El peso de la mochila y el sedentarismo, enemigos a evitar en esta vuelta al cole

Consejos para ahorrar problemas musculares con la vuelta al cole.
Consejos para ahorrar problemas musculares con la vuelta al cole. - ISTOCK

La vuelta al cole conlleva retomar rutinas que se dejaron de lado durante el verano. Un buen ejemplo es el colgarse, de nuevo, la mochila para transportar los libros hasta el centro escolar. En muchos escolares el resultado de este paseo con carga a cuestas supone problemas musculares que pueden dificultar su día a día y hacer algo más cuesta arriba el curso.

Por ello desde la Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnado, CEAPA, se brindan varios consejos con los que evitar el dolor de espalda durante el curso escolar. Por ello se recuerda a los padres que dos de los enemigos de los músculos en esta vuelta al cole son el peso en la mochila y el sedentarismo. Al mismo tiempo se brindan varios consejos para poner solución.

Aumento de los problemas de espalda

Antes de los 6 años, las dolencias de la espalda son excepcionales en España. Sin embargo, se ha observado un aumento de su presencia a partir de los 10. De hecho, entre los 13 y 15 años ya las han padecido el 51% de los chicos y el 69% de las chicas. A partir de esa edad su frecuencia es similar a la de los adultos. Es en el inicio de la Primaria cuando los niños deben adquirir los hábitos que les ayuden a prevenirlas y reducir su impacto.

El aumento de las dolencias de espalda está relacionado, entre otros motivos, con el excesivo peso de las mochilas.

Pero tampoco puede negarse la culpa que tiene el sedentarismo en la infancia a consecuencia del uso cada vez más extendido. Y es que el uso de juegos electrónicos y el ocio pasivo en detrimento de otras actividades físicas se han instalado en muchos hogares.

Francisco Kovacs, director de la Red Española de Investigadores en Dolencias de la Espalda (REIDE), advierte que "el 72% de los adolescentes se queda sentado en el sofá delante de la pantalla en vez de salir a tomar el aire". De hecho, solo el 37% de los niños realiza la actividad recomendada por Organización Mundial de la Salud (OMS) de una hora diaria de ejercicio.

Ejercicio en familia como respuesta

Está demostrado científicamente que realizar ejercicio desde edades tempranas, siempre que se practique de manera continuada y habitual, resulta efectivo para prevenir las dolencias de la espalda durante toda la vida. Y, en caso de que aparezcan episodios de dolor, esos hábitos reducen su duración y su impacto en la vida diaria. De ahí que sea aconsejable incorporar ese hábito a la vida cotidiana, en edades tempranas, y no considerarlo una obligación más del horario escolar, sino algo propio del ocio familiar.

Es más importante hacer ejercicio de manera habitual que decantarse por uno u otro deporte concreto. Eso sí, cuanto más divertido y motivador resulte más probable es que los niños y niñas lo mantengan en el tiempo. Sólo existe una excepción a esta norma: la práctica de deporte a nivel competitivo muy intenso o cuasi profesional, que está desaconsejada. ¿El motivo? Se asocia a un mayor riesgo de padecer dolor de espalda. Posiblemente porque conlleva un mayor riesgo de sufrir lesiones y de desarrollar los desequilibrios musculares típicos de cada deporte.

Las familias pueden aplicar otras medidas eficaces para prevenir. 

Durante un eventual episodio de dolor de espalda, es mejor evitar el reposo en cama o acortarlo tanto como sea posible; especialmente cuando dura más de 48 horas, ya que reduce el tono muscular.

Desde el ámbito escolar se pueden impulsar otras medidas que eviten el excesivo peso de las mochilas como el uso de soportes digitales, libros trimestrales o la instalación de taquillas en los colegios. Si es imposible evitar el transporte de un peso excesivo, son preferibles las mochilas con ruedas porque evitan llevar el peso sobre los hombros y espalda. Si esta opción tampoco es factible, la mochila debe situarse tan cerca del cuerpo como se pueda, sujeta con un cinturón para que no se balancee. Hay que tener en cuenta que en la infancia el centro de gravedad está situado más abajo que en la edad adulta, por lo que conviene situar la mochila a la altura de la zona lumbar.

Damián Montero

Te puede interesar:

- Vuelta al cole: ¿cómo preparar a los niños?

- Vuelta al cole: ideas para marcar todo lo necesario para el colegio

- 10 consejos para preparar la vuelta al cole

- Comprar libros de texto de usados permite ahorrar hasta 100 euros por hijo

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.