Un riego sanguíneo menor en el cerebro podría explicar el origen de la tartamudez

Un menor riego sanguíneo en el cerebro podría estar detrás de la tartamudez
Foto: ISTOCK Ampliar foto

Sus síntomas se conocen perfectamente y también existen terapias para intentar contrarrestar sus efectos. Sin embargo poco se conoce sobre el origen de la tartamudez, un trastorno en el habla: causas genéticas, circuitos alterados en el cerebro o un riego sanguíneo menor en esta zona del cuerpo podrían ser las causas de este problema en los niños.

Esta última causa ha sido el centro de una nueva investigación realizada por el Hospital Pediátrico de Los Ángeles que ha encontrado importantes pistas sobre cómo se relaciona el riego sanguíneo y la tartamudez en niños.

Tartamudez y riego sanguíneo

Los investigadores partieron de un patrón que habían detectado en otros estudios. Cuando una persona presentaba algún tipo de problema en su cerebro relacionado el riego sanguíneo, este paciente también tenía trastornos relacionados con el habla similares a la tartamudez. Por ello quisieron comprobar si de igual modo en pacientes con este problema de comunicación también presentaban una llegada más escasa de sangre a su cabeza.

Para comprobar esta teoría los investigadores emplearon dos grupos para medir el riego sanguíneo en sus cerebros. Por un lado 26 personas con tartamudez y por el otro, 36 pacientes sin ningún tipo de trastorno en el habla. A todos ellos seles realizó un escáner IRM para comprobar el flujo de sangre que llegaba a sus cabezas y si existía algún tipo de diferencia.

Los investigadores encontraron pruebas que indican que aquellos que tartamudeaban tenían una reducción en el flujo sanguíneo en el área de Broca del cerebro, la cual se localiza en el lóbulo frontal, responsable del habla. Esto permitió a los autores del estudio vincular un trastorno más grave con unos niveles anómalos la región del cerebro encargada de procesar las palabras.

Tartamudeo grave, menos riego

Tal y como indica el doctor Jay Desai, responsable de este estudio, en aquellos casos en los que la tartamudez era más grave, el riego sanguíneo del cerebro era más anómalo. Este especialista indica que aunque se haya encontrado esta relación, no puede ser considerada como causa de este trastorno del habla.

Aunque los responsables del estudio sí creen que la tartamudez se puede explicar desde la perspectiva cerebral, en donde algo debe funcionar mal para que aparezca este trastorno del habla. Esto guarda relación con la investigación realizada por el Instituto de la Mente en Desarrollo, perteneciente al Hospital Pediátrico de Los Ángeles, quien encontró en otro de sus trabajos lo que podría ser el origen de este problema.

Una explicación que también se encontró después de analizar el cerebro de varios niños con tartamudez. Tras analizar el metabolismo de las neuronas de varios pacientes, los investigadores notaron que algunas áreas del cerebro se encontraban alteradas en las personas con este tipo de trastorno del habla.

Es decir, las regiones afectadas y vinculadas con este trastorno incluían una red de producción del habla que tiene que ver con la regulación de la atención; y la red emocional y de la memoria, que está involucrada con la regulación de la emoción. Mayor modificación en este sistema, supone más nivel de esta variación en la comunicación.

Damián Montero

Te puede interesar:

- Mi hijo ha empezado a tartamudear

- Dificultades en el desarrollo del lenguaje infantil

- El desarrollo del habla en los niños

- Cómo tratar la tartamudez desde la infancia

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.