Actualizado 30/10/2021 20:28 CET

¿Reuma en la infancia? ¡Es posible y todo lo que tienes que saber!

Las enfermedades reumáticas pueden afectar a los niños y causarles gran dolor.
Las enfermedades reumáticas pueden afectar a los niños y causarles gran dolor. - ISTOCK

Hay ciertos problemas de salud que son típicos de ciertas edades. Un ejemplo es la varicela, que está más presente en los niños, por el lado, achaques como las enfermedades reumáticas suelen ser más comunes en la tercera edad. Pero, siempre existe la excepción que confirma la regla y la presencia de algunos de ellos pueden producirse en etapas de la vida en la que, en teoría, no deberían aparecer.

Las enfermedades reumáticas también están presentes en la infancia. En la actualidad se calcula que existen más de 200 afecciones de este tipo que, si bien son poco conocidas, pueden debilitar mucho a las personas que las portan. Suelen influir, en especial, en el aparato locomotor o muscoesquelético (articulaciones, huesos, músculos o ligamentos), llegando a dañar partes como los riñones, la piel, el corazón, los pulmones y el sistema nervioso. Suelen ser la primera causa del dolor crónico y, lo peor, es que muchos de sus pacientes no están diagnosticados.

Artritis idiopática

La artritis se refiere a la inflamación de las articulaciones, tal y como indican desde la Asociación Española de Pediatría y Atención Primaria, AEPap. Quienes la padecen suelen sentir hinchadas estas zonas del cuerpo, a veces con una gran rigidez y con gran dolor. Por ello no es posible una movilidad normal. Para poder ser diagnosticada es necesario que estas situaciones perdure, al menos, 6 semanas.

Se trata de una enfermedad autoinmune en donde el propio sistema de anticuerpos reconoce, por error, el organismo como algo extraño contra lo que hay que luchar. No se conoce la causa de por qué las defensas actúan de esta manera, aunque a veces la genética y los factores ambientales (como una infección previa) se han valorado como desencadenantes más probables. Entre los principales tipos que se pueden encontrar:

- Artritis sistémica. Sistémica quiere decir que afecta a varios órganos o sistemas del cuerpo. Puede aparecer en cualquier momento entre los 1 y 16 años. Es común tanto en niños como en niñas. También causa fiebre que aparece a la misma hora del día y sarpullido.

- Poliartritis o artritis poliarticular. Afecta a más de 5 articulaciones en los primeros 6 meses de la enfermedad. Es más frecuente en niñas.

- Oligoartritis o artritis pauciarticular. Es el tipo más común (más de la mitad de los casos serán así). Afecta a menos de 5 articulaciones en los primeros 6 meses. Es más común también en niñas, y suele empezar entre los 2 y 3 años.

- Artritis relacionada con entesitis. Entesitis es la inflamación de la zona en que los tendones o ligamentos se unen al hueso. Se da más en niños que en niñas. Aparece un poco más tarde en la infancia y suele afectar a la pierna y espalda.

- Artritis psoriásica. La psoriasis es una enfermedad de la piel que cursa con un tipo de sarpullido especial (costras secas blancas) y cambios en las uñas. Puede que los dedos de manos o pies se inflamen como salchichas (dactilitis). Cuando asocia artritis se habla de este subtipo. Es más común en niñas.

Articulaciones afectadas y tratamiento

Dependiendo del tipo de artritis, algunos niños verán afectadas sus muñecas, rodillas, tobillos, o caderas. Aunque también pueden verse alteradas la espalda, o incluso la mandíbula. En ocasiones, puede haber problemas en la misma articulación a ambos lados del cuerpo, e incluso dar más problemas (rigidez e hinchazón) durante la mañana para ir mejorando a lo largo del día. Hay casos en los que pueden enrojecerse los ojos.

El tratamiento incorpora medicinas, que pueden ser de dos tipos. Antiinflamatorios (ibuprofeno, naproxeno, o a veces corticoides), o bien medicamentos más nuevos y que se llaman anti-reumáticos modificadores de la enfermedad. De estos, los más modernos son los fármacos biológicos que vienen a ser medicamentos que tratan el origen inmunitario alterado de la enfermedad. A veces se dan en forma de jarabe, con inyecciones debajo de la piel o por vía intravenosa (tubo delgado que se pone en una vena).

Damián Montero

Te puede interesar:

- Cefalea tensional, ¿cómo tratar el dolor de cabeza?

- Qué hacer si tu hijo tiene fiebre

- Paracetamol en el embarazo: posibles riesgos

- Más ejercicio físico equivale a menos dolor de espalda

Para leer más