Actualizado 26/12/2021 16:53 CET

Cómo actuar si tu hijo es un tirano en clase

¿Cómo Actuar Si Descubres Que Tu Hijo Es Un Tirano En Clase?
¿Cómo Actuar Si Descubres Que Tu Hijo Es Un Tirano En Clase? - ISTOCK

Convivir es difícil, y no solo en casa. Hay muchos otros entornos en los que hay que relacionarse con otras personas, como por ejemplo el colegio. El día a día en las aulas significa el encuentro entre distintas personalidades, algunas más duras que otras y que tratan de imponer su criterio en lugar de consensuar las decisiones que afectan a todos. Por ello, es labor de los padres educar a sus hijos para que no se vuelvan unos tiranos en clase.

Con este fin desde la Asociación Española de Pediatría y Atención Primaria, AEPap, se dan varios consejos con los que detectar comportamientos que alerten a los padres de que están en presencia de un hijo tirano. Al mismo tiempo, se indican otros tips con los que saber reaccionar ante estas conductas para garantizar que sus hijos demuestren una actitud que favorezca la convivencia dentro las aulas.

Características de los tiranos en clase

Lo que más caracteriza a los niños tiranos en clase es que soportan mal la frustración. Cuando algo no les sale como ellos desean no tienen estrategias para resolver los problemas ya que están acostumbrados a que otros lo hagan. Nunca aceptarán un "no"por respuesta, y ante la aparición manifiestan una rabieta. Así, demuestran una escasa empatía y una ausencia de remordimientos al haber tratado de imponer su criterio con gritos o amenazas.

Son muy egocéntricos y la culpa de sus problemas siempre es de otros, siempre encuentran una justificación para su conducta. Al mismo tiempo reclaman mucha atención en case y su percepción de la propiedad es exagerada, siendo "es mío" una de las frases que más dicen. De hecho siempre suelen exigir en lugar de pedir y nunca está satisfecho con aquello que piden. Pareciera que nunca está satisfecho.

Casi siempre está triste o enfadado y su autoestima es baja pero lo oculta bajo la máscara del comportamiento tiránico. Por ello en clase no reconoce la autoridad de los profesores y si recibe un castigo, siempre los discute por considerarlos injustos o exagerados. Entre las causas que han dado lugar a estos comportamientos:

- Estilo educativo permisivo. La falta de disciplina hace creer al niño que puede hacer lo que quiera, cuando y donde quiera. Por ello, no interioriza que las recompensas necesitan un esfuerzo ni que debe respetar a los demás.

- Influencia social. En la actualidad prima tenerlo todo, rápido y fácilmente . Esto genera en el niño un comportamiento impaciente.

¿Qué se puede hacer para ayudar a los profesores?

Los padres deben mantener su autoridad desde las edades tempranas, sin ser autoritarios. La autoridad requiere de madurez y responsabilidad, manteniendo comunicación, confianza, afecto, cariño y cercanía, en definitiva, amor. En este sentido, cuando el niño tirano tenga una rabieta sería recomendable, en primer lugar, conectar emocionalmente con él y, después, redirigirlo racionalmente.

Por otro lado, los límites deben ser claros y los castigos, en caso de ser necesarios, deben ser proporcionados y han de cumplirse. Se debe tener empatía y mostrarle que la intención principal es ayudarle aunque le parezca lo contrario inicialmente, pues el niño no entenderá que ponerle límites es bueno para su futuro. En todo momento debe primar el consenso entre los profesores y los padres.

También es importante permitirles que experimenten cierta frustración para que comprendan que en la vida se requieren esfuerzo y respeto hacia los demás y las cosas que nos rodean. A lo largo de los años deberá afrontar situaciones difíciles y solucionar problemas por su cuenta, por lo que sobreprotegerlo es un flaco favor puesto que con el tiempo descubrirá que el mundo no está hecho a su medida y puede llegar a sentirse un desgraciado.

Damián Montero

Te puede interesar:

- Test de personalidad: ¿tienes un hijo/a mandón?

- El autoritarismo de los niños mandones

- Cómo educar a un niño mandón

Para leer más