Actualizado 30/12/2021 15:48 CET

Cómo se puede disminuir la ansiedad en casa

Archivo - Ideas para reducir la ansiedad en el hogar
Ideas para reducir la ansiedad en el hogar - ISTOCK 

La ansiedad es un término muy general que se utiliza para describir un sentimiento de extrema preocupación o malestar. Sentirse ansioso es natural después de que sucede algo perturbador. Pero cuando un niño siente ansiedad que dura mucho tiempo y le impide hacer cosas como ir a la escuela o ver amigos, entonces se convierte en un trastorno de ansiedad.

¿Cuáles son los síntomas de la ansiedad en los niños?

La ansiedad tiene muchos síntomas y puede verse muy diferente de un niño a otro. A continuación, se muestran algunos signos comunes de que un niño puede tener en un trastorno de ansiedad:

- Problemas para dormir
- Quejarse de dolores de estómago u otros problemas físicos
- Evitar determinadas situaciones
- Dificultad para concentrarse en clase o estar muy inquieto
- Rabietas constantes

¿Qué tipos de trastornos de ansiedad pueden experimentar los niños?

Trastorno de ansiedad por separación:

Los niños se sienten extremadamente molestos cuando tienen que estar lejos de sus padres o cuidadores. Esta ansiedad va más allá de lo que normalmente sienten otros niños de su edad.

Los síntomas de la ansiedad por separación incluyen:
- Preocupación por que los padres o cuidadores se enfermen y no puedan estar con ellos
- Negarse a salir de casa o ir a la escuela
- Miedo a dormir o estar solo.
- Pesadillas sobre la separación
- Síntomas físicos (como dolores de cabeza o de estómago)

Trastorno de ansiedad social:

Los niños con trastorno de ansiedad social se sienten muy cohibidos con otras personas. Tienen tanto miedo de sentirse avergonzados que evitan situaciones sociales e incluso temen hablar en clase o participar.

Los síntomas del trastorno de ansiedad social en los niños incluyen:

- Evitan la mayoría de situaciones sociales o sentirse terrible cuando tienen que participar en ellas.
- Síntomas físicos como temblores, sudoración o dificultad para respirar en situaciones sociales
- En niños pequeños, rabietas y llanto también en situaciones sociales.
- Miedo a que los demás vean su ansiedad y los juzguen por ello.

Mutismo selectivo:

Los niños con mutismo selectivo tienen dificultades para hablar en algunas situaciones, como en la escuela. Estos niños además de ser tímidos, tienen una ansiedad tan fuerte que se sienten congelados y no pueden hablar.

Los niños que padecen mutismo selectivo:

- Son capaces de hablar en algunas situaciones pero no en otras.
- Hablan poco, introvertidos.
- Tiene problemas con la escuela y en las actividades sociales.

Trastorno de ansiedad generalizada:

Los niños con trastorno de ansiedad generalizada se preocupan por muchas cosas cotidianas. Su preocupación no es causada por nada específico y es lo suficientemente perturbadora como para interponerse en su vida cotidiana.

Los niños con este tipo de ansiedad pueden presentar:

- Inquietud
- Sensación de nerviosismo
- Sentirse cansado la mayor parte del tiempo.
- Problemas para concentrarse
- Sentirse enfadado
- Problemas para dormir

Trastorno de pánico:

Los niños con trastorno de pánico tienen ataques de pánico frecuentes e inesperados. Los ataques de pánico provocan sentimientos físicos con sensaciones desesperantes.

Este tipo de ansiedad puede presentar:

- Miedo constante a más ataques de pánico.
- Un gran cambio del comportamiento normal después de los ataques de pánico, como evitar lugares que les recuerden ese ataque.

Fobia específica:

Los niños con fobias específicas tienen mucho miedo a una o más cosas específicas. Este miedo es a algo que normalmente no se considera peligroso. Las fobias perturban la vida de los niños porque se desviven por evitar situaciones o sitios que les pueden provocar fobias.

Las fobias más comunes en los niños son:

- A animales o insectos
- A las alturas.
- A la sangre o inyecciones
- A multitudes o espacios reducidos

¿Cómo se puede disminuir la ansiedad en casa?

Es mucho menos probable que estés ansioso si te concentras en el momento presente.Así que hay algunas formas muy simples en las que uno puede llevarse a sí mismo al momento presente. Por ejemplo, solo enfócate en tus sentidos, incluso durante 60 segundos, en lo que estás sintiendo, qué es lo que estás tocando, qué puedes saborear, qué ves. Recorrer tus cinco sentidos no lleva mucho tiempo, pero puede llevarte al momento presente. Es un hábito mental que puedes implementar a lo largo del tiempo. Digamos que haces esto una vez al día, incluso cuando no estás ansioso. Estarás desarrollando una habilidad que puedes usar para relajarte cuando estás ansioso.

Si tus hijos, no importa la edad que tengan, te ven practicándolo, será un gran aporte para cualquier momento de su vida que lo necesiten.En resumen, la atención plena es una práctica que es efectiva y se puede aprender de manera bastante rápida. Es gratuita y tu hijo puede aprender a usarla por su cuenta. Los niños y los padres enfrentarán desafíos a lo largo de sus vidas y estas habilidades siempre les serán útiles.

Gabriela García González. Autora del bestseller El Poder de Tu Resiliencia y de La Mejor Coach para tus Hijos ¡eres tú! es una referente del Coaching para Niños y el Empoderamiento infantil y Femenino. Educadora, Experta en Desarrollo Personal integral, Conferencista internacional y Formadora de Emprendimientos desde el Ser para mujeres.

Te puede interesar:

- 5 trucos para vencer la ansiedad

Cuatro formas de mejorar tu resiliencia, según la psicología

- Ansiedad... ¿qué esconde?

- Guadalupe Gómez Baides: "Gracias al Covid, muchos niños han recuperado a sus padres"

- La resiliencia, la llave de tu bienestar mental

Contador