Sudar 10 minutos al día tiene beneficios para el corazón de los niños

El ejercicio, por muy breve que sea, tiene importantes beneficios
Foto: ISTOCK Ampliar foto

Moverse, por muy poco que sea, es una actividad que tiene importantes beneficios para la salud. Mantenerse activo es una obligación para todos aquellos que quieren mantener un estilo de vida sano y tener bien lejos posibles enfermedades. Y si no hay a día de hoy bastante evidencias sobre los efectos positivos que tiene el ejercicio en el cuerpo, el Centro Médico Bautista Wake Forest en Carolina del Norte ofrece nuevas evidencias.

Los datos de esta investigación se han centrado en comprobar si el ejercicio que se realiza, por muy breve que sea, tiene efectos en el futuro. Sus datos son claros: al menos 10 minutos de deporte al día ya hace que el corazón de los niños y adolescentes sea más fuerte de cara a su vida adulta.

Mejora de la circulación

En este nuevo estudio se siguió de cerca los casos de casi 11,600 niños de 4 a 18 años de edad en Estados Unidos, Brasil y Europa. A todos ellos se les realizó un cuestionario sobre el tipo de ejercicio que realizaban a diario, al mismo tiempo también se les realizó un examen médico con el fin de saber cuál era su salud cardíaca. Los resultados fueron claros: por muy breve que fuera este deporte, su corazón presentaba beneficios muy importantes.

Con apenas 10 minutos al día de actividad intensa, los participantes en el estudio presentaban beneficios cardíacos significativos. Uno de ellos es la reducción de la grasa abdominal en los jóvenes y unos mayores niveles elevados de insulina en la sangre. Resultados que los hacía menos propensos a desarrollar problemas del corazón en un futuro y enfermedades metabólicas, como la diabetes tipo 2.

Los responsables explican que estos resultados tienen que animar a las nuevas generaciones a evitar el sedentarismo, aunque sólo sea por unos minutos en el día. El ejercicio es muy importante para asegurar una buena salud y evitar futuros problemas de salud en la vida adulta. Estos investigadores señalan que quizás el niño no sufra en el momento las consecuencias de permanecer sentado, pero que su yo del futuro será quien inevitablemente pague esta deuda.

10 minutos de ejercicio al día es algo factible para los niños. Sacar este tiempo es muy fácil y a ello pueden contribuir los padres, quienes deben ser los que animen a sus hijos a hacer ejercicio.

Empezar con el ejercicio

Animar a hacer ejercicio es fácil si se sabe cómo, estos son algunos consejos para que los niños se pongan ropa cómoda y digan no al sedentarismo:

1. Todo vale. Cualquier tipo de actividad cotidiana es mejor que la opción sedentaria. Camina, utiliza la bicicleta y sube por las escaleras. Asegura el tiempo de estudio y de aprendizaje. Limita el tiempo frente al televisor y otro aparatos electrónicos.

2. Diversión y juego. Son preferibles las actividades en grupo, divertidas y al aire libre.
Seguridad. El entorno físico debe ser adecuado y sin peligros. Haz caso de las normas de seguridad para la práctica de deporte.

3. Adaptado a las condiciones de salud. La actividad física adaptada a cada situación de salud mejora globalmente el estado de salud y la evolución de los niños con enfermedad crónica y discapacidad.

4. Cuestión de hábitos. La práctica de ejercicio físico debe ser un hábito saludable desde la infancia. Los hábitos se mantienen fácilmente con el tiempo y se echan de menos cuando faltan.

5. Actividad prioritaria. Incorporar el ejercicio físico entre las actividades diarias de tu hijo. Aprovecha las actividades extraescolares e invierte en su salud.

6. Incopora el deporte a la rutina familiar. Da ejemplo. Realiza ejercicio físico y planifica actividades en familia si quieres que tu hijo sea activo.

7. Hidratación. Asegura el aporte de líquidos, sobre todo cuando la actividad es intensa y el ambiente caluroso.

8. Ayuda a mantener una alimentación variada y equilibrada. Pilar fundamental para la salud junto con la actividad física.

9. Mejora la disciplina. Los beneficios del deporte requieren continuidad y mantener el hábito regularmente ayuda a que los niños eduquen su propia disciplina.

10. Aumenta la fuerza y la energía. La práctica deportiva también desarrolla fuerza muscular, resistencia y contribuye a tener más energía para realizar cualquier actividad. Todo ello incrementa la autoestima de los niños y la seguridad en sí mismos.

Damián Montero

Te puede interesar:

- Decálogo para empezar a hacer ejercicio

- Cómo cuidar el corazón de los niños

Día mundial del corazón: 14 curiosidades sobre el corazón para explicar a los niños

- Un soplo en el corazón de los niños

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.