Actualizado 03/10/2021 18:33 CET

Dientes de tiburón en niños, qué hacer si se diagnostican

Los dientes de tiburón pueden ser un problema, pero hay que ponerles solución.
Los dientes de tiburón pueden ser un problema, pero hay que ponerles solución. - ISTOCK

La salud de los niños no solo se reduce al bienestar físico o a la aparición de afecciones como pueden ser los resfriados u otros virus. Los dientes también requieren la atención de los correspondientes profesionales, al tiempo que los padres no deben obviar señales que indiquen la necesidad de visitar a médicos y otros especialistas. Un ejemplo son los dentistas, quienes cuidan que la boca de los más pequeños esté en perfecto estado.

Entre los muchos problemas que pueden aparecer en la boca de los más pequeños los dientes de tiburón son una anomalía que no es grave, requieren la atención tanto de los padres como de los correspondientes profesionales. Para saber cómo actuar en estas situaciones, desde la Clínica Dental Vallecas se brindan varios consejos con los que responder para garantizar una buena salud bucodental en los niños.

¿Qué son los dientes de tiburón?

Los dientes de tiburón se refieren a la existencia de dos filas de piezas dentales en los niños. Es decir, cuando todavía no se ha eliminado la dentadura de leche y empieza a surgir la definitiva. Lo normal es que estos últimos empujen a los primeros hasta hacerlos caer, pero en otras ocasiones surgen resistencias que dan lugar a la situación que se menciona y que recuerda a la boca de los animales marinos.

Esta malformación puede ser resultado de la falta de espacio en la mandíbula y de una mayor dureza en la raíz de los dientes de leche. Las causas genéticas o la desviación de las piezas definitivas son otras explicaciones. Cabe destacar que si bien no son un problema grave y puede resolverse de manera natural si se les da tiempo, no hay que restarle importancia ni intentar acelerar el proceso de cambio de dentadura.

No es recomendable forzar la caída de los dientes de leche ya que pueden causarse daños en la encía o en las piezas definitivas. Lo que sí se recomienda es prestar más atención a la higiene buco-dental ya que la presencia de esta malformación puede complicar la limpieza y se aumenta el riesgo de sufrir problemas como las caries.

También es imprescindible acudir a un dentista infantil para que evalúe la salud de la boca del niño y ponga en marcha el tratamiento más adecuado. En algunos casos se recomendará extraer la pieza de leche con el fin de crear más espacio, o reducir su ancho. Tampoco se descarta las ortodoncias con el fin de corregir estas malformaciones y colocar todo en su sitio.

Consejos para cuidar la salud dentales

Si bien es imprescindible que un especialista sea quien decida cuál es el mejor tratamiento para corregir estas malformaciones, lo que sí se puede hacer es cuidar la salud dental de los más pequeños. Estos son algunos consejos de la Academia Americana de Pediatría:

- Cepillarse los dientes dos veces al día con un cepillo de dientes para niños con cerdas suaves.

- Usar pasta dental con flúor. La cantidad recomendada es del tamaño de un guisante o menos y esparza la pasta en las cerdas.

- Usar hilo dental. No todos los niños necesitan usar hilo dental a esta edad, así que primero consulte con el dentista.

- Programar un control dental de la mano de un dentista.

Damián Montero

Te puede interesar:

Dientes sanos, consejos de higiene para niños

6 hábitos que perjudican a tus dientes sin que lo sepas

La higiene bucal en los niños

- Dientes sanos, consejos de higiene para niños

- Revisiones dentales que necesitan los niños

Contador

Para leer más