La falta de horas de sueño afecta al estado de la flora intestinal

El insomnio puede causar problemas de estómago
Foto: ISTOCK Ampliar foto

Dormir mal, y no cumplir con un correcto horario de sueño se nota en muchos aspectos de la salud. Menos rendimiento en la jornada, peor humor durante el día, cansancio e incluso una flora intestinal alterada. Así lo indica un estudio publicado en la revista Molecular Metabolism y realizado por miembros del departamento de Neurociencia de la Universidad de Upssala, en Suecia.

Según este trabajo, dormir menos horas de las recomendadas tiene efectos sobre la flora intestinal que hace a estas personas más propensas a desarrollar problemas como diabetes tipo 2 y sobrepeso.

Menos horas de sueño, alteración de la flora bacteriana

Partiendo de la hipótesis de que menos horas de sueño hace que las bacterias presentes en la flora intestinal se alteren. Dormir poco podría hacer que la abundancia de estas especies no sea la misma en todos los casos, lo cual daría lugar a problemas en el metabolismo que podrían afectar seriamente a las personas que no tienen un horario correcto en la cama.

Con este objetivo, los responsables de esta investigación se contó con un grupo de nueve personas, todos ellos adultos y sanos, que fueron sometidos a pruebas dividas en dos noches donde se les privaba parcialmente del sueño, dormían un total de cuatro horas (de 02:45 de la mañana a 07:00) y otras dos en las que se quedaban en la cama las ocho horas recomendadas por los especialistas en esta materia

Para saber cómo afectaba la falta de sueño a la flora intestinal, los responsables de la investigación recogieron muestras fecales en las 24 previas al inicio de las noches de privación de sueño y también en las posteriores a la realización de estas alteraciones en los horarios de los participantes. También se recogieron este tipo de pruebas en las jornadas donde el descanso ascendía a las 8 horas.

Por último, los participantes de este estudio también fueron sometidos a pruebas de tolerancia a la glucosa para conocer en qué medida la diabetes podía afectar a los pacientes que dormían menos horas de las debidas. En definitiva, recabar datos de cómo la falta de sueño era capaz de alterar el metabolismo de las personas.

Cambios similares a los de la obesidad por falta de sueño

Los resultados mostraron que aquellos pacientes que fueron privados de sueño mostraron cambios en su flora intestinal similares a los que tenían el organismo de las personas obesas en comparación con personas sanas. Un ejemplo era la mayor presencia de bacterias Firmicutes que superaban a las Bacteroidetes, un hecho que según otros estudios está asociado a la presencia de obesidad.

Por otro lado, los pacientes sometidos a esta restricción de sueño mostraron un 20% menos de sensibilidad a la insulina, lo cual aumentaba más la posibilidad de sufrir diabetes de tipo dos. Aunque cabe aclarar que no se encontró relación directa entre la alteración de la flora intestinal y este asunto.

Cómo afecta la falta de sueño prolongada

Los investigadores sugieren tomarse estos datos con moderación dado el carácter a corto plazo de este estudio. Según estos profesionales aún falta por ver cómo afecta la falta de sueño prolongada a lo largo de los años en la flora intestinal de las personas y si efectivamente las personas que no duermen lo suficiente, acaban teniendo problemas como sobrepeso y obesidad.

Algo que especialmente ha de tenerse en cuenta con niños y adolescentes, quienes para cumplir con los horarios de colegio e instituto deben madrugar. Por ello, se hace especialmente importante asegurarse de que duerman lo suficiente para que levantarse temprano no acarre ningún problema de salud importante como los que refleja este estudio.

Consejos para una mejor higiene del sueño

- Nada de comidas copiosas durante la cena para evitar largas digestiones.

- Evitar en la medida de lo posible bebidas excitantes y azucaradas, especialmente en horas cercanas a la de irse a dormir.

- Mejor una charla tranquila en el sofá o leer un libro que ver una película que active el organismo antes de irse a la cama.

- La cama es para dormir, no se debe chatear con el móvil ni jugar a videojuegos tumbados.

- Cumplir rutinas en la medida de lo posible, tratar de levantarse más o menos a la misma hora incluso en fin de semana y no aprovechar estos días para dormir más de la cuenta.

Damián Montero

Te puede interesar:

- 10 claves para un sueño saludable

- Problemas de insomnio en los niños

- Aumenta el insomnio tecnológico entre adolescentes

- La falta de horas de sueño provoca depresión y ansiedad

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.