nos puede causar un trauma y por qué?