Actualizado 13/06/2022 14:37

Niños en verano: peligros bajo control

Cómo actuar ante los sustos que nos pueden dar los niños en verano
Cómo actuar ante los sustos que nos pueden dar los niños en verano - ISTOCK

Son innumerables las ocasiones en la vida de nuestros hijos en las que no somos capaces de discernir entre una verdadera urgencia, de un simple susto. Por esta razón, es bueno tener unas nociones de primeros auxilios para que nos ayuden a interpretar los síntomas de los más pequeños de la casa, con un criterio analítico.

Los niños son niños y deben actuar como tales. Desde pequeños van a sufrir caídas, contusiones y picaduras de insectos. No debemos ser excesivamente protectores pues, a la larga, influirá en el comportamiento del pequeño y podemos hacerles introvertidos y miedosos.

La precaución tiene que estar justificada y siempre con moderación. Por eso repasamos varias pautas que podemos seguir en caso de valorar la situación de urgencia o no, en determinados casos, de nuestros hijos.

Intoxicaciones

Importante. Conocer las tres "ces": Cuál es el tóxico, Cantidad ingerida y Cuándo se produjo la ingesta. Es aconsejable que tengáis el teléfono del Instituto de Toxicología de Madrid (915620420) apuntado en la agenda y en la puerta del botiquín.

Prevenir. El mejor preventivo es no dejar nunca medicamentos o productos tóxicos al alcance del bebé.Nunca debéis provocar el vómito al niño.

Botiquín

Debe estar en un lugar fresco y seco. Jamás en el baño. El botiquín debe ser accesible sólo para adultos, siempre lejos del alcance de los pequeños.

Compuesto por: alcohol, termómetro, vaselina, tijeras, pinzas de depilar, bulbo aspirador nasal, tiritas, gasas, venda elástica y de tela, bolitas de algodón esterilizado, jabón líquido de manos, pomadas antisépticas, gotero o jeringa oral calibrados para dosificar medicamentos y compresas heladas (en el congelador).

Crisis convulsivas

La causa principal es por fiebre alta.

¿Qué hacer? Conserva la calma. Ayúdale a que no se golpee y obsérvale para explicar bien al médico lo ocurrido.

Nunca le estimules, ni zarandees, ni intentes sujetarle.Siempre: garantiza su seguridad, ponle sobre algo blando, aflójale la ropa y avisa al médico.

Medir la temperatura

Nunca dejes solo al niño mientras le tomas la temperatura. Tampoco lo hagas después de bañarle, o si se acaba de despertar. El método oral no será muy preciso si el niño acaba de comer, algo frío o caliente.

¿Qué hacer si tiene fiebre? Desnuda a tu hijo y ponlo fresco. Refresca el ambiente y no lo arropes. Si es necesario, utiliza paños húmedos de agua fría, o incluso dale un baño templado.

Quemaduras

Quemaduras por fuego. Apagar el fuego tapando al niño con una manta, no inflamable. Si no tenéis nada con que tapar, hacerle rodar por el suelo.

Quemaduras por electrocución. No tocar al niño con las manos, sino separarlo de la corriente con un objeto de madera o plástico.Nunca rompáis las ampollas. En el caso de las producidas por corriente eléctrica, nunca ponerle nada sobre la piel. En grandes quemaduras, como en incendios, no quitarle la ropa.

Cólico del lactante

¿Qué es? El cólico del lactante es un llanto repentino y exagerado, que se repite de forma cíclica, principalmente en las horas de la tarde.

Consejo. Anticiparos al problema, sacándolo a pasear un rato antes para que pase el momento crítico dormido.Siempre descartar otras causas. Tener serenidad y paciencia ante el episodio.

¿Qué hacer? Aplicarle técnicas de relajación, como colocar al bebé boca abajo sobre una toalla caliente o manta eléctrica; realizarle masajes abdominales; mantenerlo en cuclillas un ratito; cambiarlo de posición frecuentemente; pasearlo con la cara y el cuerpo boca abajo sobre vuestro brazo y con la mano bajo el abdomen aplicando presión; envolverlo firmemente, pero con suavidad, en una manta ligera.

Contusiones y heridas

Contusiones. Llenar una bolsa con hielo, cubrirla con un paño y aplicársela, observando su evolución.Heridas. Lavar la zona bajo un chorro de agua tibia, secarla con gasas estériles en una dirección, usar un antiséptico para desinfectar (mercromina) y dejarla al aire si es posible, o poner una tirita o gasa.

Heridas graves. Elevar la extremidad por encima del corazón, presionar con firmeza la hemorragia y, si se empapase de sangre el paño colocar otro encima sin retirar el anterior. Si hay amputación, envolvemos la zona amputada (p.e., el dedo) en un trapo limpio y la guardamos en una bolsa hermética, sumergiéndola en agua fría o, en su defecto, en hielo.

Nunca secar las heridas con algodón porque deja restos, ni usar povidona yodada (Betadine) en el primer mes de vida. Tampoco aplicar pomadas que contenga heparina sódica.

Si es un cristal, no debes sacarlo porque puede cortarle más al salir. Nunca hacer un torniquete o colocar el miembro amputado en contacto directo con hielo.

Picaduras o mordeduras

Medusas e insectos. Ponerle hielo, extraer el aguijón (nunca con pinzas, se puede rascar con una tarjeta, por ejemplo), lavarle con agua y jabón, y cubrir con una gasa fría.

Serpientes. Mantener quieto al niño, con la zona afectada por debajo del corazón para que el veneno no llegue hasta allí. Llevarle al hospital para su desinfección, junto con su historial de vacunación.

Mordedura humana. En la práctica, es la más infecciosa y debe tratarse incluso con mayor precaución y vigilancia que la de un animal.

Silvia Paniagua

Te puede interesar: 

- Golpes en la cabeza, ¿qué hacer ante un coscorrón?

- Botiquín completo, lo que no debes olvidar en este kit

- Primeros auxilios en niños

- Cómo evitar las picaduras de mosquitos

- Cómo curar heridas en los niños

Contador

Más información