Un corazón sano en la juventud es un cerebro sano en la vejez

Cuidar del corazón es una buena opción para el futuro.
Foto: ISTOCK Ampliar foto

Él corazón es un órgano vital. De él depende que el resto del cuerpo siga funcionando correctamente ya que es su bombeo de sangre depende que una persona esté sana. Mantenerlo sano es una misión imprescindible para el bienestar diario y para el futuro de cualquier individuo. Así lo indica un nuevo estudio realizado por la Facultad de Medicina de la Universidad de Johns Hopkins, en Baltimore.

Esta nueva investigación ha encontrado una relación entre mantener el corazón sano en la juventud y mantener un cerebro en pleno funcionamiento en el futuro. La circulación y la propensión de las personas obesas a fabricar en exceso amiloideas, proteína relacionada con la aparición del Alzhéimer.

Riego sanguíneo

Este estudio comenzó en el año 1987, cuando los responsables de la investigación comenzaron a seguir a 350 personas. A todas ellas se les realizó un seguimiento para comprobar los efectos que tenía su salud cardíaca en el envejecimiento de sus cerebros. Del mismo modo, analizaron otras posibles actividades que perjudicaran su salud como el desarrollo de obesidad o si eran o no fumadores.

Durante al menos 24 años, los investigadores siguieron el desarrollo de estas personas. Tras este tiempo, comprobaron que aquellos que habían mantenido una buena salud cardíaca, presentaban un cerebro con unas buenas funciones. Por el contrario, quienes menos habían practicado ejercicio estaban más mermados a nivel cognitivo.

La primera explicación es la del riego sanguíneo. Un corazón deteriorado no puede bombear al mismo ritmo que uno sano. Esto hace que el resto de órganos presenten un mayor deterioro. El cerebro es uno de los que más se resiente en este sentido, es por ello que presenta un menor nivel cognitivo y se vuelve más vulnerable a desarrollar demencia en la vejez.

Desarrollo de amiloideas

Los investigadores también encontraron que algunas prácticas que afectan a la salud cardíaca, también hace que el cerebro esté más predispuesto al desarrollo de demencias como el Alzhéimer. Los participantes del estudio que presentaban hipertensión, eran obesas, diabéticas o tenían un nivel de colesterol alto presentaron depósitos de amiloideas de mayor tamaño.

Para evitar el deterioro del cerebro y el desarrollo de amiloideas es imprescindible cuidar la salud del corazón. Estos son algunos consejos para mantenerse en forma a nivel cardíaco:

- Ejercicio regular. Practicar deporte de forma regular favorece el bombeo de sangre y mantiene en forma al corazón. En cambio, el sedentarismo favorece la acumulación de colesterol en las arterias.

- Alimentación equilibrada. Evitar las comidas más grasas e incluir más a menudo alimentos como pescados y verduras evitan la aparición del colesterol en los vasos sanguíneos.

- Cuidar el consumo de sal. El alto consumo de sal se relaciona con la aparición de hipertensión. Este producto resta elasticidad a las arterias y hace más difícil su trabajo y la circulación de sangre por el cuerpo.

- Evitar el tabaco. Dejar de fumar es una opción bastante buena tanto para quien consume cigarrillos como para los de su alrededor. Los componentes de este artículo aumenta el riesgo de padecer trombosis en la edad adulta.

Damián Montero

Te puede interesar:

- Día mundial del corazón: 14 curiosidades sobre el corazón para explicar a los niños

- Un soplo en el corazón de los niños

- Cómo explicar el Alzheimer a los niños

Para leer más

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.