Cómo es un niño con síndrome de Down

Niños con síndrome de Down
ISTOCK

En general, todos los niños con síndrome de Down que han sido estimulados correctamente son capaces de jugar y divertirse experimentando con todo lo que tienen a su alcance. Para su correcto desarrollo, es muy importante que las personas más cercanas, padres y hermanos, compartan actividades con ellos para motivarles. Además, como el resto de los niños, expertos de la Fundación Down España afirman que pasan por diferentes etapas.

Etapas en la infancia de los niños con síndrome de Down

0 - 2 AÑOS

Desde la Fundación Down España se afirma que durante esta etapa, los niños con síndrome de Down aprenden a andar, hablar, comer, ir al baño... pero lograrlo les cuesta un poco más que a los niños sin discapacidad.

El apoyo de los padres, junto a una estimulación especial en casa y en la escuela infantil lograrán que estos niños con síndrome de Down aprendan cualquier cosa. Para ellos, es fundamental repetirles más cosas y para los padres es necesario armarse de paciencia. Establecer rutinas y hacer las cosas siempre de la misma manera les ayuda mucho

2 - 6 AÑOS

Niños con síndrome de Down

A partir de esta edad, el niño con síndrome de Down que ha sido estimulado adecuadamente es capaz de jugar solo y divertirse, experimentando cómo funcionan las cosas que tiene a su alcance, pero conviene que vosotros, sus padres, así como sus hermanos o amigos, jueguen y compartan actividades con él, pues será un tiempo inestimable para reforzar lazos e impulsar su desarrollo.

6 - 12 AÑOS

Los niños con síndrome de Down se desarrollan muy deprisa en los primeros años, pero en la segunda infancia su evolución tiene un ritmo más pausado. A partir de los 6 años, continúan ganando fuerza y destreza en sus movimientos. Gracias a su desarrollo psicomotriz estos niños son cada vez más autónomos. Sin embargo, su capacidad para lograr las metas que se proponen se desarrolla de un modo más pausado, por lo que sus progresos llegan, aunque más lentamente.

ADOLESCENCIA

La adolescencia es una etapa complicada para todos, que suele alterar la convivencia en las familias. Como otros chicos de su edad, los adolescentes con síndrome de Down tienen también conflictos con su familia y por eso prefieren estar con sus amigos. Son años de cambios físicos, de personalidad, en los que puede surgir el primer amor. Junto a estos cambios surge el deseo de independencia, que suele chocar con la sobreprotección de sus padres, cuando existe. Estos adolescentes desean realizar las mismas cosas que ven hacer a otros jóvenes de su edad y algunos padres no saben cómo canalizar estos impulsos.

Marisol Nuevo Espín

Te puede interesar:

- 'El Reencuentro', la emotiva campaña de Down España

- Libros que ayudan a explicar el síndrome de Down a los niños

- 'A los que dan vida', emotivo video de unos padres a su hija con Síndrome de Down

- No te asustes mamá: Día del síndrome de Down

- Cómo hablar con tus hijos del síndrome de Down

Para leer más

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.