Actualizado 06/12/2020 21:39 CET

En la guardería, buen comportamiento: enseña a tus hijos a portarse bien

Claves para portarse bien en la guardería
Claves para portarse bien en la guardería - ISTOCK

El buen comportamiento es lo que se espera de los niños. Aunque claro, no se puede actuar como nunca te han enseñado a que lo hagas. Conocer ciertas normas de actitud es muy importante para los más pequeños. En especial cuando estos comienzan a interactuar con otros compañeros, como por ejemplo en la guardería o en otros niveles de enseñanza inferiores.

Los padres deben asumir su rol como educadores de sus hijos y enseñar buen comportamiento en la guardería. Nociones básicas de convivencia que hagan que su estancia en estos centros educativos sea normal. Además, de esta manera, se garantizará una correcta socialización de los niños, así como las bases de una excelente educación para saber cómo actuar en compañía de otras personas.

¿Hay que preocuparse?

Nunca hay que olvidar que estamos hablando de niños, por lo que no cabe esperar un comportamiento 100% aceptable. Tal y como indican desde la Asociación Español de Pediatría y Atención Primaria, AEPap, recuerdan que es normal que los niños de uno o dos años muerdan o peguen a sus compañeros de guardería. En estas edades se experimenta un deseo de independencia.

Al mismo tiempo no cuentan con la capacidad de expresar enfado ni de controlar sus impulsos (algo que sucede en torno a los cinco años). A los padres les toca hacerles entender que lo que han hecho está mal y que, desde luego, con este comportamiento no van a conseguir lo que quieren.
Este nunca debe ser aceptado como un medio aceptable por los mayores y menos cuando los menores intentan conseguir algo.

Si bien antes se dijo que son comportamientos "normales", hay que intervenir tan pronto sea posible para mostrarles que existen otras maneras de actuar. La idea es que los más pequeños que frente a esta actitud agresiva hay una consecuencia que no se relaciona con los fines que esperan obtener. Un mensaje que es normal que no entiendan a la primera.

¿Cómo proceder? Con paciencia y perseverancia para conseguir los resultados que se esperan. Los niños deben aprender que hay que trabajar para conseguir lo que desean y no mediante la violencia ni otros medios. En cuanto al niño que "sufre" estos comportamientos, hay que evitar que reaccione de igual manera. En todo caso hay que recomendarle que ponga en conocimiento del adulto más cercano esta situación para que sea él quien ponga solución.

Origen del mal comportamiento

Desde AEPap señalan estos orígenes como fuente del mal comportamiento por parte de niños en guarderías:

- Ambiente familiar. Hay que recordar la importancia del entorno donde crece el niño y que estos aprenden por emoción. Si aquí ve que las cosas se resuelven con violencia, procederá igual.

- Exposición a escenas violentas, ya sea en programas de televisión, películas, etc. Hay que vigilar los contenidos que visualiza el niño.

- Dificultades en la comunicación relacionados con retrasos en el lenguaje o dificultades para expresarse.

- Baja tolerancia a la frustración.

- Escasez de habilidades sociales para resolver conflictos.
Frente a estos comportamientos, los padres deben reaccionar de la siguiente manera:

- Servir de modelo para saber cómo afrontar situaciones de conflicto desde el diálogo, sin recurrir a la violencia física o verbal.

- Control de los contenidos que consumen los niños en televisión u otros dispositivos como tablets o smartphones.

- Explicar que los malos comportamientos no son aceptables y que tienen consecuencias negativas, tanto para los demás niños (dolor y tristeza) como para él (castigos).

- No reforzar conductas negativas.

- Elogiarlos cuando resuelven las situaciones adecuadamente.

Damián Montero

Te puede interesar:

- El refuerzo positivo frente al castigo infantil

- Las claves de la desobediencia infantil

- Cómo manejar el mal comportamiento infantil